Cuando el día de las madres no es una celebración

Dios sabe que el día de las madres es el día más difícil del año para alguna de ustedes. Tu tristeza pudiera estar relacionada a tu madre que:

  • No está viva.
  • La vida con tu madre es muy complicada para celebrarla.
  • Tu no madre no es parte de tu vida.
  • No puedes celebrar este día con tu madre porque vive muy lejos.
  • Tu madre está enferma o sufre demencia.

Pudiera ser tristeza relacionada a tu propia maternidad:

  • Has deseado tener un hijo pero nunca has podido quedar embarazada.
  • Has experimentado una pérdida o un hijo que no ha nacido vivo y no tuviste ni un solo momento de poder mirar a los ojos de tu hijo.
  • Acostaste a tu hijo para dormir una noche o para una siesta, y tu pequeño nunca se despertó.
  • Después de haber perdido a ese hijo, sientes miedo cuando miras a tu otro hijo o cuando piensas en volver a intentar.
  • Estuviste cerca de adoptar a ese niño a quien amabas ya a la distancia, y los planes se desvanecieron.
  • Tu hijo, haya sido un niño o un adulto, perdió la batalla contra una enfermedad, o murió de manera accidental, o fue asesinado, o se quitó la vida.
  • Tuviste que dar tu hijo en adopción y ahora tiene otra mamá.
  • Lloras sobre un embarazo que decidiste termina.
  • Tu hijo está alejado de ti.
  • Siempre soñaste que para esta etapa de tu vida, estarías casada y con hijos pero eso no ha sucedido.
  • Tu pequeño sufre de una discapacidad que no te permite ni siquiera escuchar un «te amo mamá».

Dios sabe. Esto no es una frase cliché que utilice al principio del artículo. Dios sí sabe. Él conoce tu temor, dolor, ira, ansiedad, amor –esa amalgama de emociones que hoy te es difícil de describir–. Él sabe que a pesar de que la mayoría de los días estás calmada, este día altera todas las cosas.

Es mi oración que tu iglesia y aquellos cercanos a ti sean las manos de Cristo y su corazón para ti, en este día de las madres. Aun si otras personas no están apercibidas o no son sensibles a ti, oro que puedas sentir la profunda compasión de Jesús, quien lleva nuestros sufrimientos y cargó nuestra dolor.

¿Es el día de las madres una celebración para ti este año? ¿Por qué sí o por qué no? De cualquier manera...

  • Pídele a Dios que cumpla Sus propósitos. Dios usa la adversidad para mostrarnos lo que está en nuestros corazones, para purificarnos, y para profundizar nuestra dependencia en Él. (Deut 8:3)
  • Pon tu confianza en el Señor. Él es digno de confianza. Dios es fiel, Él te ama, Él sabe por lo que estás pasando, y Él se preocupa por ti. Confía en que Él suplirá tus necesidades. (Mat 6:25–34)
  • Alcanza a otros. No pienses solo acerca de tus problemas; pon las necesidades de los demás por encima de las tuyas. (Fil 2:4)
  • Regocijate en el Señor.  No dejes que el enemigo te robe el gozo. Si tienes a Dios, lo tienes todo, y tienes razón para regocijarte. (Hab 3:17-18)

Los puntos son sacados de la serie Esperanza para tiempos inciertos de Nancy DeMoss Wolgemuth.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Únete a la discusión