6 mentiras que los niños creen y la verdad inmutable que necesitan

«¿Ha dicho Dios realmente esto?» Todos los días los niños hablan con otros niños que se encuentran en desacuerdo con aquello que se les ha enseñado en sus hogares. En el patio de recreo, en la escuela, en el vecindario e incluso en la iglesia, tu hijo escuchará: «¡Dios no hará eso en realidad!». Y otros niños le dirán: «Eso es solo una fantasía, no es un hecho». 

¿Cómo responderá tu hijo? ¿Cómo puedes preparar a tu hijo para saber qué es verdad y qué es mentira? Aprende de Jesús. Cuando le preguntaron: «¿Qué es la verdad?» Jesús respondió: «Yo para esto nací, y para esto vine al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz» (Juan 18:37 NVI). La verdad de la Palabra de Dios responde a nuestras más grandes preguntas. Un niño que aprende a confiar en las Escrituras como la Verdad, puede identificar las mentiras. 

A continuación, veremos seis mentiras cotidianas y la respuesta inmutable de Dios frente a ellas.

Mentiras comunes que los niños creen y verdades no comunes que necesitan.

Mentira #1: Mi vida se trata de mí.

La Verdad es... que no podemos conocernos a nosotros mismos, ni entenderemos cómo vivir sin conocer al Dios verdadero. Cuando tratamos de vivir para nosotros mismos, es como si intentáramos ponernos los zapatos en las manos. ¡No podemos caminar ni nuestras manos pueden trabajar! Los zapatos fueron hechos para los pies. Nosotros fuimos hechos para Dios. Él nos creó para amarlo y tener plenitud en Él. Dios creó a todas las personas para ser semejantes a Él: santas, sabias, creativas y amorosas. Dios nos diseñó para amarle, vivir para Él, y tener comunión con Él por siempre (Salmos 16:11; Gén. 1:26; 1 Pedro 4:10–11; 1 Cor. 2:9). 

El mundo miente y dice que solo seremos verdaderamente felices cuando hagamos las cosas a nuestra manera. Pero en realidad somos verdaderamente felices únicamente cuando le entregamos nuestras vidas a Dios. Tratar de hacer las cosas a nuestro modo nunca podrá hacernos realmente felices; la verdadera felicidad viene cuando le entregas tu vida a Jesús (Lucas 1:38-45).

Mentira #2: Jesús es una fantasía.

La Verdad es... que Jesús no es un mago ni un superhéroe. ¡Nadie es cómo Jesús! Él es completamente Dios y completamente humano (Hebreos 3:3; Hechos 4:12). El Dios que creó el mundo vino al mundo para que pudiéramos conocerle. Él nació, vivió, murió y resucitó; es un hecho histórico (1 Corintios 15:1-15). Nadie ha conocido nunca a un superhéroe de un libro de caricaturas. Pero muchas personas vieron a Jesús y hablaron con Él. La gente lo tocaba y comía con Él. Jesús es el verdadero héroe del universo.

Mentira #3: Dios solo ama a las personas buenas.

La Verdad es... Dios nos ama, no por lo que hacemos, sino por quién es Jesús (1 Juan 4:10). A veces pensamos que debemos ganarnos el amor de Dios, pero nunca podríamos merecer Su amor por lo que hacemos. El amor de Dios es un regalo, nadie paga por el regalo que recibe; pero aquel que da el regalo paga por él. Jesús pagó por el regalo de Dios para nosotros con Su vida cuando murió en la cruz (Efesios 2:8). Las personas pueden tener «favoritos», pero Dios ama al mundo: gente de todos los colores, naciones y tribus. Dios adopta a todo aquel que confía en Jesús, para salvarlos y para que sean Sus hijos (Juan 1:12; Romanos 9:8; 1 Juan 3:1-2, 10; Gálatas 4:4-5). 

Mentira #4: La ciencia es más cierta que la Biblia.

La Verdad es... que la Biblia no es un libro científico. Sin embargo, nada en ella contradice la ciencia. La Biblia no es como cualquier otro libro. Dios nos dio la Biblia para revelarnos por qué creó al mundo y por qué nos creó a nosotros. Aquel que creó todas las cosas, nos dio la Biblia para que pudiéramos conocerlo personalmente. La verdad es que el orden y la belleza que vemos en este mundo nos muestran que Él es el Creador y que este no fue un mundo que evolucionó por casualidad. Los elementos de un laboratorio de química no pueden combinarse para producir un árbol, ni a una ameba unicelular, y mucho menos a un ser humano.

Mentira #5: Si Dios se preocupara, no habría maldad.

La Verdad es... que Dios es bueno y creó un mundo perfecto. Cuando Adán y Eva creyeron la mentira de Satanás, el pecado corrompió el mundo perfecto de Dios (Génesis 3:1-5, 14-15). Ahora ocurren terremotos, huracanes e inundaciones; la gente se enferma; las personas hacen cosas malas que causan dolor. Hombres malvados también mataron a Jesús, pero a través de Su muerte en la cruz, Jesús nos rescata del pecado y de la muerte. Ahora podemos ser hijos de Dios para siempre. Dios nos promete que usará todo lo malo para el bien de Sus hijos (Romanos 8:28-32); y en Su trono de juicio, Él corregirá todo mal (Romanos 2:5-6).

Mentira #6: La verdadera felicidad viene a través de lo que tenemos y hacemos.

La Verdad es... que una vida con Dios es el único camino verdadero hacia la felicidad. Dios nos creó para Él. Tener dinero, amistades o talentos; lucir bien y ser inteligentes pudiera hacernos felices por un tiempo. Pero siempre desearemos tener, hacer o ser un poco más. Nada será suficiente, porque Dios no nos diseñó para encontrar gozo en cosas pasajeras. Jesús vino para llenar nuestros corazones con Su vida; Él nos da la verdadera satisfacción (Juan 10:10). Cuando encontramos nuestro gozo en Él, podemos disfrutar de todas Sus bondades que nos regala. 

La verdad mantiene a los niños a salvo, cuando todos a su alrededor dudan. La Palabra de Dios revela a los niños la verdad acerca de Dios para que puedan conocerlo y amarlo; les dice la verdad sobre su pecado para que puedan encontrar la libertad de la culpa y la vergüenza en Cristo; y los guiará y los hará sabios, para que las opiniones, prejuicios y mentiras que escuchen de los demás no los llenen de confusión. Con la Palabra de Dios, puedes poner a tus hijos en el camino que encuentra gozo en el propósito de sus vidas: ¡glorificar a Dios!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Barbara Reoach

Barbara Reoach

Barbara es la Directora del Programa para niños de Bible Study Fellowship International (BSF) y la autora de ¿Por qué la Navidad? Y ¿Por qué la Pascua? Ella vive con su esposo, Ron, en San Antonio, Texas y ama escribir estudios bíblicos centrados en el Evangelio para sus nietos, su iglesia y para quienes disfruten discipular la próxima generación.

Únete a la conversación