Aquellos no tan visibles también glorifican a Dios

Una mujer de ochenta años se unió hoy a nuestro estudio bíblico para mujeres después de veinticinco años de cuidar a su esposo enfermo. Durante los últimos cinco años, él había requerido su cuidado y compañía constantes, por lo que ella no ha tenido la oportunidad de asistir a estudios bíblicos o de servir en la iglesia. Murió en enero. Entonces ella está saliendo al mundo nuevamente, sentándose con su Biblia abierta entre nuevas amigas.

Ella dijo que, durante esos años de servir a su esposo en la privacidad de su hogar, no veía el gran valor de su sacrificio. Simplemente estaba haciendo lo que tenía que hacer: mantener el voto «en la salud y en la enfermedad».

Ahora que su trabajo silencioso en casa ha terminado y su querido esposo está en el cielo, Dios le está mostrando que la decisión diaria de servir a una sola persona realmente fue eternamente significativa. Habló de la bondad de Dios y dio gracias por Sus muchos actos de amor a lo largo de los años.

Yo saboreé la sabiduría que fluye de esta mujer, esta mujer fuerte que ahora brilla como el oro y glorifica a Dios de una manera que solo puedo admirar. Después, me senté a su lado y le dije: «Gracias». Soy madre de una familia de niños y, a menudo, me siento invisible. Me siento olvidada bajo este pequeño techo mientras trabajo y sirvo día tras día. A menudo siento que mi influencia en el mundo es muy pequeña, aunque sueño con servir a Dios de manera grande y significativa.

La mayoría de los días, simplemente no puedo servir de otra manera. Estoy divinamente limitada por mi llamado a servir a cuatro niños pequeños y un esposo. Ese es a menudo el alcance de mi capacidad. Entiendo el valor eterno de las almas de mis hijos, adoro su compañía y creo en la bondad y la virtud de mi vocación como esposa y madre. Sé que los días son fugaces y disfruto de la maternidad. No obstante, a menudo se siente bastante. . . tranquilo.

Un llamado para todas las cristianas

Esta hermosa viuda de ochenta años entró hoy en mi vida para recordarme que este llamado de servicio humilde e invisible no es solo para madres jóvenes. Es un llamado para todas.

En un momento u otro, somos llamadas a servir a Dios de manera oculta. Él puede llamarnos a servir de esta manera durante un año, dieciocho años o veinticinco años. De hecho, es un llamado para hombres y mujeres de todas las edades, todos los antecedentes educativos, todos los conocimientos profesionales y todos los dones espirituales.

Así que, cada una de nosotras servirá a Dios en privado mucho más de lo que lo serviremos públicamente. Esta es nuestra vocación. ¿Estamos dispuestas a decir «Sí»?

Silencioso pero soberano

Da la casualidad de que, en nuestro estudio bíblico, estamos estudiando el libro de Ester del Antiguo Testamento. Es el único libro que se incluyó en el Canon bajo una seria controversia porque no menciona a Dios. Él está escondido. Todo acerca de Él está disfrazado, de modo que en una primera lectura parece como si estuviera ausente. Incluso la mención del «ayuno» de Ester omite la mención de la «oración», que es siempre la hermana inseparable del ayuno.

Una mirada al libro de Ester y parece como si Dios fuera invisible. Y, sin embargo, una revisión más detenida del texto revela Su inconfundible presencia. Su obra está en todas partes a lo largo de las circunstancias de la historia y obra incansable, intrínseca y perfectamente a través de los seres humanos comunes para preservar a Su pueblo.

El libro de Ester nos enseña que Dios parece a menudo, incluso hoy, invisible, pero involucrado, oculto sin embargo presente, silencioso pero soberano.

Mi corazón da un vuelco cuando pienso que Dios mismo no solo se identifica con mis sentimientos de invisibilidad, sino que también los ejemplifica. Cuando elijo servir al Señor con alegría y en privado, sin previo aviso, sin aclamación y sin crédito, estoy glorificando parte de Su carácter. ¡Qué privilegio!

En nuestra cultura, nuestro valor parece depender de la publicidad. Nos sentimos tentadas a evaluar nuestro trabajo de acuerdo con la compensación, la audiencia o el elogio. No volvamos la cabeza ante esta retroalimentación temporal e inexacta. En cambio, fijemos nuestros ojos en Jesús y comprometámonos de todo corazón con la obra que Él establece que hagamos, incluso cuando esté oculta.

Esto será eternamente significativo a medida que vivamos al lado de personas que no pueden ver a Dios o reconocer Su obra, así que, asumen que Él no está aquí.

Siempre que sirvas a Dios de manera privada, le estás demostrando misteriosamente al mundo que Dios puede parecer invisible, pero Él está obrando verdadera y amorosamente en medio de la humanidad. . . incluso en las pequeñas cámaras secretas de nuestros corazones humanos.

¿De qué formas «ocultas» te ha llamado Dios para servirle hoy? ¿Cómo puedes glorificar Su carácter a través de esa obra? 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Laura Booz

Laura Booz

Laura Booz es escritora, maestra y locutora de podcasts que anima a las mujeres a amar a Dios, pensar bíblicamente y vivir vibrantemente. Ella te animará, compartirá ideas prácticas y señalará las hermosas formas en que Dios está obrando en tu vida. Es anfitriona del podcast Expect Something Beautiful con Revive Our Hearts y está escribiendo su primer libro. Ella y su esposo, Ryan, y sus seis hijos viven en Pensilvania. Reúnete con ella en LauraBooz.com.

Únete a la conversación