Sé una joven anticuada

Han pasado alrededor de dos mil años desde que la astuta serpiente sedujo a la primera mujer, Eva, con mentiras sutiles que hasta hoy han hecho estragos. Satanás recuerda que esta arma es letal en nuestras mentes, por eso ha recurrido a ella en diferentes momentos de la historia (Genesis 3). Un acontecimiento histórico importante que contribuyó al cambio en el concepto de la feminidad bíblica fue el lanzamiento del movimiento feminista cuyo propósito principal era “liberar” a la mujer de la “esclavitud” del hogar y sus deberes, para perseguir una falsa promesa de satisfacción. ¿Te suena familiar?

Sin embargo, viendo en retrospectiva, aquellas chicas que han perseguido estos sueños de grandeza e independencia de todo tipo de autoridad, han olvidado y menospreciado el modelo que Dios ya había establecido para la mujer. Tras esa búsqueda se han hecho esclavas de las corrientes de este mundo dejando para “después” las prioridades de Dios. Son chicas desafiantes y competitivas… Chicas salvajes. (Prov.7:11)

Si les has dado lugar en tu vida a estas ideas con las que la cultura te bombardea, permíteme recordarte con la Palabra de Dios lo hermoso que es ser una chica anticuada: es aquella que ama el hogar, quien sabiamente escoge lo que Dios ha preparado para ella y tiene como ejemplo a la mujer de Proverbios 31.

Deseo que desde ahora puedas entrenarte para cuando estés a cargo de tu casa. Aquí algunas sugerencias:

Acepta tu diseño

Antes de formar un hogar debes tener bien claro tu diseño como mujer. Dios en su plan perfecto, creó a Eva para ser ayuda idónea ​​​​de Adán y le otorgó la oportunidad de reflejar Su carácter por medio del servicio. Dios es el ayudador de su pueblo y en toda la Escritura podemos ver su mano asistiendo a los suyos. Ser ayuda idónea no es ser menos. Aunque todo el mundo conspira en contra del diseño maravilloso con el que Dios te creó, eso no te convierte en un ser humano de segunda categoría.

Todo lo que Dios ha hecho es bueno en gran manera. ¡Créelo! El hogar es un escenario ideal para practicar cómo ser de ayuda a otros. Ofrece tu ayuda y agradece tu diseño.

Involúcrate con esposas y madres

Identifica a una mujer piadosa y madura en la fe que sea esposa o madre. Acércate para aprender, así como lo describe Tito 2. Observa detenidamente cómo es la dinámica de un hogar. ¡No te asustes! El matrimonio (y la crianza sobre todo) nos hace despojarnos de nosotras mismas para ser llenas de la gracia de Cristo, y así poder con su ayuda y fortaleza llevar a cabo estas increíbles tareas.

Esto te servirá de entrenamiento para cuando tengas tu hogar y será una fantástica experiencia para ambas.

Aprende de la Palabra

Ya que Esdras había dedicado su corazón a estudiar la ley del Señor, y a practicarla, y a enseñar sus estatutos y ordenanzas en Israel. Esdras 7:10

No solo leas la Palabra, sé intencional en disponer tu corazón a estudiarla con dedicación para ser capacitada, preparada para toda buena obra. Una joven anticuada adquiere sabiduría al regirse por la Palabra de Dios y al establecer sus prioridades (como viste y como se comporta, etc...)

Esta joven dice, “sí, Señor acepto tu plan y propósito para mi vida”. Ella no es hipócrita, haciendo solo lo que otros esperan de ella, sino que tiene un compromiso de devoción con su Salvador y Señor. Ella hace de la Palabra su brújula, no el mundo.

Invierte bien tu tiempo

El ocio es el taller preferido del enemigo y de la carne. Luego de haber pasado tiempo en la Palabra y la oración, usa tu tiempo adecuadamente. Involúcrate en los quehaceres del hogar, aprende a cocinar platos nuevos, invierte tiempo en el orden y la organización. Usa bien tu tiempo como buen mayordomo. Igualmente, en tus finanzas, no gastes tu dinero en cosas innecesarias. Maneja sabiamente tu uso de las redes sociales.

El tiempo libre que gozas hoy, lo extrañaras mañana. Mientras llegue mayor responsabilidad, menos tiempo libre tendrás. Ahora es el tiempo para conocer nuevas habilidades que mañana serán de beneficio. Proverbios 31:27

La autora del libro del club de lectura, Chicas sabias en un mundo salvaje, define el hogar así:

El hogar es mucho más que un lugar de residencia con una serie de tareas domésticas que se han de realizar. El hogar en un santuario interior y privado. Es --física y espiritualmente-- el “lugar” donde ocurren las cosas más importantes de la vida. El hogar es crucial.

Si una mujer descuida su entorno...lo más probable es que su vida interior y privada comparta la misma suerte. Y su habitual patrón de negligencia afecta mucho más que a ella. Perjudica también a su esposo, a su matrimonio, a sus hijos.”

Querida joven verdadera, te invito a dar lugar en tu corazón y mente al cuidado del hogar y a tener una actitud receptiva en humildad y obediencia. Este es un llamado de Dios para nosotras. Es un gran privilegio responder al llamado de reflejar a Cristo en hogares en los cuales Él sea el centro y que sirvan como lumbreras para iluminar este mundo oscuro.

Pero tenemos este TESORO en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.  2 Corintios 4:7

Marca la diferencia siendo una joven que atesora cualidades que esta cultura considera anticuada. ¡Sé sabia y ríndete al Señorío de Cristo!

Para reflexionar

  • ¿Qué reacción tiene mi corazón ante los quehaceres del hogar?
  • ¿Cuáles áreas del carácter de Dios puedo reflejar mientras sirvo en el hogar?
  • ¿Cómo la obra de Cristo a mi favor me anima a ser una joven anticuada en un mundo moderno?

1Chicas sabias en un mundo salvaje. Mary Kassian | Pag.79

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yanoret Genao

Yanoret Genao

Hija redimida, sierva por amor. Esposa y madre de tres tesoros hermosos. Con una pasión por enseñar y guiar a las adolescentes y jóvenes a atender el llamado de Dios para el cual fueron creadas.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión