¿Qué enseña tu vida?

La mentoría se ha convertido en un tema popular, tanto dentro como fuera de la iglesia. Nos encantan los personajes como Yoda, Obi-wan Kenobi, Albus Dumbledore, Gandalf y el Sr. Miyagi, que convierten a sus protegidos en héroes. En la vida real, los jóvenes prometedores buscan un veterano experimentado que les enseñe los trucos del oficio y las trampas que deben evitar en su ascenso. En las Escrituras, Pablo exhorta tanto a Timoteo como a Tito a dedicarse a la mentoría. 

«Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean capaces de enseñar también a otros». -2 Timoteo 2:2

«Asimismo, exhorta a los jóvenes a que sean prudentes. Muéstrate en todo como ejemplo de buenas obras, con pureza de doctrina, con dignidad». -Tito 2:6-7, énfasis añadido

Y no sólo los varones son llamados al ministerio de la mentoría. Pablo dice que las mujeres también deben entrar en acción: 

«Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta, no calumniadoras ni esclavas de mucho vino. Que enseñen lo bueno, para que puedan instruir a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a que sean prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada». -Tito 2:3-5, énfasis añadido

Espero que tengas a alguien en tu vida a quien puedas mentorear, y a alguien que te esté mentoreando. Eso es bíblico. Nos necesitamos mutuamente. De acuerdo, creo que es suficiente. (Bueno, en realidad no, pero otros han dicho más y lo han dicho mucho mejor de lo que yo podría, así que me detendré ahí).

Sin embargo, la mentoría formal mientras se toma un café los viernes por la mañana o las comidas a mitad de precio en un restaurante una vez al mes, no es todo lo que implica la mentoría. Incluso si no tienes esa cita permanente con un creyente más joven o mayor que tú para una «reunión de mentoría» o si no te ves a ti misma como si tuvieras algo que ofrecer a la generación que viene detrás de ti, estás haciendo mentoría. Tu vida misma está enseñando a alguien, lo sepas -y te guste- o no.

Así que, mientras que desglosar Tito 2 en un contexto de mentoría formal es perfectamente legítimo, también debería motivarnos a hacer una pregunta muy importante: ¿qué está enseñando mi vida? 

¿Qué enseñan mis respuestas? 

Ciertos aspectos de la vida pueden enseñarse «a la antigua», por ejemplo, en la mesa mientras comemos pan de banana y tomamos café. Los consejos sobre la crianza de los hijos, el matrimonio o el manejo de una relación complicada en el trabajo, fluyen de forma natural en una situación formal de uno a uno. Sin embargo, la mentoría también se produce cuando el teléfono suena justo en medio de ese consejo o cuando el niño pequeño insiste en interrumpir cada conversación seria que se inicia con el mentor. Tus respuestas a las irritaciones, interrupciones y desafíos inesperados enseñan a las que vienen detrás, tanto como el estudio formal que eligieron hacer juntas.

Imagina que estás conduciendo hacia la iglesia un domingo por la mañana. El tiempo se te escapa, así que decides tomar tu café para llevar, sin molestarte en ponerlo en una taza para llevar. Mientras tomas un sorbo, de repente caes en un bache inesperado y ahora llevas encima tu taza de café en lugar de haberla bebido. ¿Por qué ha salido el café de tu taza? Si respondiste: «Porque he caído en un bache», tienes parte de razón. Sin embargo, técnicamente, el bache solo dio la ocasión de que saliera el café. Permíteme replantear la pregunta: ¿Por qué salió el café (y no otro líquido) de tu taza? Ahora la respuesta es más fácil de ver: porque el café es lo que había dentro. 

Las pequeñas irritaciones y perturbaciones, así como las pruebas que alteran la vida, son como ese bache. Nos sacuden y dan pie a que lo que hay en nuestro corazón se derrame, normalmente sobre las personas que más conocemos y queremos. Aunque nadie espera la perfección de su mentor, todos notamos cuando alguien no practica lo que predica. La forma en que respondas a una interrupción de tu agenda puede enseñar más que todo lo que habías planeado de todos modos. 

Para ayudar a discernir lo que tus respuestas están enseñando, considera estas preguntas: 

  • ¿Respondes con gracia cuando tu hijo de dos años tiene un accidente con el orinal justo antes de que tengas que irte? 
  • ¿Te apresuras a dar la razón a un conductor maleducado cuando te corta en el tráfico? (¿O cuando un conductor delante de ti va demasiado lento?) 
  • ¿Siente tu hijo adolescente tu ira o experimenta misericordia cuando acude a ti en busca de ayuda para un proyecto que debe entregar mañana (y que debería haber empezado hace semanas)? 
  • ¿Qué sale de tu taza cuando tu marido se le olvida de nuevo bajar los botes de basura a la entrada el día que pasa la basura? 
  • El restaurante de comida rápida se equivocó con tu pedido, ¡por segunda semana consecutiva! ¿Y ahora qué? 

No sólo las respuestas a las irritaciones cotidianas enseñan a otros, sino también nuestras respuestas a cosas más importantes. ¿Qué es lo que sale a relucir cuando se llega al «bache» de la confrontación? ¿Te pones rápidamente a la defensiva? ¿Mantienes el desprecio hacia la persona que te confronta hasta que puedas echarle tierra y darle la vuelta a las cosas? ¿Buscas la verdad en lo que se dice, incluso si la forma en que se comunica carece de gracia? ¿Puedes hablar sobre el asunto sin pintarte a ti misma como una víctima y a la otra persona como el villano?

Nuestras respuestas a situaciones grandes y pequeñas, incluso cuando pensamos que nadie nos está mirando, tienen un poder de mentoría que a menudo preferimos ignorar. ¿Qué enseñan tus respuestas? 

¿Qué enseñan mis hábitos? 

Nuestras respuestas no son la única parte del plan de estudios de nuestra vida que puede escapar de nuestro radar. Los hábitos también pueden enseñar a un aprendiz tanto como cualquier libro o estudio formal. 

Pasa mucho tiempo en el libro de Tito, y notarás que hay una palabra aparece una y otra vez: dominio propio. Al parecer, esto era un problema en la isla de Creta, porque incluso los propios sabios cretenses llamaban a la gente de esa isla «mentirosos, malas bestias, glotones, ociosos» (1:12). Pablo atestigua que tal afirmación no es una exageración (1:13). El dominio propio era un bien escaso entonces, y nada ha cambiado. Eso no debería sorprender. Después de todo, el dominio propio es un fruto del Espíritu, no un fruto del avance tecnológico. Y este fruto separa a los auténticos seguidores de Cristo de los falsos porque, como dice Pablo en Efesios, la autocomplacencia tipifica a los incrédulos (Ef. 2:2). 

El dominio propio se revela a menudo a través de los hábitos diarios que enseñarán a cualquiera que esté observando todo sobre nuestras prioridades. Una persona que habitualmente se ducha y se cepilla los dientes prioriza la buena higiene, la salud y las relaciones. Del mismo modo, una mujer que habitualmente pasa tiempo en la Palabra de Dios, enseña a los que la rodean que ella prioriza su relación con Dios. Un hombre que habitualmente dedica tiempo a la oración, comunica que la intercesión, la adoración y la dependencia de Dios desempeñan un papel importante en su vida. 

Por otro lado, los hábitos negativos también enseñan. Una persona que pasa mucho tiempo en las redes sociales, viendo un programa de televisión o jugando al Candy Crush hasta que hace bizcos, revela una prioridad de comodidad y evasión. Tal vez el aprendiz oficial de esta mujer nunca la vea pasar su tiempo de esta manera, pero sus hijos -que son proyectos de mentoría incorporados- probablemente sí. ¿Qué está aprendiendo su familia de ti? 

Tal vez la pérdida de tiempo en tu teléfono no sea tu problema. Eres una persona impulsiva, con una personalidad que «consigue lo que quiere». Nada se interpone entre tú y tu lista de tareas. Hay que aspirar el suelo, descargar el lavavajillas y doblar la ropa. No debes ser interrumpida cuando haces las tareas domésticas del día, cuando pagas las facturas o envías un correo electrónico. Este hábito de control enseñará también a las mentes jóvenes. La prioridad, en este caso, es una lista de tareas, no las personas. El éxito y los logros, no el amor.

Nuestros hábitos, al igual que nuestras respuestas, revelan mucho sobre nuestro verdadero yo. ¿Qué enseñan los tuyos? 

¿Qué enseñan mis fracasos? 

Llegados a este punto, puede que te sientas aplastada bajo un peso de desesperación. Nadie tiene respuestas perfectas todo el tiempo. Todas metemos la pata de vez en cuando (al menos, yo lo hago). Y todas tenemos hábitos de mentoría en la dirección equivocada. ¿Estamos todas sin esperanza y no tenemos nada que estar haciendo intentando ser mentoras de alguien más?

No del todo.

Aunque debemos crecer en estas áreas de debilidad, también debemos admitir nuestra debilidad. Nadie espera que uno acierte el cien por ciento de las veces. Una vez escuché a un pastor decir: «Dios no espera que seas perfecto, pero sí que crezcas». La mentoría consiste en que una persona que está un poco más adelantada en el proceso lleve a otra con ella.

Fallarás. Eso es un hecho. Sin embargo, si señalas la cruz a la generación más joven que te observa ante tu fracaso, habrás acertado en algo. En última instancia, todas necesitamos crecer. Ninguna de nosotras ha llegado a la meta. Y por eso necesitamos el evangelio. Debemos ensayar la verdad de la buena nueva -que yo estoy en Cristo y que Cristo está en mí- una y otra vez hasta que penetre en la médula de nuestros huesos. 

Los fracasos ocurrirán. Y cuando eso suceda, también serán de enseñanza para otros. Anímate a ti misma y a las más jóvenes a volver a la cruz y aferrarse a Cristo. 

True Woman 2022

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Cindy Matson

Cindy Matson

Cindy Matson vive en un pequeño pueblo de Minnesota con su esposo, su hijo y su ridículo perro negro. Le gusta leer libros, tomar café y entrenar baloncesto. Puedes leer más de sus reflexiones sobre la Palabra de Dios en … leer más …


Únete a la conversación