¿Buscando a Dios o al ministerio?

No hay duda del amor que Pablo tenía por los líderes en Éfeso. En su viaje a Jerusalén, sabiendo que nunca más volvería a ver a estos hermanos de nuevo—el apóstol les  pide que se reúnan con él por última vez en Mileto. El corazón de Pablo debió haber estado cargado por lo mucho que debía comunicar.

Hechos 20 registra  la  conmovedora despedida de Pablo. En la cual él reflexiona sobre la integridad de su vida y ministerio y luego se dirige a ellos directamente. Pablo se preocupaba por sus hermanos tanto como se preocupaba por el futuro de la iglesia. Estaba atento de sus almas—no solo de los resultados que el ministerio produciría.

La primera llamada de Pablo a accionar no fue la de, "Desarrollar un plan estratégico de cinco años para difundir el Evangelio". Más bien, en contraste sorprendentemente, aconseja: " Tened cuidado de vosotros y de toda la grey " (v. 28). Un corazón que esté bien con Dios, es ante todo, lo que importa, en Sus siervos.

Tened Primero Cuidado de Vosotros

Son unas palabras a las que los líderes hoy  prestan atención: Hay peligro en el cuidado de la grey sin primero cuidar de ti misma. No estoy abogando por la fascinación de nuestra cultura con "mi-tiempo", que promueve el recompensarse a sí misma. Se trata de caminar en buena relación con Dios  Padre y al  mismo tiempo ser capaz de decir: "Sed imitadores de mí, como yo lo soy de Cristo" (1 Corintios 11: 1). El día en que una líder cambia su prioridad de buscar a Dios por la de buscar ministerios para Dios, las relaciones sufren y el impacto de fructificar se marchita.  Lo has visto. Lo he visto. Todos hemos estado allí.

Signos Reveladores

¿Cuáles son los signos reveladores?

Enojarte con las mujeres en lugar de rebosante de amor por tus hermanas

Poco interés por las mujeres en lugar de profunda compasión como la del Salvador

Irritación cuando las cosas no salen como las has planeado en lugar de gracia y equilibrio en el manejo de lo inesperado

Enseñar Verdades que no son reales en tu propia vida

Los resultados del ministerio son –accionados por hombres en lugar de ser -motorizados por el Espíritu

Concentrarte en proyectar una imagen divina en lugar de ser honesta y transparente frente a las que lideras.

Vida de oración árida y apresurada  en lugar de permanecer por el tiempo que sea necesario en la brecha, intercediendo por el pueblo de Dios

Retrocede

Si la búsqueda del ministerio ha superado poco a poco la búsqueda de Dios, ¿cuál debe ser el primer paso a tomar?

En palabras del apóstol Pedro: Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor, y que Él envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para ti. (Hechos 3: 19-20, énfasis añadido).

Retrocede—Vas en la dirección equivocada. Retrocede —arrepiéntete y empieza de nuevo. Ánclate diariamente  a Cristo a través de Su Palabra. Se llena una vez más del Agua Viva, Su fuente, para que vivas una vida facultada para amar y servir. A continuación, alaba a Dios por Su misericordia que hizo que lo buscara, que te hizo devolverte, y no rendirte.

¿Tu vida exhibe signos reveladores de la búsqueda del ministerio sobre la búsqueda de Dios? Admite tu necesidad de dar marcha atrás  hoy. Pregúntale al Señor qué cambios deben ocurrir en tu búsqueda personal de Él.  Ríndele cuentas a una amiga o mentora. A continuación ¡sigue adelante con tu  vocación, sierva amada!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Únete a la discusión