Enfocándome en lo eterno

“Lo que sufrimos en esta vida es cosa ligera, que pronto pasa; pero nos trae como resultado una gloria eterna mucho más grande y abundante. Porque no nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no se ve, ya que las cosas que se ven son pasajeras, pero las que no se ven son eternas”. 2° Corintios 4:17-18 (DHH)

Es inmedible lo devastador que ha sido el feminismo en nuestra sociedad y cómo ha afectado el  concepto original de las mujeres de su rol en los hogares.

No deja de resonar en mi mente cuando una joven mamá embarazada de su segundo hijo me decía “No puedo dejar de trabajar, mi esposo me dice que si dejo mi empleo no llegaremos a fin de mes. Cuando expresé la idea de que mi esposo tomara dos trabajos me dijeron que era una aprovechadora, que yo quería que mi esposo trabajara  para yo quedarme en casa sin hacer nada en todo el día”. Esto es nada más y nada menos que pensamiento del mundo y de personas que rechazan por completo el diseño original de Dios para la familia.

Toda mujer verdadera reconoce que la misión principal de Dios para ella es su “hogar”, ese es el lugar donde una mujer debe servir con todas sus fuerzas y desarrollar su máximo potencial.

Tenemos un llamado que cumplir en este tiempo, ¡Ahora! Tenemos que dejar un legado a la generación futura, debemos llevar adelante el ministerio del hogar con la mirada puesta en lo que no se ve, en lo eterno, como dice el apóstol Pablo. Este sentir nos da la valentía de enfrentar el pensamiento mundano de que estar en casa no tiene sentido y que debemos contribuir en algo más útil. Pero nada es más ventajoso que sembrar en lo eterno, no hay nada más acertado que llevar adelante la tarea de esposas y madres que dicen ¡Si! al diseño de Dios para la mujer, ¡éste es nuestro sublime trabajo!

Dios nos ha dado el elevado llamado de ser ayuda idónea del hombre y de ser maestras, ¡cuánta responsabilidad y cuánto por hacer!, sin dudas no es una tarea fácil, es una labor que debemos desempeñar con mucho esmero y cuidado porque todo lo que hagamos tiene su eco en la eternidad, desde lo que sembremos en el corazón de nuestros hijos como la inigualable ayuda que seamos para nuestros esposos. Dios nos da Su Gracia para llevar adelante esta encomienda.

Si estás lidiando con las acusaciones del mundo, ¡no temas! el Señor está contigo y ¡haz Su voluntad que es buena, agradable y es perfecta! Si queremos hogares que en verdad sean un reflejo de la vida cristiana adentrémonos en el plan divino.

Reflexionemos; ¿es mi hogar una prioridad para mí? ¿Lo refleja esto el tiempo de calidad y cantidad que dedico sirviendo a mi familia? ¿Estoy dando importancia a lo que otros piensan de mí? ¿Busco agradar a Dios o a los hombres? ¿Confío en la providencia de Dios para mi familia o tengo puesta mi seguridad en el dinero?

¡Ora al Señor! que Él ordene todo en tu vida, para Dios nada es difícil, busca Su voluntad y confía en El.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Débora Dilge de Peralta

Débora Dilge de Peralta

Débora esta casada desde hace 16 años con Victor Peralta, Pastor de la Iglesia Cristiana de la Gracia, en Bahía Blanca, Argentina. Tienen dos hijos a quienes educan en el hogar y juntos como familia alojan niños con necesidad de abrigo transitorio, a quienes instruyen cada día con el deseo de imprimir el evangelio en sus corazones. 

Débora abrazó el llamado del ser esposa y madre a tiempo completo y dirige un estudio bíblico para madres en su casa donde concurren mujeres de diversas congregaciones, también enseña junto a otras mamás en la escuela bíblica de niños. 

Gozosa de servir como representante de Aviva Nuestros Corazones en su país, Débora siente un fuerte compromiso de extender y anunciar el diseño de Dios para las mujeres, animándolas a conocer la verdadera libertad, plenitud y abundancia en Cristo.