¿Me voy al infierno si no soy virgen?

“Me voy a ir al infierno si no soy virgen?” una chica soltera me preguntó.

Desearía poder decir “¡Claro que no!” Pero la verdad es que, todo depende…

Comencemos con este básico entendimiento: El infierno es el destino por defecto de toda persona. Esto es porque sin excepción:

Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, (Rom. 3:23).

Todas pecamos en innumerables formas, pero atendamos específicamente la pregunta de esta chica sobre escoger tener sexo premarital.

Mientras nuestra cultura ridiculiza la noción de que el sexo está fuera de límites para todos a parte de un hombre y mujer unidos en matrimonio, Dios dice lo contrario.  

Primera Corintios 6:13–20 explica:

Sin embargo, el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo. Y Dios, que resucitó al Señor, también nos resucitará a nosotros mediante su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré, acaso, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? ¡De ningún modo! ¿O no sabéis que el que se une a una ramera es un cuerpo con ella? Porque El dice: Los dos vendran a ser una sola carne. Pero el que se une al Señor, es un espíritu con Él. Huid de la fornicación. Todos los demás pecados que un hombre comete están fuera del cuerpo, pero el fornicario peca contra su propio cuerpo. ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Pues por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Escoger tener sexo fuera del matrimonio es pecado, y todo pecado resulta en muerte—muerte física y muerte eterna en el infierno (Rom. 6:23).

Esto es porque nuestro Dios es increíblemente más santo de lo que podemos imaginar:

Muy limpios son tus ojos para mirar el mal,

y no puedes contemplar la opresión. (Hab. 1:13).

Créeme, sé lo difícil que es tragarse el hecho de que todas nosotras merecemos el infierno. Para nosotras, el infierno parece como “una sobrerreacción divina”. Pero como el autor Randy Alcorn escribe:

Si entendiéramos la naturaleza de Dios y la nuestra, nos sorprenderíamos no de que algunas personas fueran al infierno, si no de que a alguien se le permitiera entrar al cielo. Impíos como somos, estamos descalificados para decir que la santidad infinita no demanda castigo eterno.

Así que la pregunta del millón de dólares es ¿cómo puede esta chica quien ya no es virgen—y cómo podemos tú y yo—intercambiar nuestro boleto sencillo al infierno….por uno al cielo?

No podemos por nosotras mismas. Pero hay Alguien quien ya ha hecho esto por nosotras. Jesús escogió soportar el infierno por ti y por mí para que pudiéramos tener la opción de entrar los gozos del cielo.

Al que no conoció pecado [Jesús], [Dios] le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él. (2 Cor. 5:21).

Por nuestro pecado, tú y yo merecemos el infierno. Pero Jesús ha hecho un camino para nosotras, para disfrutarlo a Él para siempre en el cielo. De mi amiga quien hizo la pregunta original, “¿Voy a ir al cielo si no soy virgen?” Debo contestar:

¿Has aceptado Su increíble heroico, extravagante regalo?

¿Has confesado y te has apartado de tus pecados?

Primera Juan 1:9 promete que:

Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad.

El infierno estará lleno de aquellos quienes han pecado sexualmente (y en otras maneras), y el cielo también estará lleno de personas quienes antes pecaron sexualmente (y en otras maneras). ¿Cuál es la diferencia? No tiene nada que ver con los pecados que has cometido, sino con si has abrazado al Cristo Jesús, quien mató el pecado, tu Sustituto, justo y te has arrepentido de tu pecado como resultado.

¿Lo has hecho?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Paula Hendricks Marsteller

Paula Hendricks Marsteller

Paula se graduó del Instituto Bíblico Moody en 2005 con una licenciatura en Comunicación Impresa. Dos semanas más tarde, ella comenzó a trabajar en Aviva Nuestros Corazones, donde actualmente se desempeña como Directora de Redacción y Editorial. Su primer libro, "Confessions of a Boy-Crazy Girl", fue programado para ser lanzado en septiembre del 2013. Cuando no está blogueando, la encontrarás su andar con gente que satisface su insaciable deseo de hacer preguntas.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión