El peligro de enseñar

Enseñar la Palabra de Dios siempre será un gran privilegio, pero por nuestra naturaleza caída, debemos estar atentas y poner vigilancia sobre nuestros corazones que son engañosos. Sigue Leyendo …