Camino al Monte Moriah: El viaje que ninguna madre quiere hacer

Con frecuencia he comentado que en ocasiones tiendo a volverme muy “espiritual” haciendo oraciones que luego Dios responde para llevarme de la teoría a la práctica.

Así cuando leí “Rendición” de Nancy Leigh DeMoss, “firmé” un contrato de rendición reconociendo que todo lo recibía por Su Gracia. Ese mismo día vino la prueba con unas filtraciones en mi apartamento que parecían las Cataratas del Niágara. De inmediato quise elevar un grito de queja… Pero recordé mi “renuncia” entregándole TODO a Él.

Este año Dios me llevó de nuevo de la teoría a la práctica y me hizo recordar aquella oración de rendición. A diferencia de la ocasión anterior, ahora se trataba de “mi Isaac”.

Luego de pasar varias semanas realizando estudios médicos a mi único hijo, solo quedaba una opción: someterse a una cirugía. Mientras se definía la situación, me visitaron unas hermanas en Cristo quienes quisieron leer Génesis 22 (“Dios prueba a Abraham”). Siendo honesta, no recibí con agrado el mensaje. Pensé para mis adentros, “Aquí llegaron los amigos de Job”.

Apenas íbamos por el versículo 2 (“…Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te diré”) y ya no quería seguir, pero para cultivar la mansedumbre permití que concluyéramos con una oración de renuncia y de entrega al Señor de mi hijo.

Aunque en otras ocasiones, había hecho oraciones similares, en este momento, no era teoría, sino realidad. No tenía idea de la dimensión de esa oración.

Luego de la cirugía, recibí el diagnóstico que ninguna madre quiere escuchar y cuya verificación recibiríamos en unas 3 semanas. En esos días de espera, mis pensamientos y emociones querían hundirme, pero le decía al Señor: “Yo renuncié a mi hijo, no es mío es Tuyo. Tú lo amas más que yo”. En Su misericordia, aquel diagnóstico fue descartado. El camino al Monte Moriah está repleto de enseñanzas. Aquí te comparto algunas:

  1. En la providencia de Dios, me encontraba leyendo “Confiando en Dios aunque la vida duela” de Jerry Bridges donde aprendí que en las aflicciones debemos recordar: Su soberanía (Él está en absoluto control), Su sabiduría (Él sabe lo que está haciendo. Y lo que hace es bueno); y, Su amor (Él hace que todo coopere para nuestro bien).
  2. Podemos tener mucho conocimiento teológico, pero es el horno de la aflicción que prueba lo que realmente creemos (1ª Pedro 1:7).
  3. En Su soberanía, Dios orquesta giros bruscos en nuestro camino sin aviso previo; por eso debemos estar bien aferradas a Su Palabra para no caernos.
  4. Camino al Monte Moriah con tu hijo, no te lamentas de no haber pasado más tiempo en la oficina (o fuera del hogar), sino todo lo contrario, te lo aseguro.
  5. Así como los criados de Abraham no le acompañaron hasta el final del trayecto, igual ocurre con nosotras, recibimos apoyo, palabras de aliento y oraciones. Pero al final, el Monte Moriah es un encuentro a solas y cara a cara con Dios. Por las noches cuando despertaba, solo estábamos mi Padre y yo.
  6. Dios escucha las oraciones de Su Pueblo. Cuando me percataba de la paz que tenía, solo daba gracias a Dios por cada persona que estaba orando pues sabía que esto solamente venía de Él. Me sentí “bañada” en oración.
  7. Como dice Nancy Leigh DeMoss, la gratitud es el camino al gozo. Si estás en el trayecto hacia el Monte Moriah, toma libreta y lápiz y haz un recuento de Sus bondades y Su fidelidad a lo largo de tu vida. Puede que termines preguntándote ¿por qué no a mí? ¿Quién soy yo para recibir de Ti, solo el bien?
  8. Por último, preparamos a nuestros hijos “para la vida”; ¿y para la muerte? Asegúrate de que tengan a Cristo, es toda la preparación que necesitan.
  9. Cuando renunciamos a nuestros “Isaacs” (ídolos en nuestro corazón) Dios nos da Su paz. Ten por seguro que si hay “Isaacs” en tu corazón, Dios te los pedirá. Él es un Dios celoso y no comparte Su gloria con nadie.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Isabel Andrickson

Isabel Andrickson

Abogada de profesión y aprendiz de Su Palabra por pasión y convicción; es madre de un adulto joven a quien crio  como madre sola desde que tenía 3 años. Concluyó esa etapa, consciente tanto de las luchas y obstáculos que enfrentan las madres solas, como de los múltiples tropiezos producto de malas decisiones. Ahora anhela orientar a aquellas que recorren ese trayecto para que abracen las verdades de Tito 2, Proverbios 31 y otras enseñanzas de la Palabra sobre nuestro diseño, pues, no son exclusivas para mujeres casadas, sino para todas aquellas que, por Su Gracia, somos llamadas hijas del Padre Bueno.

Únete a la discusión