¿Cómo vencer el desánimo?

“¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Nuevamente lo alabaré, ¡Mi Salvador y mi Dios! Ahora estoy profundamente desalentado, pero me acordaré de ti… Pero cada día el Señor derrama su amor inagotable sobre mí, y todas las noches entono sus cánticos y oro a Dios, quien me da vida.” Sal. 42:5-6a, 8 NTV

¿Y los cristianos pueden desanimarse? El estado de desánimo es el antónimo al buen ánimo. El ser humano está compuesto por emociones y sentimientos, acompañados éstos de alegría, pero también de incertidumbres y tristeza; el decir que el desánimo es imposible en los hijos de Dios es lo mismo decir que no vivimos y que no estamos expuestos a las circunstancias de esta vida.

Si bien es cierto, que el desánimo es un estado del hombre natural, el cual puede ser momentáneo o permanecer a nuestro lado por largo tiempo hasta convertirse en depresión, el mismo puede ser influenciado por un sin número de factores, pero en general se refleja cuando algo que no queremos, nos sucede o cuando no estamos satisfechas con lo que viene a nuestras vidas. Aunque el desánimo en sí mismo no es pecado, muchas veces se hace acompañar de amargura, enojo, ira, falta de contentamiento, y en ocasiones mostramos desacuerdo con lo que Dios nos está permitiendo atravesar y nos dejamos gobernar por la melancolía. Si puedes identificar en cuáles situaciones claves el desánimo reacciona podrás evaluar el estado de tu corazón.

Tampoco podemos ignorar las maquinaciones de Satanás, que en los momentos de desaliento trae a la mente pensamientos y argumentos donde tenemos la potestad de apoyar y consentir o contrarrestar con la Palabra de Dios. La tarea del maligno es siempre influenciarnos a pensar que el Dios a quien servimos no procura nuestro bien, que es insensible a nuestras pruebas y nos hace sentir culpables y condenados.

Viendo el ejemplo de mi madre, quien atravesó por un estado de depresión al perder su último embarazo, ella nos cuenta que tuvo que visitar Psiquiatras, y cómo un día al encontrarse con Dios dijo que no volvía a tomar medicamentos, ya que su Especialista se jactaba de la cantidad de cristianos que iban a su consultorio, llevándolo a negar a Dios. En este último año, perdió a su esposo repentinamente (mi padre), y es asombroso ver cómo Dios le ha fortalecido y dado contentamiento aun en el dolor; siguiendo firme en Sus caminos y animando a otros a servir al Dios que ella le sirve. De sus tres hijas (siendo yo la primera, ya casada) prontamente llevará al altar a su segunda hija en matrimonio, viéndose casi con el nido vacío. ¡Si ves su radiante alegría no pensarás que ha atravesado por esto! Por esta razón, le pedí que me acompañara a redactar los siguientes consejos para que el desánimo no nos venza.

1. Consuélate en la oración

Dedica tiempo a solas para hablar con Dios, expresa tus inquietudes y temores. Jesús estando en el Getsemaní, a pocas horas de ser entregado, Él fue varias veces en oración a Su Padre para presentar su causa, aún su Padre teniendo conocimiento. (Mt. 26:36-44). ¡No te canses de venir a Él en oración, Él se place en escucharte!

2. Pide a tus hermanos que te sostengan en oración

Infunde ánimo y descanso cuando sabemos que otras personas se unen en un mismo sentir a presentar nuestra causa ante el mismo Padre. De igual manera, cuando ese pueblo se interesa por el prójimo y al ser (o no) contestadas las peticiones, abundan las acciones de gracias a Él. (2 Co. 9:12). ¡Esto trae gloria a Su nombre!

3. Estudia y memoriza las Escrituras

La falta de conocimiento de Su Palabra nos hace pecar, nos hacen sucumbir ante las tentaciones de maldecir a Dios. Alimenta tus pensamientos con el estudio de Su Palabra. Cuando los pensamientos de culpabilidad, de malas acciones atentan contra tu vida y la de los demás lleva tus pensamientos cautivos a Cristo. (Sal. 119:11; 2 Co. 10:5).

4. No dejes de congregarte

El Señor ha dejado establecido un lugar para congregarnos para que junto a nuestros hermanos estemos en comunión sirviéndole. Allí no estarás sola, encontrarás ánimo y enseñanza de Su Palabra por los líderes, que fortalecerán tu vida. No te aísles, el aislarte de tu familia y hermanos en la fe es permitir que Satanás gane ventaja de tu estado. (Heb. 10:25; Sal. 133) ¡Necesitamos unos de los otros!

5. Recuerda Sus beneficios para contigo

Cuenta Sus maravillas, no olvides ninguno de Sus beneficios. A veces, nos enfocamos tanto en el dolor, que olvidamos recordar lo que Él ha hecho en nosotras. Sus maravillas, siendo el mayor milagro, Su salvación (Sal. 103). ¡Despierta tu alma para bendecir!

6. Canta alabanzas

Canta de Sus verdades aún entre lágrimas, motiva a tu alma a dar gracias a Su hacedor. El cantar te ayudará a depositar tus ansiedades ante Él y a concentrarte en Su nombre. (Sal. 100; 42:8)

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario

Rosanna Ramírez de Rosario es esposa de Smaily Rosario. Residen en la ciudad de La Romana. Está convencida de la inmensa capacidad con la que Dios ha dotado a la mujer para desempeñar la función que El le asignó en Su Creación, pero también está consciente de las consecuencias que el desconocimiento de Su Plan pudiera acarrearnos, por eso sirve al Señor discipulando mujeres de diferentes edades para guiarlas en sus primeros pasos en la fe;  y ayuda a su esposo en el Ministerio de Jóvenes en la Iglesia Bíblica Cristiana Ebenezer de San Pedro de Macorís.