Cuando prefieres un cutis perfecto más que un corazón puro

Por Paula Hendricks

"Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios” (Mat. 5:8).  

Puro. Limpio. Perfecto. Queremos respirar aire puro, tomar agua limpia, tener un cutis perfecto. Asistimos al colegio en carros limpios, con cabello limpio y ropa limpia (a menos que nos despertemos tarde, entonces, si eres como yo simplemente te pones un sombrero sobre tu pelo sucio).

La mayoría de las personas no quieren verse ni oler desagradablemente en su exterior. Pero en su interior… es completamente otra historia.

¿Qué tan malo es realmente? Nuestra cultura se burla de la pureza y celebra la obscenidad. No somos tan diferentes. Muy adentro, odiamos la pureza. Pensamos que Dios no está colaborando con nosotros cuando nos llama a ser santos como Él es Santo. Irónico, ¿no es cierto? En cualquier otra área de la vida (excepto nuestros corazones) queremos ser limpios. ¿Por qué? Es porque nacimos con un corazón sucio (observa Génesis 3 para que leas la triste historia de cómo ocurrió). Y cuando digo sucio, realmente quiero decir sucio. Es peor de lo que piensas, en Génesis 6:5 Dios ve que cada una de las intenciones de los pensamientos de nuestros corazones es sólo maldad,  continuamente. ¡Chispas!

Así que cuando Jesús dice: “Bienaventurados los de limpio corazón”, ¿cómo podemos obtener un corazón limpio y puro?

¿Cómo obtener un nuevo corazón? No puedes.

Tú sabes como es. Una lavada más no quitará las manchas en esa blusa blanca, necesitas una blusa blanca totalmente nueva.

Igual ocurre con nuestros corazones, necesitamos que sean completamente nuevos. Afortunadamente, Dios está en el negocio de trasplante de corazón… ¡y Jesús pago tu cuenta! Observa Su promesa en Ezequiel 36:26-27: “Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitare de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Pondré dentro de vosotros mi espíritu y hare que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas.”

Sin embargo, para obtener este nuevo corazón, tienes que quererlo. Primero tienes que ponerte de acuerdo con Dios en que tienes un corazón sucio y después firmas aceptando el trasplante.

Cómo mantener limpio el nuevo corazón. Obtener un nuevo corazón es solo el comienzo. Hace poco compré un par de tenis Adidas azul turquesa. Tenían suelas blancas y ya me había tocado limpiarlas varias veces. Los zapatos nuevos no se mantienen limpios mientras caminas por la vida. Los corazones nuevos tampoco. Entonces, ¿Cómo puedes limpiar tu corazón? Con frecuencia necesitas permitir que la Palabra de Dios te muestre dónde estás sucio. (Juan 17:17) Después, cuando lo confiesas, Dios promete limpiarte de esas suciedades. (1 Juan 1:9)

Cómo es esto posible. ¿Pero por qué debes obsesionarte con la pureza interior cuando tienes proyectos de la escuela, el paseo de coro y ese trabajo de verano? La parte final de Mateo 5:8 explica por qué: “Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.” Eso es asombrosamente maravilloso. ¿Te acuerdas como en el Antiguo Testamento este santo, puro, limpio, inalcanzable Dios habitaba en una sección especial del tabernáculo llamado el “Lugar Santísimo”? Solamente el Sumo Sacerdote podía cruzar las cortinas gruesas hacia el Lugar Santísimo y sólo podía hacerlo una vez al año. Y sólo si él traía consigo un sacrificio de sangre. Sino, Dios lo mataría. Tenía que ofrecer un sacrificio de sangre para limpiar su corazón sucio.

¡Ahora, piensa que este santo, puro, limpio e inalcanzable Dios puede ser visto y conocido por ti! ¿Cómo? Las pesadas cortinas que te separaban de Él han sido rasgadas.

Sabemos por las Escrituras que cuando las cortinas del templo se rasgaron justo después de la muerte de Jesús, eso representó que el cuerpo de Jesús fue desgarrado por ti (Heb. 10:19-22). Su sangre fue puesta en ese lugar de misericordia para que Dios te diera la bienvenida en el Lugar Santísimo.

Si no puedes “ver” a Dios, ¿será porque nunca has tenido un trasplante de corazón? ¿Estás lista para pedirle un nuevo corazón? Si has sido lavada con la sangre de Jesús, ¿Te lavarías en las aguas de Su palabra? 

Puro. Limpio. Perfecto. Adentro. Afuera. Es posible, a través de Cristo. Es para lo que fuiste creada.

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Paula Hendricks Marsteller

Paula Hendricks Marsteller

Paula se graduó del Instituto Bíblico Moody en 2005 con una licenciatura en Comunicación Impresa. Dos semanas más tarde, ella comenzó a trabajar en Aviva Nuestros Corazones, donde actualmente se desempeña como Directora de Redacción y Editorial. Su primer libro, "Confessions of a Boy-Crazy Girl", fue programado para ser lanzado en septiembre del 2013. Cuando no está blogueando, la encontrarás su andar con gente que satisface su insaciable deseo de hacer preguntas.

Únete a la discusión