Confianza plena | El don de la viudez III

Ahora bien, es posible que la viudez provoque en nosotras sentimientos de inseguridad, duda y hasta enojo por considerar que Dios ha sido injusto al llevarse a nuestro compañero y padre de nuestros hijos. Si éste es el caso, el antídoto contra esa  inseguridad, contra  la duda y contra el enojo sigue siendo el mismo: CONFIANZA PLENA en la fidelidad de Sus Promesas.  ¡Elijamos pues la confianza!

El será la seguridad de tus tiempos,

Te dará en abundancia salvación, sabiduría y conocimiento

El temor del SEÑOR será tu tesoro

Isaías 33:6

Él enaltece a los humildes

Y da seguridad

a los enlutados

Job 5:11

Si hemos creído que Dios es inmutable, la viudez es la oportunidad de afirmar esta verdad en nuestra situación particular.  Dios no cambia, no varía, Él no afirmó ayer algo que hoy no cumplirá. Él no miente ni se arrepiente como nosotros los humanos y jamás dará una carga, un dolor o una aflicción sin proveernos, al mismo tiempo, de la gracia y el poder de SU SANTO ESPÍRITU para sobrellevarla. Recordemos que Él es quien da y Él es quien quita y es TODOPODEROSO para darnos la fuerza sobrenatural a través de SU SANTO ESPÍRITU para poder afirmar cada día: ¡Bendito sea el NOMBRE del SEÑOR en mi viudez!

Así que, a pesar de desconocer el plan del SEÑOR para el futuro, si nuestra  confianza está arraigada y cimentada en la persona y el carácter del Gran YO SOY, podemos estar seguras que habrá  verdadera seguridad, consuelo real e inmediato en los momentos de dolor; paz que sobrepasa todo entendimiento;  provisión invariable para nuestras necesidades materiales y sabiduría para criar y guiar a nuestros hijos. Él enviará la ayuda humana necesaria y eficaz en el momento preciso. Así que no hay nada qué temer.  Verdaderamente el TODO SUFICIENTE será suficiente para satisfacer todas nuestras necesidades.

Personalmente atesoro esta promesa y la hago propia cada vez que se hace necesaria:

No temas, porque yo estoy contigo;

no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo;

siempre te ayudaré,

siempre te sustentaré

con la diestra de mi justicia.

Isaías 41:10

¡Qué maravillosa y valiosa garantía  en nuestro caso particular!

Con corazón agradecido puedo decir hoy, que no cambiaría “el bienestar” y la “seguridad” pasajeras que experimenté  antes de pasar por el valle de sombra de muerte por ninguna de  las profundas lecciones que aprendí acerca del carácter de un Dios personal. Doy gracias por el privilegio de haber sido y seguir siendo testigo de Su fidelidad y de Su amor a través de Sus hijos; por llegar a entender en parte Su soberanía y experimentar Su presencia, Su consuelo y Su provisión. Fue la voluntad de Dios llevarse a mi esposo, y mi confianza plena radica en que Su voluntad es buena agradable y perfecta.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yadira Erchila-Gorek

Yadira Erchila-Gorek

Su amor por la palabra del Señor y su anhelo por encontrar recursos basados en las Escrituras para enseñarlos al grupo de mujeres latinas que lidera desde hace 8 años, la llevaron a la página web de Aviva Nuestros Corazones. Al descubrir la riqueza y abundancia de las enseñanzas ella y su grupo "Restaurando" se unieron al ministerio muy rápidamente. Yadira se convirtió en embajadora debido a que el mensaje de libertad, plenitud y abundancia de Aviva Nuestros Corazones fue la respuesta del Señor a sus oraciones en cuánto a la dirección a seguir. Ella y sus hermanas han dicho "sí Señor" y han abrazado al llamado a la feminidad bíblica y anhelan que muchas mujeres en Europa sean alcanzadas con el mensaje de libertad.

Agradecida por ser testigo de la fidelidad y el consuelo de DIOS en su vida como viuda y madre de dos varones en la etapa de la adolescencia ella ha experimentado el sufrimiento intenso de primera mano. Tuvo el privilegio de acompañar a su esposo durante los 3 años y medio de su enfermedad y lo vio llegar a los pies de Cristo al final de sus días.

Yadira es guatemalteca de nacimiento y ha vivido durante los últimos 19 años en la ciudad de Hanóver en el norte de Alemania.

Únete a la conversación