Tener el reino de Dios en mente lo cambia todo

Recientemente sentí lástima por mí misma cuando no recibí algunos elogios que pensaba que me merecía. Trabajo muy duro, pero la mayor parte de lo que hago es por poco o nada. Las mamás, las amas de casa y las escritoras (al menos la mayoría de nosotras) no estamos en esto por el dinero. Aún así, me sentí desanimada y tal vez incluso un poco hasta usada. Oye, ¿dónde está mi reconocimiento?

Sintiéndome agotada e invisible, en oración me quejé ante el Señor. ¿Doy todo mi esfuerzo y ese es el agradecimiento que recibo? Luego abrí mi Biblia y hojeé el siguiente pasaje de mi plan de lectura diario. (Es asombroso cómo Dios puede hablarte a través de este hábito). Esto es lo que leí en Lucas 17:7-10:

«¿Quién de ustedes tiene un siervo arando o pastoreando ovejas, y cuando regresa del campo, le dice: “Ven enseguida y siéntate a comer”? ¿No le dirá más bien: “Prepárame algo para cenar, y vístete adecuadamente, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después comerás y beberás tú”? ¿Acaso le da las gracias al siervo porque hizo lo que se le ordenó? Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les ha ordenado, digan: “Siervos inútiles somos; hemos hecho solo lo que debíamos haber hecho”».

Estaba tan claro como un día sin nubes lo que Dios me estaba hablando. Él es un buen padre, yo soy su hija y necesitaba corrección.

Siervas del Señor Dios

Honestamente, no sería difícil para mí evocar un resentimiento sin fundamento hacia diferentes cargos. Por ejemplo, ¿reciben las madres suficiente agradecimiento por todo su arduo trabajo? ¿Qué pasa con las esposas dedicadas y comprensivas? Si sumo todas mis horas escribiendo, estudiando y enseñando la Palabra de Dios, estoy trabajando como si fuera medio tiempo sin paga. Eso sin mencionar todas esas comidas que preparo voluntariamente para nuestro equipo de trabajo en la granja durante la cosecha, mientras cumplo con las responsabilidades de madre de mi equipo. Tengo una variedad de áreas en las que podría dejar que la amargura supure si no tengo cuidado.

Cuando no mantenemos una perspectiva adecuada centrada en Dios, es fácil que el orgullo derribe una actitud voluntaria. Sí, soy una hija de Dios, pero también soy una servidora del Rey de reyes. Mi posición como coheredera con Cristo no niega mi responsabilidad de servir a Dios fielmente en todos los sentidos.

Como dice Lucas 17:9: «¿Acaso le da las gracias al siervo porque hizo lo que se le ordenó?». No, normalmente no. Dios no me debe nada, mientras que yo le debo todo. No merecemos (y nunca lo haremos) todo lo que Dios amablemente nos ha dado. Ni siquiera merecemos el privilegio de servirle. Sin embargo, Dios en Su gracia nos permite traerle gloria al administrar fielmente cada obra que nos presenta.

Me sentí un poco aturdida cuando leí el pasaje, pero era exactamente el recordatorio que necesitaba. Los roles que Dios ha puesto delante de mí: servir a mi esposo e hijos, alentar a las mujeres con las verdades de las Escrituras, trabajar en puestos de comida, abrazar bebés en la guardería de la iglesia, preparar comidas, etc., son obras que Dios me ha llamado a hacer. ¿Quién soy yo para exigir elogios por alguno de ellos? Si mi Maestro dice que vaya, entonces tengo que ir, ya sea pagado o no, apreciado u olvidado, con la esperanza de cumplir fielmente todo lo que Dios me ordena.

Dios merece los elogios, no yo

Si alguien merece un gran «gracias» y una ovación de pie, ese es Jesús. ¿Quién o qué seríamos sin Él? Aparte de Cristo estoy perdida, desesperada, débil, en detrimento de mí misma, un fracaso total en amar a Dios y a los demás, y destinada a una eternidad en el infierno. Pero con Él y por Él soy una nueva creación (2 Corintios 5:17). Estoy envuelta en tanta esperanza y amor que debe desbordarse hacia los demás. Tengo un propósito y estoy capacitada para hacer el trabajo que tengo a la mano por hacer.

No merecemos ninguna de las bendiciones que Dios nos concede. Cada una es producto de la bondad y generosidad de Dios. El Salmo 24:1 dice: «Del Señor es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y los que en él habitan». Dios es el propietario de todas las cosas, pero está dispuesto a compartirlas con nosotras. Él nos da bendición, provisión, aliento y vida, pero más que eso, Él se da a sí mismo.

Tito 2:14 dice: «Él se dio por nosotros, para redimirnos de toda iniquidad y purificar para Sí un pueblo para posesión Suya, celoso de buenas obras». Dios no necesita agradecerme. Soy yo quien necesita agradecerle, no sólo por la vida y la paz, sino por cada oportunidad que me brinda de glorificar Su gran nombre.

Dios lo ve todo y promete una gran recompensa

«Por eso, cuando des limosna, no toques trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres. En verdad les digo que ya han recibido su recompensa. Pero tú, cuando des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, para que tu limosna sea en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará». - Mateo 6:2-4

Dios nos asegura que nuestro trabajo por Él no es en vano (1 Corintios 15:58). Dios está mirando y no se pierde de nada. Ni siquiera un vaso de agua dado para la gloria de Dios pasa desapercibido para nuestro Padre celestial (Mateo 10:42). Pero, ¿qué es mejor, recibir nuestra recompensa ahora en forma de aplausos y bienes que puedan tentarnos hacia el orgullo y la idolatría o esperar a que Dios nos recompense en el cielo donde el orgullo no será un problema y las recompensas durarán para siempre?

No tenemos ninguna razón para enojarnos cuando nadie nos agradece, pero quizás tenemos todas las razones para celebrar cuando nuestros esfuerzos pasan desapercibidos. Dios es un dador abundante y no tenemos nada de qué preocuparnos. Podemos confiar en su promesa de recompensa y servir «de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, sabiendo que cualquier cosa buena que cada uno haga, esto recibirá del Señor, sea siervo o sea libre» (Efesios 6:7-8).

«Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él los exalte a su debido tiempo» (1 Pedro 5:6).

Todo en la vida es un ministerio

Una de las mejores formas de mantener una perspectiva centrada en Dios mientras sirvo a los que me rodean es ver cada asignación como una oportunidad para el ministerio. Por ejemplo, es mucho más fácil para mí mantener una buena actitud mientras trabajo en el puesto de comida de la escuela cuando lo considero una oportunidad para mostrar el amor de Cristo a mi comunidad, en lugar de simplemente verlo como dos horas vendiendo barras de chocolate y hot dogs.

Cuando mantengo el reino de Dios en mi mente, todo lo que hago se transforma en un ministerio. Servir a mi esposo y a mis hijos se convierte en un ministerio. Mecer a los bebés se convierte en un ministerio.

El ministerio no es solo para pastores, y no sucede solo en la iglesia. El ministerio es lo que sucede cuando los creyentes viven para la gloria de Dios. Hacer compras en el supermercado es un ministerio cuando mantengo los ojos abiertos para ver las almas perdidas que necesitan aliento. Ir a trabajar es un ministerio cuando Dios es la razón por la que vamos a trabajar. Se trata de nuestra perspectiva, y una mentalidad ministerial lo cambia todo.

«Todo lo que hagan, háganlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres,sabiendo que del Señor recibirán la recompensa de la herencia. Es a Cristo el Señor a quien sirven» (Colosenses 3:23-24).

Cuando mi enfoque está en el Señor, ya no necesito un reconocimiento o una ovación de pie o una valla publicitaria con mi nombre. En cambio, con mi mente en Cristo, puedo decir lo que dijo el siervo en Lucas 17:10: «Siervos inútiles somos; hemos hecho solo lo que debíamos haber hecho», y puedo decirlo en serio. Puedo cumplir con mis deberes con un corazón agradecido en lugar de a regañadientes porque mi perspectiva es correcta y, por lo tanto, también lo es mi actitud.

Seamos agradecidas por todas las formas en que Dios nos permite servirle. ¡A Dios sea la gloria en todo lo que hagamos!

True Woman 2022

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Stacey Salsbery

Stacey Salsbery

Stacey Salsbery es esposa de granjero y madre de cuatro hijos. Cuando no está sirviendo una comida, viajando en un tractor con su esposo o llevando a los niños a practicar, la encontrará escapando de la locura escribiendo devocionales en … leer más …


Únete a la conversación