Una carta a mi Abba Padre

 …por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! (Ro. 8:15)

El año pasado estuve reunida con un grupo de chicas jóvenes, las cuales, por una u otra causa no vivían con sus padres y a modo de introducción tratamos el tema de la importancia del padre biológico en el hogar. Les pedí que escribieran una carta expresando el sentir de su corazón hacia ellos; plasmaron cuánto lo necesitaban, cómo querían que correspondieran su afecto y cuidado hacia ellas, mientras las escuchaba leer sus cartas, trataba de esconder mis lágrimas con una sonrisa, pero las animaba a continuar leyendo.

En la imagen debajo podrán ver los escritos titulados: “Carta de una hija a su padre’’

Algunas de ustedes podrían tener una mala visión de su padre biológico y que esto las desenfoque y haciéndoles creer que no existe un amor real y genuino.

El concepto de Padre, es uno de los secretos más preciosos de la Biblia. Abba, significa Padre y es una palabra en arameo mencionada solamente tres veces en el NT. Era el nombre cariñoso que usaban los niños al referirse a sus padres, de modo que es una expresión informal, respetuosa y dulce como: Papi, Papito, Pa’.  

Recientemente he vivido el fallecimiento de mi padre, y he sentido literalmente la necesidad de un padre, por eso quiero traerles algunos principios compartidos en ese entonces sobre las virtudes que nos ofrecen nuestros padres, las cuales pueden ser encontradas de una manera perfecta en nuestro Padre celestial.

 1.     Confianza para llamarle Padre

Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!

(Ro. 8:15)

Los esclavos no pueden referirse a sus amos como padres, sino sólo desarrollan un espíritu de temor ante esa autoridad que les puede hacer daño. Sin embargo, todo es diferente cuando somos adoptados por Dios a través de Jesús y nos permite exclamar confiadamente: ¡Padre mío! ¡Papito!

2.     Seguridad de una herencia en los cielos

Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo. (Gl. 4:6)

En caso de que estemos preocupadas por los efímeros beneficios terrenales que pudiésemos desear o disfrutar, Pablo explica un poco más, y nos dice que por ser adoptadas por El, somos Sus hijas y por ende tenemos herencia en los cielos.

3.     Fe en el poder del Padre sobre nuestras vidas

Jesús utilizó esta palabra al orar a Jehová en Getsemaní poco antes de Su muerte. 

¨Y decía: Abba, Padre, todas las cosas son posibles para ti; aparta de mí esta copa; mas no lo que yo quiero, sino lo que tú.¨ (Mc. 14:36)

Aquí se ve claramente un ferviente ruego dirigido por un hijo a su padre, en estos momentos de pruebas y dificultades, regularmente solemos recurrir primeramente a nuestros padres e informarles de nuestro estado. Pero Jesús decidió aferrarse a Su Padre Celestial y lo expresa de la siguiente manera:

1. Reconociendo Su poderío (todas las cosas son posibles para Ti)

2. Manifestando Su sentir (aparta de mí esta copa)

3. Rindiéndose a Su voluntad (mas no lo que yo quiero, sino lo que Tú)

Dios nos permite dirigirnos hacia Su trono con toda confianza, por medio de Jesús nos da el derecho de referirnos Él como Padre, además de herederas con Cristo. También escucha nuestras súplicas y tiene poder para respondernos. Sabiendo estas verdades, hoy clamamos: ¡Abba Padre!  

Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá.

Salmo 27:10

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario es esposa de Smaily Rosario. Residen en la ciudad de La Romana. Está convencida de la inmensa capacidad con la que Dios ha dotado a la mujer para desempeñar la función que El le asignó en Su Creación, pero también está consciente de las consecuencias que el desconocimiento de Su Plan pudiera acarrearnos, por eso sirve al Señor discipulando mujeres de diferentes edades para guiarlas en sus primeros pasos en la fe;  y ayuda a su esposo en el Ministerio de Jóvenes en la Iglesia Bíblica Cristiana Ebenezer de San Pedro de Macorís.

Recursos relacionados

Únete a la conversación