Vive con pasión, no con pasividad

Ella era una mujer intrépida, dispuesta a renunciar a su propia vida por la causa. Nada podría evitar que lo hiciera. Ella sabía que valía la pena. Sabía que Dios la había puesto en la tierra para esto.

Con valor en su corazón y audacia en sus ojos, se acercó al rey sin anunciarse, un acto que nadie se atrevía a hacer a menos que estuvieran dispuestos a morir. Pero ella estaba dispuesta a morir. Ella lo demostró a través de sus acciones.

Ester era una mujer notable. Ella hace trizas la percepción de que "la feminidad bíblica es débil". ¡Ella era cualquier cosa menos una cobarde! Ella era más audaz y valiente de lo que la mayoría de nosotras jamás soñaríamos ser.

Ester sabía quién era su Dios y, debido a eso, vivió una vida radicalmente audaz.

Ella cambió el curso de la historia mundial. Y no solo su historia; Ella cambió nuestra historia. Su disposición para obedecer a Dios y enfrentar sus mayores temores preservó al pueblo de Dios y las líneas de sangre de las que vendría Jesús. Dios no estaba buscando una mujer débil, frágil, debilucha para hacer el trabajo que Ester cumplió. Necesitaba una mujer con determinación y una mujer con valor.

Desearía que más de nosotras viviéramos con la mentalidad de Ester. Desearía que más de nosotras canalizáramos la fuerza que Dios nos ha dado hacia causas nobles y dignas. Desearía que dejáramos de desperdiciar nuestras vidas en búsquedas sin sentido y en cambio viviéramos con la eternidad en mente.

Desafortunadamente, a menudo ignoramos historias como las de Ester. Ignoramos a las mujeres valientes e intrépidas que Dios utiliza en las Escrituras, mujeres como Abigail, Débora, Ruth, María (la madre de Jesús) y la mujer que con valentía lavó los pies de Jesús con sus lágrimas y perfume.

Pasamos por alto esas historias y en cambio creemos la mentira de que la feminidad bíblica es para las frágiles y débiles. Creemos la mentira de que Dios quiere que las mujeres sean tapetes débiles que no hacen nada con sus vidas. Cuando nos tomamos el tiempo para mirar realmente las historias de mujeres como Ester, vemos que ese tipo de feminidad débil no proviene de Dios.

Dios no está llamando a las mujeres a la pasividad sino a vivir vidas apasionadas para Él.

Queremos más

Cuanto más he estudiado la Palabra de Dios, más apasionada se ha vuelto mi vida. Cuanto más he entendido Su diseño para mi feminidad, más valiente y audaz se ha vuelto mi búsqueda de vida. De hecho, aquellos que me conocen mejor se reirían si dijeras que soy un tapete, pasivo, débil, o cualquier cosa en ese sentido.

Soy una mujer que ha elegido abrazar por completo la feminidad bíblica verdadera (no la feminidad bíblica en la que nuestra cultura tergiversa la idea), y me ha dejado un enfoque en el que puedo verter mi vida con pasión.

La feminidad bíblica no se trata de ocultar los cerebros o fortalezas de una mujer. La feminidad bíblica se trata simplemente de tomar toda esa fuerza y canalizarla hacia una dirección que glorifique a Dios.

Miremos las Escrituras en la vida de Ester y veamos a qué se enfrentaba. Pregúntate si tendrías las agallas para vivir como ella. Te daré solo un fragmento de su historia.

Audaz, valiente, reina Ester

Y contaron a Mardoqueo las palabras de Ester. Entonces Mardoqueo les dijo que respondieran a Ester: No pienses que estando en el palacio del rey sólo tú escaparás entre todos los judíos. Porque si permaneces callada en este tiempo, alivio y liberación vendrán de otro lugar para los judíos, pero tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para una ocasión como ésta tú habrás llegado a ser reina? Y Ester les dijo que respondieran a Mardoqueo: Ve, reúne a todos los judíos que se encuentran en Susa y ayunad por mí; no comáis ni bebáis por tres días, ni de noche ni de día. También yo y mis doncellas ayunaremos. Y así iré al rey, lo cual no es conforme a la ley; y si perezco, perezco. Y Mardoqueo se fue e hizo conforme a todo lo que Ester le había ordenado (Ester 4:12–17).

Esther se acercó al rey. Puso toda su vida en peligro y salvó a las personas que él estaba buscando destruir. Ella estaba dispuesta a ir contra la norma y vivir de manera diferente. Ella estaba dispuesta a parecer rara ante los ojos del rey y potencialmente avergonzarse frente a todo el reino. Estaba dispuesta a arriesgar su vida por algo más grande que ella misma.

Cuando se trata de vivir para tu Rey, Cristo Jesús, ¿estás dispuesto a vivir esto con valentía? ¿Estás dispuesta a parecer extraña a los ojos del mundo para vivir para Jesús? ¿Estás dispuesta a cambiar la vida que amas por algo...más grande?

Escúchame, Dios no quiere que vivas una vida sin sentido o sin pasión.

Él tiene mucho más reservado para ti. ¿Estarás dispuesta a hacer lo que Ester hizo y vivir "para una ocasión como ésta"? ¿Serás fiel y audaz en las áreas que Dios te está llamando a ser?

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Joven Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

 Bethany Baird

Bethany Baird

Después de una breve experiencia en la industria del modelaje, los ojos de Bethany se abrieron a cómo su generación esta perdiéndose. Ella y su hermana mayor se inspiraron para comenzar un blog (www.GirlDefined.com) y están en el proceso de escribir un libro titulado "Se buscan modelos": La belleza física no es necesaria. Su pasión es ayudar a las niñas a encontrar la verdad de Dios sobre la belleza y la feminidad y la libertad que viene de vivir una vida radicalmente diferente para Cristo.

¡Hey chicas! Nos encanta escuchar de ustedes, pero nos sentimos limitadas por las formas en que podemos ayudarlas.

Si buscas consejo te animamos a hablar primero con tu pastor o una mujer piadosa en tu vida, ya que ellos sabrán más detalles de ti y te darán seguimiento y ayuda.Lo publicado en la sección de comentarios no necesariamente refleja el punto de vista de Aviva Nuestros Corazones.

Nos reservamos el derecho de remover opiniones que puedan no ser de ayuda o inapropiadas. Puede ser que editemos o removamos tu comentario si: * Requiere o contiene información personal como emails, direcciones, teléfonos. *Ataca a otras lectoras. * Utiliza lenguaje vulgar o profano.

Únete a la discusión