Qué buscar en una mentora

¡Hola! Muchas de ustedes nos han preguntado cómo pueden dar el paso para acercarse a una mujer mayor para iniciar una relación de mentoría. Nuestra respuesta está en el episodio de esta semana del podcast Joven Verdadera. ¿Ya lo escuchaste? Encuéntralo aquí. Para continuar la conversación, Bethany nos comparte un poco de su experiencia a la hora de buscar una mentora y nos da consejos que nos ayudarán a dar el paso de identificar y acercarnos a una mujer mayor. Espero que sea de mucho ánimo para ti, quiero decirte algo al final de la publicación, así que sigue leyendo...  –Betsy Gómez

Quería una mentora. Comprendí el valor de que una mujer mayor piadosa se invirtiera en mí y me ofreciera sabiduría. No necesitaba convencerme, pero no podía pensar en una mujer que se ajustara a los requisitos.

Me tomó varios años (sí, años) de oración antes de encontrar finalmente a mi mentora. 

Tener la oportunidad de sentarse bajo la sabiduría de una mujer piadosa es una gran bendición. Es algo que espero que tengas (muy pronto) en tu vida. Mi mentora me animó mucho a lo largo de mi relación con mi esposo. Ella estuvo ahí para mí antes de que Dave y yo comenzáramos a ser novios. Ella estuvo ahí durante nuestra relación. Ella y su esposo nos aconsejaron previo al compromiso y al matrimonio. Y ha estado ahí para nosotros desde la boda. 

La sabiduría que ha ofrecido no tiene precio. 

La vida es dura. La vida es confusa. La vida no es clara ni es todo blanco y negro. 

La Biblia nos ofrece mucha sabiduría, pero no nos da un plan específico para cada asunto. La Biblia nos instruye a tener una relación personal con Dios, a confiar en el Señor con todo nuestro corazón, a estar en oración y comunión con Dios, a pasar tiempo en la Palabra buscando lo que Él ha escrito para nosotras y a buscar la sabiduría de aquellos que tienen más experiencia que nosotros. 

La vida es un viaje y Dios nos ha dado todas las herramientas que necesitamos para navegar en cada paso. 

No intentes resolver la vida por tu cuenta. No uses redes sociales, revistas, películas o música como guía. No solo te rodees con chicas de tu edad. En cambio, tómate un tiempo para comenzar a orar y pedirle a Dios que te proporcione una mujer mayor piadosa para que camine contigo. Esto ha sido de gran ayuda en mi vida y estoy convencida de que será lo mismo para ti. 

Aquí hay varias cosas que debe considerar al comenzar el proceso de búsqueda de una mentora. 

  1. No busques una mentora perfecta. 

Si estás buscando la mentora perfecta, nunca la encontrarás. Nadie es perfecto, solo Dios. Él elige usar personas imperfectas para hacer avanzar Su reino. No quería que una mujer perfecta me guiara. Quería una mentora que hubiera experimentado las duras realidades de la vida y que aún así estuviera eligiendo seguir a Dios. Quería una mujer real, honesta, con los pies en la tierra, que pudiera guiarme a Cristo con empatía. 

Las mejores relaciones de mentoría ocurren cuando el mentor mira al aprendiz y le dice: «No tengo todas las respuestas. No me las sé todas, pero sí sé esto: Amo a Dios. Amo Su Palabra. Y quiero que nos tomemos de la mano para acercarnos más a Él».

  1. Busca a una mentora que esté sirviendo activamente al Señor. 

Mira a tu alrededor y toma nota de cualquier mujer que esté sirviendo activamente al Señor, ya sea sirviendo en casa con sus hijos, liderando un grupo pequeño en la iglesia, sirviendo en el grupo de jóvenes o en el ministerio de solteros, dirigiendo un estudio, aconsejando a otras mujeres jóvenes, o simplemente sirviendo fielmente en la temporada en que Dios la tiene. Busca a esa mujer. Ella es el tipo de mujer que querrás que te enseñe. 

  1. Busca a una mentora dentro de su iglesia local. 

Cuando se trata de encontrar y pedirle a una mujer que te oriente, te animo a que empieces por buscar en tu iglesia local. Si no participas activamente en una iglesia local, te desafío a que hagas de esa tu prioridad. El cuerpo local de creyentes es el diseño de Dios para que crezcamos a Su imagen. Asegúrate de estar involucrada en tu iglesia antes de buscar y pedirle a alguien que te oriente. 

Una vez que estés en una iglesia local que cree en la Biblia, echa un vistazo a tu alrededor. ¿Ves alguna mujer piadosa? ¿Conoces a alguna de ellas personalmente? ¿Has dado pasos para involucrarte en un grupo pequeño o en un estudio de mujeres que te ayude a conocer a las mujeres de tu iglesia? Toma medidas para involucrarte más. 

Si ya estás involucrada y conoces a varias mujeres piadosas, comienza a preguntarle a Dios a quién debes acercarte. Considera cuidadosamente lo que esperas obtener de una relación de mentoría y busca a alguien que pueda cumplir ese papel en su vida.

  1. Busca a una mentora de larga distancia. 

Quizás agotaste las opciones en tu comunidad e iglesia. Parece que todavía no puedes encontrar a una mujer dispuesta. Está bien. Mi mentora se mudó recientemente y ya no vive cerca. Todavía podemos mantener una relación gracias a los mensajes de texto, las llamadas telefónicas, el correo electrónico, FaceTime, Skype, etc. Hay muchas formas de tener una relación de mentoría a larga distancia. No permitas que la distancia te impida encontrar una mentora. 

Conozco a una mujer joven que buscó largo y tendido una mentora local. Parecía que no podía encontrar a alguien que viviera cerca. Ella conoció a una mujer piadosa que vivía lejos. En lugar de darse por vencida y renunciar, llamó a esta mujer y le pidió que fuera su mentora. Esta mujer mayor estuvo de acuerdo y tienen una maravillosa relación de mentoría a larga distancia. 

Si solo encontraste a alguien que vive lejos, está bien. Pero no te rindas, sigue orando y buscando a alguien que camine contigo localmente. Una cosa no tiene que sustituir a la otra. 

  1. Sé valiente y pregunta. 

Puedes tener a una mujer en mente, pero si no das ese paso audaz y le pides que sea tu mentora, nunca sucederá. Si realmente deseas tener una mujer piadosa en tu vida que te guíe, entonces es hora de dar ese paso valiente. 

 ¿Ves? ¡Cada experiencia es diferente! Comienza a orar por esa relación (o relaciones) y no te des por vencida. Nos encantaría saber cómo Dios respondió a esa oración. Escríbenos al correo jovenverdadera@avivanuestroscorazones.com. En este enlace podrás encontrar más recursos acerca de este tema. ¡Te mando un abrazo virtual! –Betsy Gómez

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Bethany Beal

Bethany Beal

Después de una breve experiencia en la industria del modelaje, los ojos de Bethany se abrieron a cómo su generación esta perdiéndose. Ella y su hermana mayor se inspiraron para comenzar un blog (www.GirlDefined.com) y están en el proceso de escribir un libro titulado "Se buscan modelos": La belleza física no es necesaria. Su pasión es ayudar a las niñas a encontrar la verdad de Dios sobre la belleza y la feminidad y la libertad que viene de vivir una vida radicalmente diferente para Cristo.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación