¿Cómo está Dios llamándote a ser una Embajadora de Cristo?

Nota del Editor: Esta publicación abre una ventana dentro del Programa de Embajadoras de Aviva Nuestros Corazones una red estratégica de voluntarias que están conectando y animando mujeres y líderes en sus comunidades de igual parecer, para promover el mensaje de avivamiento y feminidad bíblica.

La nieve y el frío empezaron a sentirse alrededor nuestro mientras nos reuníamos para el primer entrenamiento de Embajadoras de Revive Our Hearts. Varias mujeres vinieron desde Carolina del Sur, Indiana, Michigan, Ohio y Texas para entrar a un nuevo lugar, a través de una nueva puerta que el Señor estaba abriendo para nosotras. Vinimos con un “¡Sí, Señor!” en nuestros corazones antes de que pudiésemos entender completamente la misión que el Señor tenía por delante para nosotras.

Rindiendo nuestros corazones limpiados

¿Es a Su manera, cierto? Dios está buscando corazones rendidos a Él. “Completamente incompetentes en nosotras mismas”, como indicó una embajadora.

A medida que iniciamos nuestro entrenamiento, llevamos nuestros corazones a una actitud de adoración y oración, cantando y alabando a nuestro Señor Jesucristo. El Señor se acercó, y rápidamente empezó a despertar nuestros corazones hacia las demás. Éramos extrañas, pero éramos familia, nacidas del mismo Padre y redimidas por el mismo Hijo.

Abrimos nuestras Biblias en Números 8 y observamos cómo Dios llamó a los levitas. Su primera asignación fue ser purificados y consagrados al Señor para Sus propósitos. Leímos acerca de la importancia de cómo entrar en el servicio al Señor…purificadas por el lavamiento de la Palabra y por la sangre del Cordero.

Aprendiendo de Nehemías

Buscamos con atención en el libro de Nehemías y su deseo de regresar a su tierra natal con el propósito de ayudar a la reconstrucción y restauración de lo que fue destruido por el enemigo. Acampamos junto a Nehemías y aprendimos cómo llevó a cabo la tarea de llamar servidores y reconstruir el muro.

+Él entró en la lucha con ellos.

+Su corazón se compadecía por su pueblo antes de decidir reparar la ciudad destruida.

+Él observó las faltas que se habían cometido y sabía cómo se encontraban las cosas.

+Él se reunió con el pueblo y les exhortó.

+Su respuesta fue: “Levantémonos y construyamos".

+“¡Y esforzaron sus manos en la buena obra!” (Neh. 2:18).

Al igual que los israelitas, se nos da la oportunidad de adquirir nuevos conocimientos que nos ayudarán para la buena obra a la que hemos sido llamadas, reconstruir la visión del avivamiento y de la feminidad bíblica. Durante nuestro tiempo juntas, recibí convicción por las ocasiones en que me retiré a causa de mis debilidades, de lo que el Señor tenía para mí. Sin embargo, fui recordada que a quienes Él llama, ¡Él equipa!

Lanzando una visión de avivamiento y femineidad

Inicialmente, Aviva Nuestros Corazones fue creado con la visión de hacer un llamado a las mujeres a vivir un avivamiento personal y abrazar el diseño de la feminidad bíblica. Aunque parecía que no era el tiempo del Señor, el equipo estaba emocionado porque el Señor estaba dirigiéndoles en esa dirección. Es como si Él estuviera diciendo: "¡Levántate y construye!"

Los corazones de las mujeres están siendo movidos a conectarse y unirse geográficamente, incluso en todo el mundo, de modo que la Palabra del Señor y Sus caminos se establezcan y echen raíces de manera significativa. Las embajadoras de Aviva Nuestros Corazones están siendo llamadas a levantarse en sus comunidades con el propósito de animar y equipar a las mujeres personalmente y a influenciar en sus casas, iglesias, ministerios y comunidades.

Tratamos de trabajar corazón a corazón, cara a cara, y hombro con hombro a medida que le pedimos al Señor que empiece a reconstruir, restaurar, y reconciliar vidas, hogares, comunidades, Estados y naciones de regreso a Él.

Un llamado a todas a ser embajadoras de Cristo

La ultima mañana de nuestro entrenamiento, se nos pidió que meditáramos en privado sobre 2 Corintios 5:20.

"Por tanto, somos embajadores de Cristo, Dios lleva a cabo Su propósito a través de nosotras. Nosotros te imploramos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reconcíliate con Dios.”

Empecé a reflexionar sobre lo que el Señor estaba haciendo a través de la iniciativa de embajadoras de Aviva Nuestros Corazones. No somos únicas ni personas especiales, sino que la Palabra de Dios dice que todo aquel que profesa a Cristo está llamado a ser Su embajador. Dios nos está llamando específicamente a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones. Se nos ha asignado la tarea de servir y conectarnos con mujeres de nuestras comunidades a medida que que Cristo sea conocido, y lo siguen con todo su corazón.

Todas nosotras, como seguidoras de Jesucristo, hemos sido llamadas a pensar profundamente acerca del Señor a través del estudio de Su Palabra, la oración, y la comunión con otros creyentes. A medida que nos acercamos a Jesús, Él trae gracia, sabiduría y dirección a nuestras vidas. Llegamos a conocerle de una manera hermosa e íntima. Somos transformadas, y poco a poco, empezamos a lucir y pensar diferente. Esta es la esencia de ser una embajadora: reflejar a Cristo a quienes nos rodean.

¿Cómo serás una embajadora de Cristo para quienes te rodean? ¿Sientes una carga particular por el avivamiento personal y la feminidad bíblica?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3