Creciendo en Agradecimiento | Día 28

Filipenses 1:3-11
3Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros,
4orando siempre con gozo en cada una de mis oraciones por todos vosotros,
5por vuestra participación en el evangelio desde el primer día hasta ahora,
6estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.
7Es justo que yo sienta esto acerca de todos vosotros, porque os llevo en el corazón, pues tanto en mis prisiones como en la defensa y confirmación del evangelio, todos vosotros sois participantes conmigo de la gracia.
8Porque Dios me es testigo de cuánto os añoro a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús.
9Y esto pido en oración: que vuestro amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo discernimiento,
10a fin de que escojáis lo mejor, para que seáis puros e irreprensibles para el día de Cristo;
11llenos del fruto de justicia que es por medio de Jesucristo, para la gloria y alabanza de Dios.

Si expresar gratitud se ha de convertir en una forma de vida para nosotras, no podemos tratarlo como un ejercicio opcional. Si nunca sale de nuestra lista de “deseos”, o si se queda anidado con todas las otras cosas buenas que esperamos hacer algún día, ese “algún día” de la gratitud jamás llegará a nuestros calendarios. Seguirá siendo una dulce intención, pero no una práctica constante.

Así que quiero animarte a que pienses en la gratitud como una deuda que tienes, de la misma manera que debes pagar tus facturas mensuales. Inicia una lista llamada “Cuenta de Gratitud”, con personas especificas a quienes les debes agradecimiento.

De este modo, puedes llevar a cabo hoy el propósito de hacer una llamada telefónica para simplemente agradecer a una amiga por la forma en que mostró interés en tu vida cuando atravesaste algún momento difícil. Esta noche cuando el Señor te abra una oportunidad de escribir una notita de gracias ya tendrás una lista de personas de donde escoger.

Todos tenemos cuentas de gratitud. Solo que no muchas las mantenemos al día con los pagos. Asegúrate que estás convirtiéndote en una de esas personas que se mantienen al día en sus cuentas.

                                          ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth ha tocado las vidas de millones de mujeres a través del ministerio de Aviva Nuestros Corazones y del Movimiento de Mujer Verdadera, llamando a las mujeres a un avivamiento espiritual y a la feminidad bíblica. Su amor por Cristo y por Su Palabra es infeccioso y permea todos sus alcances, desde sus conferencias, y sus programas de radio (Aviva Nuestros Corazones, Revive Our Hearts y Seeking Him).

Ha escrito diecinueve libros, incluyendo Mentiras que las mujeres creen y la Verdad que las hace libres, En busca de Dios (junto a Tim Grissom), y Adorned: Living Out the Beauty of the Gospel Together. Sus libros han vendido más de tres millones de copias y están llegando a los corazones de las mujeres alrededor del mundo. Nancy y su esposo, Robert, radican en Michigan.