Error #2 al enseñar la Biblia: No sentir

Hola, compañeras maestras. ¿Has tenido la vaga sensación de que estás cometiendo errores evitables mientras enseñas la Biblia, pero no puedes identificar cuáles son?

Hace un tiempo asistí a un taller donde mi pastor presentó tres errores comunes que cometen los maestros de la Biblia. Mientras escuchaba, pensé: «Check, check, check. ¡Sí, hago todas esas cosas!». 

El pastor ha accedido gentilmente a permitirme compartir estos errores más comunes con ustedes en una serie de tres partes aquí en el blog Maestra Verdadera. (Por si te lo perdiste, aquí está el primero: Error #1 al enseñar la Biblia:«Matar a los personajes»).

Error # 2: No sentimos

Quizás porque pensamos en los personajes bíblicos como «santos» o como un grupo selecto de personas que son totalmente diferentes a nosotras, a veces nos olvidamos de considerar sus emociones. Sacamos los hechos desnudos de las páginas de nuestras Biblias y no sentimos el dolor, los celos, el arrepentimiento o el aburrimiento que estas personas experimentaron, tal como lo haríamos nosotras si estuviéramos en su lugar.

Jeff dijo que recibió capacitación en hermenéutica para estudiar la cultura, el contexto y la estructura gramatical del texto bíblico, pero no se le enseñó a menudo a hacer análisis emocional. Sin embargo, para comprender completamente cualquier texto de la Biblia, tenemos que preguntarnos: «¿Cómo luciría ser ellos?». Esta pregunta es clave y la podemos aplicar a pasajes de las Escrituras que involucran a personas (que en realidad son todos).

Arqueología emocional

Después de visitar el Medio Oriente el otoño pasado, los lugares de la Biblia se volvieron tridimensionales para mí. Puedo imaginar la distancia entre Jerusalén y Cesarea. Tengo una imagen mental del Mar de Galilea. Por supuesto, siempre supe que era un lugar real, pero de alguna manera subir los escalones del templo lo hacía sentir más real.

Como maestras de la Biblia y líderes de estudios, no solo debemos ayudar a que los lugares de la Biblia se sientan reales; tenemos que dejar que la gente de la Biblia sea real también. Abel, Abraham, Benjamín y Agar eran personas reales. También María, Mateo, Silas y Lidia. Tenían reputación. Tenían familias. Tenían historia. Tenían expectativas. Para comprender verdaderamente el mensaje de la Biblia, debemos tratar de comprender a la gente de la Biblia. Tenemos que hacer «arqueología emocional».

Si excavamos cuidadosamente debajo de la historia superficial registrada en nuestras Biblias y recorremos los siglos que nos separan de las personas sobre las que estamos leyendo, encontraremos emociones cuidadosamente conservadas que tienen sentido para nosotras hoy. Escucharemos sus emociones surgir de forma natural en sus palabras y acciones de respuesta. Estas emociones nos ayudan a conectar. Nos ayudan a encontrarnos en la Biblia.

Es cierto que la Biblia es una historia sobre Dios, y cuando abrimos sus páginas para enseñar, nuestro principal objetivo es que las mujeres aprendan sobre Él. Pero a Dios le agradó revelar Su carácter a través de las historias de personas bíblicas tridimensionales. Aprendemos acerca de Dios cuando lo vemos interactuando con ellos. Y al hacer el trabajo de comprender cómo deben sentirse estos personajes, ayudamos a nuestras mujeres, que tienen los mismos sentimientos, a aprender acerca de Dios de una manera que involucre sus corazones.

A continuación te muestro dos ejemplos.

Ejemplo 1: Nuestro Dios quita vergüenza (Lucas 1:5–25).

Zacarías y Elisabet eran personas fieles y piadosas que habían servido a Dios durante décadas. Si algo se perdía en el vecindario, Zacarías y Elisabet eran los últimos de los que se sospechaba. Tenían carácter. Tenían honor. Pero no tuvieron hijos.

La Biblia enseña que Dios bendecirá a los fieles (Prov. 28:20), pero Dios no había bendecido a Zacarías ni a Elisabet. En los primeros años de su matrimonio, habían soportado decepciones mensuales. A medida que las parejas que los rodeaban fueron agregando bebé tras bebé a su recuento familiar, Zacarías y Elisabet siguieron siendo una familia de dos personas. «¿Por qué Dios?», seguramente se preguntaron, «¿Por qué les has dado hijos a otros pero no a nosotros?». Pero estas dudas no disuadieron a Zacarías y Elisabet de servir a Dios u observar sus mandamientos irreprensiblemente (vv. 5-6).

Podían elegir su propia respuesta, pero no podían elegir la respuesta de su comunidad. En una cultura que equiparaba la bendición de Dios con un nido lleno, Elisabet llevaba la vergüenza de no poder tener un hijo. Durante años soportó en silencio la desgracia de una comunidad de espectadores.

¿Cómo sabemos que Elisabet experimentó vergüenza? Por las palabras que salieron de su boca. Cuando ella, «la que llamaban estéril» (v. 36), se entera de que está esperando un bebé, dice: «Así ha obrado el Señor conmigo en los días en que se dignó mirarme para quitar mi afrenta entre los hombres» (Lucas 1:25). Escucha atentamente lo que está diciendo. Todo el mundo la consideraba estéril, algo vergonzoso a los ojos de su comunidad. Sin embargo, esos días terminaron. En los días que Dios se dignó mirarla ella estaba segura de Su favor, ¡que realmente estuvo allí todo el tiempo! Y eso significa que la vergüenza que sintió antes era infundada.

¿Hay alguna «Elisabet» en tu grupo pequeño que sienta una vergüenza infundada? Mientras enseñas la Biblia, puede haber una mujer preguntando: «Dios, ¿me estás castigando? ¡Te he servido fielmente! No entiendo». Anímala a perseverar, esperar en el Señor y observar fielmente Sus mandamientos. A través de las emociones de Elisabet, déjala encontrar al Dios que quita su deshonra.

Ejemplo 2: Nuestro Dios es el Dios que ve (Génesis 16:1-14).

Agar estaba embarazada y muy lejos de casa. Ella era una esclava egipcia, propiedad de Abram y Sarai, que vivían en Canaán. Probablemente fueron ellos los que le hablaron del Señor, pero no lo representaron muy bien. Sarai hizo la infiel sugerencia de que involucraran a Agar para hacer realidad la promesa de Dios de un hijo. Y Abram consintió con eso.

El plan funcionó; un bebé estaba en camino. Pero las secuelas emocionales fueron complejas. La nueva posición de Agar como mamá del próximo heredero se le había subido a la cabeza y dejó que se notara su desprecio por Sarai. Como resultado, Sarai se volvió nuclear y trató muy mal a Agar, mientras que Abram se mantuvo al margen y dejó que sucediera. Entonces Agar corrió para salvar su vida.

Agar, quien se vio obligada a dejar su hogar y su familia en Egipto, había pasado la última década sirviendo a la familia de Abram y Sarai. Se había quedado embarazada para hacer realidad los sueños de su familia. ¿La miraron siquiera? Agar había sido tratada tan mal. A los ojos de Sarai, era pequeña y no merecía dignidad ni respeto. La vida de Agar estaba consumida por lo que Sarai necesitaba y deseaba. Sin embargo, ¿adónde la había llevado su reacción de levantarse con desprecio? Al desierto de la desesperación.

Una cosa es clamar a Dios como una víctima completamente inocente, ¿pero qué pasa si has contribuido a la ruptura de la situación? ¿Qué pasa cuando tú también has hecho mal? Agar lo hizo. Sin embargo, cuando Agar clamó a Dios en el desierto, Él salió a su encuentro. Finalmente, después de tanto dolor, se sintió tomada en cuenta. Sintió que ella importaba. Sabía que Dios la cuidaba. ¿Cómo sabemos que Agar se sintió así? Considera sus propias palabras. «Tú eres un Dios que ve» (Gn. 16:13).

¿Hay alguna «Agar» en tu grupo que se encuentra en un «desierto»? Mientras enseñas la Biblia, ¿hay alguna mujer que esté enfrentando las consecuencias que ella misma provocó? ¿Alguien está preguntando: «Dios, ¿me ves? ¿Te preocupas por mí?». Anima a esa mujer a clamar al Señor por ayuda. Ayúdala, a través de la experiencia de Agar, a encontrar al Dios que ve.

Desentierra las emociones

En ambos ejemplos podríamos contarles a nuestras mujeres las historias de Dios proveyendo y viendo, sin dedicar mucho tiempo a las emociones involucradas en estas historias. Podríamos pasar por alto las décadas en las que Elisabet no tuvo hijos y pasar directamente a este versículo: «Después de estos días, Elisabet su mujer concibió» (Lucas 1:24). O podríamos pasar por alto la degradación o el desprecio de Agar y simplemente ofrecer los hechos: «Y Abram se llegó a Agar, ella concibió» (Génesis 16:4).

Nuestras mujeres seguirán escuchando las palabras inspiradas de Dios y podrían seguir aplicándolas. Pero al considerar las implicaciones emocionales, ayudamos a nuestras mujeres a conectarse con estos personajes bíblicos y con Dios.

Aquí hay algunos consejos más para ti, mientras trabajas para desenterrar las emociones de los personajes bíblicos en la preparación de tu mensaje:

  • Considera cada hecho

Los hechos ofrecen posibles pistas sobre las emociones. Por ejemplo, Lucas 1:6 dice: «[Zacarías y Elisabet] eran ambos justos ante Dios, caminando irreprochablemente en todos los mandamientos y estatutos del Señor». Cuando la Biblia te describe como alguien que ha guardado todos los mandamientos, ¡eso es muy significativo! Entonces, ¿qué se siente hacer lo correcto y aún así no recibir la bendición que esperas? Vivir con rectitud es el hecho. La desilusión es la emoción natural que acompaña al hecho.

  • Considera las líneas de tiempo.

Génesis 16:3 nos dice que después de diez años en Canaán, Sarai le dio Agar a Abram como segunda esposa. De modo que Agar, que obviamente está en edad fértil, ha sido su esclava durante al menos diez años. Es probable que haya crecido en esta casa, realizando tareas como sacar la basura de Sara y cepillarle el cabello. Entonces, ¿qué sucede en un hogar cuando una joven de bajo nivel de repente es catapultada a una subrogación de alto perfil? ¿Qué implica que la «portadora de la basura» de diez años se convierta en la «portadora del heredero»? La línea de tiempo nos ayuda a considerar cómo se sentían los personajes.

  • Ten cuidado con el balance.

Sí, podemos establecer conexiones entre lo que sucedió y lo que sintieron los personajes, pero no nos dejemos llevar. Por ejemplo, quizás Agar extrañaba su hogar y huía hacia Egipto. Pero, ¿sabemos que esto es cierto? No. O tal vez Elisabet permaneció escondida durante los primeros cinco meses de su embarazo porque sabía que perder a este bebé sería exponencialmente más devastador si su comunidad lo supiera. Pero, ¿sabemos que esto es cierto? No. Está bien hacer sugerencias e imaginar; no está bien declarar nuestras suposiciones como hechos.

  • Da un peso especial a las palabras del personaje. 

Jesús nos enseñó que «de la abundancia del corazón habla la boca» (Lucas 6:45). Esto significa que podemos escuchar las palabras de alguien y saber cómo se siente. Sus labios son un espejo de su corazón. Así que las citas directas (como las que hemos considerado de Elisabet y Agar) son una mina de oro para los arqueólogos emocionales.

  • Mira las canciones y la poesía.

Los salmos, junto con otras canciones y poesía de nuestras Biblias, están particularmente llenos de emociones. Los salmos son cánticos; son las baladas del corazón. Cuando consideramos las atribuciones introductorias de los salmos, a menudo podemos llegar a comprender las circunstancias que provocan la emoción del compositor. Unirlos mientras consideramos el componente emocional de la canción puede proporcionar una instrucción poderosa.

Entonces, ¿estás lista para volver a tu preparación para el estudio bíblico? 

Dondequiera que vayas en la Palabra de Dios, recuerda que está escrita sobre personas reales con emociones reales. Y aprender lo que posiblemente podría sentirse estar en su lugar, nos muestra una visión de Dios cuando nos sentimos de la misma manera.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Maestra Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Shannon Popkin

Shannon Popkin

Shannon Popkin es una conferencista y escritora de Grand Rapids, Michigan, quien disfruta combiner su amor por el humor y el contar historias con la pasión por la Palabra de Dios.

Recursos relacionados

Únete a la conversación