¡Libre Soy! ¿Libre Soy?

¡Ya vamos a mas de la mitad de nuestro libro Chicas Sabias en un Mundo Salvaje! Si no pudiste conseguir el libro, quédate con nosotras leyendo las publicaciones y viendo los vlogs. Si ya te diste por vencida porque quedaste atrasada en la lectura, ¡no te preocupes! Toma tu libro hoy mismo y empieza en el capítulo 11. Busca a una amiga para leer contigo hasta terminar el libro. Y si vas a la par con nosotras, ¡felicidades! Es una bendición compartir esta jornada contigo.

¿Recuerdas que este libro trata de la sabiduría que una chica puede adquirir para combatir la necedad de su corazón? Esta semana nos tocan capítulos 11 y 12, y el capítulo 11 sobre “Límites” está repleta de sabiduría práctica para protegerte de situaciones comprometedoras con chicos, o incluso hombres casados. Te hemos diseñado un “freebie” con los cercos de protección que la autora menciona para que lo imprimas y lo pongas en algún lugar visible. Así recordarás que la chica sabia no solo evita, sino que previene, los problemas que pueden surgir.

Pero, tenemos que preguntarnos algo. Una lista pegada en tu espejo no será suficiente para salvarte de peligro. ¿Qué va a hacer que una chica desee poner estos cercos? ¿Qué puede motivarla a resistir halagos y sugerencias de hombres que quieren que ella salte esos cercos? Y, perdóname, pero ¿quién quiere límites? ¡Queremos ser libres!

Límites y libertad. Son temas infinitamente debatidos entre jóvenes. Padres y pastores quieren poner límites. Jóvenes quieren libertad. ¿Es posible que estos dos conceptos existan juntos? ¿“Libertad” es el opuesto a “límites”?

Para poder contestar esta pregunta, necesitamos recordar una verdad fundamental: Cada persona sobre la faz de la tierra nace esclavizada. Nadie está libre cuando llega a este mundo a vivir. Tu primito de 2 años es un esclavo. ¿A qué? Al pecado.

En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado (Juan 8:34).

Esto significa que la libertad verdadera, la que todos buscamos (muchas veces en lugares donde no existe), es la libertad del pecado. (¡Y tú pensaste que necesitabas libertad de tus padres!) Tú y yo necesitamos ser libres del poder del pecado. Dios ofrece esa libertad a través del Evangelio. Cristo vivió, murió y resucitó para poder tomar tu lugar y pagar por tu pecado, para que estés libre del dominio del pecado.

Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con Él, para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado (Rom. 6:6).

Si has puesto tu fe en Cristo, aceptando que tú no puedes ganar mérito delante de Dios por tu cuenta, y te has arrepentido de tu pecado, entonces Dios te ha librado del dominio del pecado. ¡Eres libre! Ya no tienes que pecar.

Pero sigues pecando. Yo también.

Libertad requiere muerte.

Porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado (Rom. 6:7). Este es el llamado que la libertad nos extiende. Has sido librada del poder del pecado para que mueras al pecado cada día. Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame (Lucas 9:23). Jesús mismo dijo estas palabras. Esta es la única manera de que tú vivas en verdadera libertad.

Libertad requiere límites.

Si tú, cuando piensas en “libertad”, tienes una idea de “hacer lo que me da la gana”, no has entendido la libertad. Dios dice que eso es esclavitud. Cuando Dios llega al punto de tener que condenar a alguien, ¡la entrega a sus pasiones! (Rom. 1:26-32) Querida joven, si buscas la manera de poder hacer lo que tú quieras, buscas esclavitud y condenación.

Cuando has experimentado la obra liberadora de Cristo, entenderás que los límites son parte de esa libertad. Pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos (Gal. 5:24). Tus pasiones y deseos carnales te quieren meter otra vez a esclavitud, pero cuando dejas de alimentarlos, y los crucificas, experimentas la libertad que Cristo ofrece.

Libertad requiere humildad.

Eres libre, sí. Pero reconoces que necesitas tener cuidado. El sabio teme y se aparta del mal, pero el necio es arrogante y descuidado (Prov. 14:16). La humildad que la obra de Cristo va produciendo en tu corazón, hará que te apartes más y más de cualquier apariencia de mal, y cualquier tentación.

Volvamos a nuestra pregunta original: ¿“Libertad” es el opuesto a “límites”? ¡Para nada! Piensa en Elsa de Frozen de Disney. (Ya te escuché cantando cuando viste el título de esta publicación…) ¿Cómo llegó Elsa a sentirse tan “libre” como cantó en esa famosa canción “¡Libre soy!”? Fue cuando llegó a controlar el poder que tenía, limitando su uso para bien, motivada por un amor verdadero. Realmente no se liberó para usar su poder como ella quería, sin limitaciones. Al limitarse, experimentó libertad.

Tus autoridades te ponen límites, pero tú quieres libertad. Si has experimentado la libertad del dominio del pecado que Dios te ofrece, también tienes la libertad de vivir dentro de los límites, morir a ti misma, y andar en humildad.

Reto

Lee:

  • Chicas Sabias en un Mundo Salvaje: Capítulo 11: Límites; y Capítulo 12: Autenticidad (p. 163-189)
  • Romanos 6

Memoriza:

  • Lucas 9:23 Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame.”

Reflexiona:

  • ¿Has sido verdaderamente liberada del dominio del pecado en tu vida? ¿Has puesto tu fe exclusivamente en Cristo, sometiendo tu vida a su control?
  • ¿Resistes los límites en tu vida? ¿Estás dispuesta a morir a ti misma y humillarte, poniendo límites adecuados en tu vida?

Ora:

  • Señor soberano, tú has dado todo para librarme del dominio del pecado. Deseo conocer la libertad como tú la defines, ofreciendo mi vida en sacrificio vivo y aceptando cualquier límite que implica. Gracias por entregar todos tus derechos para que yo tenga verdadera libertad.

FREEBIE! 

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Susi Bixby

Susi Bixby

Susi tiene 20 años de casada con Mateo, y ama a sus tres regalos de Dios: Aaron, Ana y David. Deseando vivir el diseño de Dios para su vida, se esfuerza por dedicar la mejor parte de su energía a su hogar y su familia. Tiene el privilegio de ser esposa de pastor en la Iglesia Bautista la Gracia en Juárez, Nuevo León, México. También disfruta dar clases y consejería a las alumnas de la Universidad Cristiana de las Américas en Monterrey, México. Le encanta estudiar y compartir la Palabra de Dios porque es “viva y eficaz” para perfeccionar a cada creyente. Publica artículos en www.palabraygracia.com.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión