Día 2 | Has sido engañada

Christina asistió a una conferencia de Revive our Hearts y luego compartió su experiencia con el ministerio:

“10 años después de recibir a Cristo, y 29 años después de mi aborto – aunque conocía y había aceptado el sacrificio de Cristo – el enemigo usó esto contra mí. Me sentí sucia, avergonzada y sentía que no merecía nada. Una de las charlistas de la conferencia habló acerca de revelar “ese secreto que te tiene atada” – ese secreto que te señala todo el tiempo y no deja que te sientas llena, libre y fructífera en Cristo. Ella nos animó a compartir ese secreto con alguien que conociéramos. Estaba nerviosa y preocupada. No fue fácil. –Me tomo un tiempo, pero confesé mi pecado. Ese fue el comienzo de mi proceso de sanación. Ahora, el Señor me está dando la oportunidad de compartir con otras mujeres la Verdad, la luz, y la libertad que encontré en Él.

Esta es una realidad simple pero profunda que es la raíz de la mayoría de nuestras luchas – hemos sido engañadas. Aunque Christina fue perdonada y liberada por medio de la sangre de Jesucristo que nos limpia, estaba atada a su pasado y encadenada a su culpa. Las mentiras que Christina creyó sonaban tan reales, que ella las aceptó como verdad – de la misma manera que lo hacemos nosotras.

Todos los problemas en la historia del universo se remontan a una sola mentira. A ese día fatal en el Jardín del Edén, Eva escuchó, creyó, y luego actuó acorde a el plan cuidadosamente elaborado de Satanás para derrotar a la humanidad (Génesis 3:1-6).

Día tras día somos bombardeadas con muchas formas de engaño que entran a nuestra mente. Son lanzados hacia nosotras por nuestro incansable enemigo, el diablo,  por el sistema caído del mundo en el que vivimos y por nuestra propia carne, los cuales están en desacuerdo con Dios y quieren seducirnos.

¿Alguna de estas tentaciones te suena familiar?

  • Adelante… nadie lo sabrá.
  • Tu esposo no merece respeto hasta que empiece a actuar diferente.
  • Visitar este sitio web para saber de qué están hablando todos no hará daño, tú puedes manejarlo.
  • Tienes todo el derecho de estar furiosa. Ella no debió hacerte eso.
  • Dios quiere que seas feliz. El matrimonio y los hijos no fue realmente lo que esperabas.
  • No serías así si tuvieras un padre que te amara y te cuidara.

Las mentiras sutiles son las que no cuestionamos porque suenan como la verdad. Si lo que leemos o escuchamos suena bien, se siente bien – pero es contrario a la palabra de Dios – entonces ¡no está bien!

La misión de Satanás es totalmente contraria a la misión de Jesús. El enemigo trabaja horas extras para esclavizar, descalificar, y cubrirnos con vergüenza. Jesús nos cubre con mantos de salvación y nos envuelve con su túnica de justicia (Isaías 61:10). Nuestro salvador vino al mundo para dar testimonio de la verdad (Juan 18:37).

Cuando despertemos de las mentiras que estamos creyendo y escojamos el camino de la verdad, Jesús nos hará libres – ¡verdaderamente libres!

Hazlo Personal:

¿Hay algún área de tu vida donde te sientas derrotada, desanimada, o abrumada? Jesús ofrece algo mejor. Haz que la verdad de hoy sea tu oración.

La Verdad de Hoy:

Salmos 25:4-5: “Señor, muéstrame tus caminos, y enséñame tus sendas. Guíame en tu verdad y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti espero todo el día.”

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Artículos relacionados

Únete a la discusión