La reverencia no está de moda

Cierra tus ojos y piensa en el contenido de la última película o serie que viste. Repasa en tu mente las últimas 2 o 3 conversaciones que tuviste o escuchaste en tu escuela o trabajo. Recuerda el último anuncio que viste en un cartel grande en la carretera o las publicaciones que viste últimamente en las redes sociales.

¿Podrías describir a algún elemento de estos escenarios como “reverentes”?

La reverencia no es un concepto popular ni una cualidad buscada en nuestro mundo del siglo XXI. Esta palabra tiene connotaciones religiosas, y hubo un tiempo cuando la gran mayoría de las personas valoraban algún tipo de comportamiento reverente, por lo menos en ciertos contextos. Las personas inmorales esperaban que el sacerdote fuera puro. Las personas que robaban a sus jefes depositaban sus ofrendas el domingo en la iglesia, “por reverencia a Dios” (según ellos). Una esposa que no obedecía a su esposo, sin embargo esperaba que sus hijos trataran con respeto al pastor. Una persona atea entraba a una iglesia en silencio.

Pero ya no es así. Las iglesias de muchas religiones están llenas de actividades lujuriosas, las autoridades no se respetan, las religiones se han vuelto objetos de risa. Y cuando el mundo cambia, los creyentes nos vemos arrastrados por las mismas corrientes.

Tito 2:3 dice que las ancianas deben ser reverentes en su conducta.

Y probablemente estás pensando, “¿por qué estamos hablando de ancianas en Joven Verdadera?” ¡Qué bueno que preguntas! Te diré la respuesta: porque dentro de algunos años, cada una de nosotras seremos ancianas, y una anciana reverente no se hace de un día a otro.

Un estilo de vida reverente se cultiva con miles de pequeñas decisiones contraculturales.

No es posible llegar a ser una mujer reverente y prudente sin primero empezar a perseguir la reverencia en las cosas pequeñas. Lo que escogemos hacer en cada situación de vida se basa en lo que valoramos. Si una joven valora lo que el mundo valora, no llegará a ser una mujer reverente porque el mundo no valora la reverencia. ¿Por qué no valora el mundo la reverencia? Porque la reverencia se trata de Dios, y el mundo no valora a Dios.

En página 95 de Adornadas, Nancy Wolgemuth dice así: “Ser reverente significa vivir con la percepción constante y consciente de que estamos en la presencia de un Dios santo y temible.”

La presencia de Dios es la única motivación suficiente para escoger hacer lo correcto en cientos de situaciones diarias. Ningún reglamento o meta personal proveerá el poder que necesitas para vivir en reverencia. Sólo una relación personal diaria con el Dios del universo puede motivarte a escoger lo correcto cuando nadie más lo hace. Pensemos en algunas de esas decisiones diarias contraculturales que puedes tomar para llegar a ser una mujer reverente:

  • Negar el deseo de dormir más, y levantarte para leer tu Biblia y orar.
  • Rehusar continuar en una conversación irreverente. Esto quizá implique dejar la conversación, o cambiar el tema.
  • Ser la única que defiende el Creacionismo en tu clase de ciencias.
  • Cambiar el tono de voz y lenguaje corporal cuando hablas con los chicos, empezando a tratarlos con respeto y amistad genuina.
  • Estar dispuesta a decir que no ves tal serie, y que no deseas verla.
  • Cancelar tu membresía a cierto gym mixto.
  • Borrar cierta música de tu reproductor de audio.
  • Buscar la perspectiva bíblica sobre la modestia, y hacer cambios en tu guardarropa.
  • Colaborar gozosamente en tu casa con los quehaceres, mostrando respeto a tus padres.
  • Escoger la compañía de los hermanos de tu iglesia antes de la de tus amigos inconversos.
  • Servir en tu iglesia de cualquier forma que haga falta, aunque nadie te vea o te alabe por ello.

¿Entiendes un poco más lo que significa empezar a vivir de una manera reverente? ¿Estás pensando en otras decisiones contraculturales que no mencioné? ¡Compártelas en la sección de comentarios!

Ayer en Mujer Verdadera, Mayra, Myrna y yo estuvimos hablando sobre este tema de la reverencia. Aquí te dejamos el enlace para que lo escuches:

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Susi Bixby

Susi Bixby

Susi tiene 20 años de casada con Mateo, y ama a sus tres regalos de Dios: Aaron, Ana y David. Deseando vivir el diseño de Dios para su vida, se esfuerza por dedicar la mejor parte de su energía a su hogar y su familia. Tiene el privilegio de ser esposa de pastor en la Iglesia Bautista la Gracia en Juárez, Nuevo León, México. También disfruta dar clases y consejería a las alumnas de la Universidad Cristiana de las Américas en Monterrey, México. Le encanta estudiar y compartir la Palabra de Dios porque es “viva y eficaz” para perfeccionar a cada creyente. Publica artículos en www.palabraygracia.com.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión