No tienes que esconderte

¡Gracias por estar aquí! Esta semana estamos concentradas en la importancia de la confesión bíblica. ¿Ya escuchaste el episodio «Cómo vencer el temor de confesar mi pecado»? Escúchalo aquí. Hoy te comparto esta publicación por Trillia Newbell que nos recuerda dónde se encuentra la valentía que necesitamos para sacar nuestro pecado a la luz. –Betsy Gómez

Los seres humanos hemos estado ocultando nuestro pecado desde el principio. Una de las primeras cosas que hicieron Adán y Eva después de desobedecer fue esconderse de Dios (Génesis 3:8). 

A menudo, la vergüenza sigue a nuestro pecado, y si es por nosotros, lo enmascararemos y fingiremos que no ha ocurrido ningún agravio. Pero uno de los peores lugares para un cristiano vivir es en el pueblo de los fantasmas espirituales, donde todos creen que no pueden compartir su pecado con los demás. Nuestro silencio puede proteger nuestra propia imagen, pero también deja intacta nuestra vergüenza y mata nuestro progreso hacia adelante.

En estos momentos de vergüenza, ¡el evangelio nos libera para confesar!

La gracia cubre la vergüenza

Dios dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo (Génesis 2:18). Sí, este pasaje aborda directamente el matrimonio, pero también refleja el corazón de Dios para que todo su pueblo esté en comunidad con los demás. Dios nos ha llamado a una amistad íntima con otros cristianos. 

A lo largo de la Escritura, Dios reúne un grupo de personas que le adoren juntos, culminando en la iglesia (Mateo 16:18). En ninguna parte Dios nos anima a vivir aislados por un tiempo prolongado (más allá del ayuno y la oración por períodos cortos). Y, aún así, podemos tener la tendencia y la tentación en nuestro corazón de huir de nuestros hermanos y hermanas para esconder nuestro pecado, en lugar de correr hacia las mismas personas que Dios nos ha dado para encontrar ánimo, amonestación y amor (Colosenses 3:16). 

Una de las razones por las que nuestro corazón desea huir es porque queremos ocultar nuestra vergüenza, como Adán y Eva. ¡Pero Dios ya conocía su pecado! No le sorprendió. En cambio, respondió con asombrosa misericordia: los vistió, para cubrir su vergüenza y anunciar la cruz de Cristo (Génesis 3:21). 

Hoy, experimentamos la misma misericordia del Padre. Nada se esconde de Dios (Hebreos 4:13). Podemos tratar de ocultarnos y fingir, pero él conoce cada pensamiento y acto pecaminoso. No podemos escondernos de él. Pero incluso con ese conocimiento de nuestro pecado, Jesús cargó con toda la ira que merecemos, y ahora estamos cubiertos por la justicia de Cristo. Podemos compartir libremente nuestro pecado con Dios y con los demás porque hemos sido perdonados. 

Cuando confesamos, estamos confesando el pecado perdonado; no hay condenación para los que están en Cristo Jesús (Romanos 8:1). 

Nada que temer

También debemos recordar que nadie es justo sin Cristo. Ninguno. Nadie ha obedecido a Dios completamente excepto su Hijo. Nadie está sin una necesidad desesperada de la gracia de Dios. 

Entonces, si todos estamos en el mismo bote, ¿por qué temer por nuestra reputación o por nuestra posición? Si entendemos que todos estamos destituidos de la gloria de Dios, entonces no tenemos razón para considerar a ciertas personas como superiores o temer los pensamientos de nuestro prójimo. Y si Jesús ya ha cubierto nuestra vergüenza y ha perdonado nuestro pecado, realmente no tenemos ninguna razón para temer lo que podríamos perder al confesar.

¿Tienes miedo de perder tu reputación? ¡No temas! Deja que la reputación de Jesús y la gozosa libertad que trae el arrepentimiento te lleve a confesar tu pecado.

¿Tienes miedo de que tus amigos te rechacen? ¡No temas! Jesús fue despreciado y rechazado por ti, y ahora te acepta. Si alguno te rechaza, él lo entenderá. Y probablemente, yo diría muy probable, tu confesión también servirá para animar a otros a confesar su pecado.

Quizás has tenido una visión demasiado alta de tu propia justicia y, por lo tanto, te sientes avergonzada por tu pecado. Pídele a Dios que tome tu vergüenza y la convierta en verdadero arrepentimiento.

Permíteme agregar una nota importante: no debemos confesarnos a cualquiera en cualquier contexto. Muchas hemos tenido malas experiencias en el pasado cuando otros reaccionaron imprudentemente a nuestra confesión. Antes de compartir nuestras luchas con otra persona, debemos considerar si podemos confiar en que esta persona responderá de manera bíblica y con confidencialidad.

Confiesa con la valentía del evangelio

Si actualmente estás luchando con el pecado, ya sea habitual o no, oro para que Dios te dé valor para confesar. ¡Adelante! El evangelio te libera para vivir en la luz a través de la confesión y el arrepentimiento. Dios ya ha cubierto tu pecado. Si confiesas tu pecado, él es fiel y justo para perdonarte y purificarte (1 Juan 1:9).

La confesión es un gran paso hacia la libertad que anhelas. Confiesa tu pecado a una amiga o pastor de confianza. Pídele a Dios de su gracia, él ha provisto en abundancia para ti. ¡Eres perdonada y tu vergüenza ha sido cubierta por completo!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Trillia Newbell

Trillia Newbell

Trillia Newbell is a wife, mom, and writer. She loves people and sharing their stories as well as writing on race, diversity, politics, womanhood, and fitness. You can regularly read her articles on faith and family in her local paper, The Knoxville News-Sentinel, and she has written guest posts on the blogs The Blazing CenterDesiring GodHer.Meneutics and The Gospel Coalition. She has been featured on television, local and national radio, and in her local paper. Her greatest love besides God is her family. Trillia lives in East Tennessee with her husband, Thern, and their two children. 

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la conversación