365 días para orar por gozo en Dios

Por Massiel Vásquez Román

Cuando un año nuevo comienza muchas de nosotras nos emocionamos con 365 oportunidades de replantearnos metas y hacemos una larga lista de nuestros deseos para ese año, y otra de motivos de oración, pero para ser sincera no he visto esas listas pidiéndole al Señor por “felicidad”. Algunas de ustedes dirán ‘¡Bueno…!, ¡Pero si hago una lista con todos los deseos de mi corazón y el Señor me los concede, estaré muy feliz por un año completo!’, es posible que en cierta medida tengan razón, pero ¿saben qué? Esa felicidad es pasajera; yo me refiero más bien a vivir de manera gozosa, de entrar en el gozo de Dios.

Como dijo Jonathan Edwards: “La alegría de Dios es parte de la plenitud que Él nos comunica, esta alegría consiste en gozarse y regocijarse en Él mismo; ahí reside también la alegría de la creación”.

Mateo 25:23 (NBD) nos dice: ¡Ven a compartir la felicidad de tu Señor!

Es bueno saber que contamos con un Dios alegre, que no cambia de humor. Como dice A.W. TOZER: “Dios nunca cambia de humor, ni enfría Sus sentimientos, ni tampoco pierde entusiasmo.”

¿Por qué muchas veces pedimos por una felicidad temporal? ¿por qué si el Señor nos concede algo que estábamos esperando por mucho tiempo, no podemos disfrutarlo plenamente?

Veamos 3 situaciones que se interponen en el camino de nuestra plena satisfacción (felicidad) en este mundo, que John Piper presenta en su libro “Los deleites de Dios”:

  1. Nada posee un valor personal suficientemente grande como para satisfacer los anhelos más profundos de nuestro corazón.

Este es un recordatorio también para mi vida porque solo Dios, el “YO SOY” es Quien puede satisfacer nuestros anhelos, nuestras necesidades y todo lo que corresponde a nosotras. Sumergirnos en las Escrituras, en la meditación y en la oración nos permite cada día trabajar en depositar en Él, nuestras cargas e insatisfacciones.

Debido a una condición que tengo en la glándula de la tiroides – te explico, ésta debe segregar hormonas para regular muchas funciones de nuestro cuerpo-  se afecta mi estado de ánimo por lo que mi oración constante es “Dios ayúdame a sentirme contenta con cada situación y amanecer con alegría para mostrarle amor a mi esposo, familia y compañeros.”

Como cristianas debemos aprender y orar con las palabras de Pablo, en Filipenses 4:11-13 No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación.  Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.  

  1. Carecemos de la fuerza para disfrutar al máximo de los mejores tesoros.   

No tenemos la capacidad para darle el valor que corresponde a las bendiciones y oportunidades que el Señor nos da. A veces muchas de las cosas las damos por sentado y no las vemos como parte de la misericordia de Dios hacia nuestra vida. Por eso el autor del libro dice que carecemos de la fuerza, pues, nuestro corazón pecaminoso puede nublarnos la mirada. Por eso siendo cuidadosas debemos orar por un corazón agradecido a Dios.

  1. Nuestras alegrías aquí son temporales, nada es eterno.

Definitivamente esta una verdad que ya conocemos, todo lo que deseamos, queremos y tenemos en esta tierra, es temporal. Como dice John Piper todo esto cambiará cuando la meta de Jesús en Juan 17:26 se vuelva realidad:

Yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos y yo en ellos.

Si el deleite de Dios en Su Hijo se convierte en nuestro deleite, tendrá para nosotros un valor personal inagotable. Nunca causará aburrimiento, desilusión ni frustración.

Te invito a que este año puedas unirte conmigo a seguir leyendo este libro “Los deleites de Dios” de John Piper. Y que dentro de tu lista de oraciones y metas incluyas que Dios te sumerja en Su Palabra y profundices en el deleite de Él.

Amén.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3