Conoce la historia de Patricia

Fue en 1981, estudiando en la universidad, donde unos amigos nos invitaron a mi esposo y a mí, a ir a la iglesia y escuchar el evangelio. Ambos fuimos impactados por el mensaje de la Palabra de Dios. Y diez meses después de habernos casado y dos meses después de haber escuchado este mensaje por primera vez, abrazamos la salvación que sólo se halla en Cristo.

En los siguientes años Dios nos regaló tres hijos y hoy en día nos coronan cuatro nietos. En 1985 mi esposo fue elegido pastor de la iglesia donde hoy todavía somos miembros y él sigue siendo uno de los pastores. 

Por la gracia de Dios entendimos temprano que mi llamado era a ser esposa y madre. Todos esos años tuve el enorme privilegio de quedarme con mis hijos a tiempo completo y ser ayuda idónea para mi marido.

Pero no fue sino hasta el 2006, que Dios comenzó a inquietarme con asuntos relacionados con mi vida cristiana, como mujer e hija de Dios. Pero no entendía a que era a lo que Él me estaba llamando. A través de algunos libros, como Mujer Verdadera de Susan Hunt y algunos otros fue que Dios preparó el terreno de mi corazón para lo que sucedería en el  2008.

Durante el 2007 comencé a escuchar  a Nancy Leigh DeMoss en los programas de Revive Our Hearts diariamente y fue en septiembre del 2008, que con un grupo de aproximadamente 100 mujeres asistí a una conferencia de mujeres, en Chicago, EUA, con el titulo de True Woman o Mujer Verdadera.

Mi vida fue transformada a partir esa conferencia.  Dios comenzó un proceso en mí de anhelar que otras mujeres entendieran el mensaje de la feminidad bíblica. Que Dios nos ha hecho mujeres por diseño y que esto tiene consecuencias.  Para este tiempo hemos sido colocadas en el mundo, y como mujeres debemos vivir, modelar y traspasar todo esto que El nos ha dado.  El diseño divino va mas allá de la maternidad física o de ser esposa, transciende el tiempo y hace que nos involucremos como hijas de Dios en cualquier etapa de la vida donde Él nos ha colocado, en nuestras iglesias y hogares para poner nuestro dones y talentos a Su disposición.

Hoy, por su gracia, soy parte de Aviva Nuestros Corazones. Tengo el privilegio de ser la voz de Nancy en los programas diarios y también de ser parte de este equipo de mujeres que estamos trabajando alrededor del mundo, para que las mujeres sean libertadas de la esclavitud y las mentiras de Satanás y sean trasladadas al Reino eterno de Jesucristo.  Además el Señor me ha colocado en el Ministerio de Mujeres de mi iglesia local y es mi anhelo que Él manifieste Su gloria trayendo un avivamiento en nuestro medio.

 

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Patricia de Saladín

Patricia de Saladín

Patricia vive en Santo Domingo, República Dominicana. Está casada con Eduardo Saladín, pastor de Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo en Santo Domingo. Actualmente dirige el Ministerio de Mujeres en su iglesia y le apasiona llevar el mensaje de la feminidad bíblica a las mujeres de habla hispana. Su anhelo es verlas conocer y abrazar la Verdad que las hace libres en Cristo.  Sirve en el ministerio de Aviva Nuestros Corazones como la voz de Nancy DeMoss Wolgemuth. Tiene tres hijos adultos, Rosalía (casada con Daniel), Sarah (casada con Nazario) y Eduardo Alfredo. Además, Dios le ha regalado cuatro nietos: Patricia, Daniel, Samuel y Nazario.