Detalles domésticos en esta temporada de festividades

¿Estás lista para la temporada navideña? Hay una mezcla de emociones: toda la comida deliciosa, fiestas con amigos y familiares que quizás solamente puedes ver una vez al año, música especial que solo se toca en esta época del año y ciertas actividades que definen la temporada. Sin embargo, también involucra toda la preparación y planificación, la programación para tratar que todo suceda, las compras de los alimentos específicos antes de que se agoten en los supermercados, encontrar las mejores ofertas para los regalos, y la lista sigue...

Soy una planificadora, tipo A. Me encanta hacer listas y adelantarme a las cosas para que el día, la semana y el mes encajen perfectamente con todo, y así asegurarme de cumplir con las expectativas de todos (y las mías). Sin embargo, también me agoto fácilmente.

¿Alguien se identifica conmigo?

Detalles domésticos

Mientras leía recientemente sobre el primer éxodo (Éxodo 12), el Señor me llevó a una nueva comprensión de algo que ahora me recuerdo a mí misma con frecuencia y pensé en compartirlo con cualquier otra persona que lo necesite, especialmente cuando entramos en la temporada navideña.

Es posible que conozcas la historia sobre las 10 plagas de Egipto y los israelitas que cruzaron el mar, pero hay un detalle intermedio que creo que Dios puso allí específicamente para nosotras las mujeres.

«Y los egipcios apremiaban al pueblo, dándose prisa en echarlos de la tierra, porque decían: “Todos seremos muertos”. Tomó, pues, el pueblo la masa, antes que fuera leudada, en sus artesas de amasar envueltas en paños, y se las llevaron sobre sus hombros». -Éxodo 12:33-34

 Aquí tenemos un detalle doméstico en medio de estos dramáticos y milagrosos eventos: su masa no tenía levadura. Y para las que han hecho pan previamente, (sé que muchas de ustedes empezaron a aprender a hacerlo durante la pandemia), saben que solo agregan un poco de levadura a la masa y luego la dejan en un lugar cálido para que se levante; esto toma entre 12 minutos y 24 horas, dependiendo del tipo de levadura y la temperatura de tu cocina. Sin embargo, estas mujeres no tuvieron este poco tiempo para hacer ni siquiera eso, de tan rápida que fue su salida.

Me pregunto acerca de todos los otros pequeños detalles de las cosas por hacer, el pan sin levadura fue solo una de las muchas cosas que había que preparar. Probablemente, ni siquiera tuvieron tiempo de hacer una lista de cosas por empacar. Seguro también tuvieron que tener en cuenta algunas cosas para llevar para los animales, aunque por lo menos la mayoría podría llevar o tirar de la carga. ¡Siento estrés al pensar en esas mujeres intentando manejar todo eso!

Debido a que las mujeres normalmente supervisamos los detalles domésticos, a menudo podemos sentir que nuestras tareas no se ven o no se toman en consideración; pero podemos darnos cuenta de que, a pesar de todo, Dios habló incluso en este detallito. Dios les proporcionó exactamente lo que necesitaban cuando lo necesitaban. 

«Los israelitas hicieron según las instrucciones de Moisés, pues pidieron a los egipcios objetos de plata, objetos de oro y ropa. Y el Señor hizo que el pueblo se ganara el favor de los egipcios, que les concedieron lo que pedían. Así despojaron a los egipcios... unos 600,000 hombres de a pie, sin contar los niños». -Éxodo 12:35-37

Ahora leemos que debían pedir artículos de plata y oro y ropa. ¿No estaban tratando de reducir sus necesidades? ¡Ni siquiera traían pan con levadura! Sin embargo, estos elementos mencionados eran prácticos y necesarios para su viaje. De hecho, el pueblo de Israel había estado esclavizado durante cientos de años y probablemente no tenían casi nada para el viaje que estaban a punto de emprender. 

Ya sea que nos demos cuenta en este momento o no, la provisión de Dios es exactamente lo que necesitamos. ¿Con qué frecuencia planeamos en exceso o nos preparamos en exceso tanto que termina siendo innecesario? Estos artículos adicionales de oro, plata y ropa deben haber hecho que empacar y viajar fuera aún más intenso, ¡pero qué riquezas permitió Dios! Dios sacó a más de 2 millones de personas en una noche y proveyó abundantemente a través de sus enemigos y vecinos. Eso es increíble y un milagro que a menudo se pasa por alto.

Lo que realmente es necesario

Los israelitas no tuvieron tiempo para prepararse, planificar o empacar para el mayor cambio de sus vidas. Pienso en mí y me quedo tan atrapada y agobiada en la preparación y la planificación de los pequeños cambios de la vida. La clave siempre es dejar que Dios controle y provea lo que realmente se necesita y lo que Él quiere que se haga.

En la Palabra aprendemos que fue el mismo día (Éxodo 12:41-42) que los israelitas fueron sacados de Egipto después de 430 años y cada año debían observar este día por lo que el Señor había hecho por ellos.

Probablemente, los israelitas dejaron atrás la mayoría de sus posesiones. Sin embargo, todos partieron de Egipto, los lentos, los planificadores meticulosos, incluso los procrastinadores; todos salieron sin falta ese día. ¡Podemos maravillarnos de lo que Dios hizo para llevar a cabo un éxodo como este!

Para nosotras, las celebraciones de días festivos como Navidad y Año Nuevo son el mismo día todos los años, pero ¿por qué andamos locas como si dependieran de nosotras? Nunca lograremos hacer todas las pequeñas cosas que hubiéramos esperado o deseado, no obstante podremos celebrar cada año la razón de la celebración, sin importar cuán pocas o abundantes sean las cosas que tenemos. Dios proveyó al pueblo de Israel exactamente de lo que necesitaban en ese mismo día y nos proveerá lo que necesitemos en los días de celebración, y cualquier otro día por el que puedas estar ansiosa.

«Y mi Dios proveerá a todas sus necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús». -Filipenses 4:19

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nicole Njoroge

Nicole Njoroge

Nicole reside en el norte de Indiana con su esposo Sam. Ella ama la aventura, especialmente la aventura infinita de conocer a Dios a través de Cristo en Su Palabra. Actualmente es la Gerente de contenido digital en español y … leer más …

Únete a la conversación