Cuando el hogar se convierte en un Ídolo

Cuando estaba aprendiendo a conducir, mi padre solía decir: «Tú eres quien conduce el automóvil. No dejes que el auto conduzca». Lo decía cada vez que iba demasiado rápido y comenzaba a perder el control. Pensé mucho en esa expresión la semana pasada. Era una de esas semanas de virus estomacal y de toda la noche con vómitos. Agrega a eso la combinación del caos de renovación de la casa y treinta y dos semanas de embarazo, y me quedé con una opción simple -escapar a Starbucks el momento en que mi esposo llegara a casa. En otras palabras, le expliqué a Clint una tarde, «esta taza de café, y lo que es más importante, el silencio que la rodea, es una cuestión de vida o muerte».  Él me dejó ir. 

Es tan irónico que algo tan valioso como el llamado a administrar un hogar pueda convertirse en una de las mayores fuentes de idolatría y pecado en mi vida.

En el momento en que el aroma del café llenaba el aire, mi mente comenzó a despejarse. Pensé en todo de lo que estaba «escapando» -cinco cargas de ropa sucia que esperaban ser dobladas (durante los últimos tres días), disputas interminables por una muñeca de Elsa, suficientes juguetes en el piso de la sala como para comenzar mi propio negocio, suficientes migajas en la alfombra para alimentar a un pueblo de ratones...

Mi Hogar, mi... ¿ídolo?

«Tu manejas el hogar. No dejes que la casa te maneje a ti». Hmmm... De repente, tenía quince años de nuevo, tratando de conducir un automóvil que estaba completamente fuera de control. Es tan irónico que algo tan valioso como el llamado a administrar un hogar puede convertirse en una de las mayores fuentes de idolatría y pecado en mi vida. Ha sido así para mí desde hace mucho tiempo. Soy el tipo de persona que preferiría limpiar toda mi casa y luego correr para recoger a los niños a la escuela con el aspecto de haber escapado de un campamento de refugiados en lugar de arriesgarme a regresar a una casa que parece un campamento de refugiados. Así soy, el ídolo que siempre me atrae. ¿Y quieres saber la verdad? Realmente no tiene nada en absoluto que ver con la casa.

Cuando todo está limpio y ordenado a mí alrededor, siento que mi corazón está limpio y ordenado. Siento que tengo el control. Como si tuviera éxito. Y eso es lo que me impulsa. Es ese sentimiento de Dios (ilusión, en realidad) que me hace creer que puedo manejar los desórdenes en mi corazón al manejar los desórdenes de mi casa. Pero como saben todos los fanáticos de la limpieza, es tan fugaz como una encimera limpia. Y esta es la parte realmente irónica: todo el tiempo que estoy desfilando como una diosa en control de su universo, la casa en realidad me está controlando. Está gobernando mis emociones y reacciones. Dictando mis elecciones y actitudes. No es mi subordinado; es mi amo, ¿por qué más sentiría la necesidad de escapar?

Y no solo se limita a la limpieza. Mientras me preparo para tener otro bebé, mis instintos de anidación están a toda marcha, tambaleándose bajo una montaña de muestras de pintura y catálogos de Pottery Barn. ¿Es malo que quiera que mi casa se vea hermosa? ¿Tener un lugar cálido y acogedor (y tal vez un poco provocador de envidia)? Ahh, ¡el acto de equilibrio! Desearía poder ordenar las actitudes en mi corazón como lo hago con los juguetes de los niños.

¿Deseo bendecir a mi familia con una hermosa casa? Fantástico, eso es válido. ¿Impulso egoísta para sentirse bien conmigo misma? Asco, a la basura. ¿Deseando servir a los demás? ¿Disfrutar y abrazar mi vocación como ama de casa? Impresionante, eso es válido también. ¿Espíritu competitivo, materialista, consumido con cosas terrenales? ¡Basura!

Pero las malas motivaciones en mi corazón no son como las cebollas que puedo quitar de la cena de mi hijo pequeño. Están entretejidos profundamente, como un virus. Lo que necesito es el antídoto. Necesito la respuesta verdadera para los dolores y deseos de mi corazón. Necesito recordar que este anhelo de «anidar» es realmente un anhelo de seguridad y estabilidad. Es el grito de mi corazón por un lugar de pertenencia.

Encontrando la respuesta verdadera

Y en este profundo dolor de corazón, Jesús ofrece seguridad, identidad y propósito. Él me mira a mí (y a ti) y dice: «Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable» (1 Pedro 2: 9).

Él me mira (y a ti) limpiando el vomito de la alfombra a las 2 a.m., y dice: «Te basta mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad» (2 Corintios 12: 9).

Él me mira (y a ti) corriendo entre platos y pañales, llevando a los hijos del vecino, haciendo todo lo posible para ser lo suficientemente buena, y dice: «Has sido crucificada conmigo, y ya no eres tú la que vive, sino Yo vivo en ti. Así que vive esta vida en la tierra por fe en Mí, porque yo te amo y me di a Mí mismo por ti» (Gal 2:20, parafraseado).

Necesito recordar que este anhelo de «anidar» es realmente un anhelo de seguridad y estabilidad. Es el clamor de mi corazón por un lugar de pertenencia.

Seguridad, identidad, propósito. Esperanza, fuerza, gracia ¡Qué tonto es creer que podríamos encontrar estas cosas en una lata de pintura o en una sala de juegos ordenada! ¿Esto significa que tiraremos la toalla y nos registraremos para una aparición especial en algún programa de televisión de supervivencia? No. por más tentador que eso pueda sonar. Tú y yo hemos sido llamadas a una carrera (Hebreos 12:1).

Comenzó en el momento en que nos rendimos a Cristo, y culminará el día en que crucemos la línea de la meta y caigamos en sus brazos. Debemos seguir corriendo, pero igual de importante, debemos preguntarnos por qué estamos corriendo. ¿Estamos corriendo para ser aceptadas, o estamos corriendo porque ya somos aceptadas? ¿Estamos corriendo por el premio celestial o uno terrenal? Oh, qué trágico sería cruzar la línea de meta con una casa «perfecta» y una carrera de vida sin rumbo.

¿Y a ti, qué te motiva? Cuéntanos de tu experiencia.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Jeanne  Harrison

Jeanne Harrison

Esposa de pastor y madre de tres niñas, sus blogs sobre encontrar contentamiento en el lugar donde Dios te ha colocado, ya sea hermoso, doloroso o que ¡a menudo nos cause disgusto! Recientemente publicó su primer libro, Loving My Lot: A Young Mom's Journey to Contentment.