Entre pañales hasta el nido vacío | La velocidad mata el paisaje II

“…y el corazón del sabio conoce el tiempo y el modo. Porque para cada deleite hay un tiempo y un modo…” (Ec.3:5b-6)

La semana pasada reflexionábamos cómo la velocidad podía hacernos perder la oportunidad de adorar al Señor y darle gracias al contemplar la belleza de Su creación; en ese caso, un remedio que tenemos al haber pasado por alto el despliegue de Su gloria en cada tramo de la carretera, es devolvernos y hacer nuevamente la ruta que ya anduvimos proponiéndonos observar cada detalle que nos pasó desapercibido.

Pero hay una carretera por la cual nunca podremos volver a transitar para recuperar los “paisajes” perdidos, y es ver crecer a nuestros hijos,  acompañarlos en su aprendizaje,  verlos desarrollarse en cada una de las etapas de su vida.

Reconozco que cuando estamos envueltas en todas esas tareas del cuidado de los bebés, la lactancia, los primeros dientes, las primeras palabras, los primeros pasos, los primeros golpes, los constantes viajes al pediatra, el aprendizaje diferente cada año, los retos con los adolescentes, el trayecto nos parece interminable y cuesta arriba. Al final del día, nos sentimos extenuadas, sin fuerzas, cansadas, y si alguien se atreve a decirnos ¡disfruta este tiempo! Quizás pensemos que esa persona ha perdido la razón.

O nos puede parecer un cliché cuando nos recalcan “disfrútalos porque los hijos se van rápido”. En nuestro interior nos preguntemos ¿Rápido? ¡Si apenas tiene “x” años, falta mucho trecho por andar con todas las responsabilidades diarias y constantes que implica!”.

Pero la verdad es que aunque cada etapa de la maternidad conlleva sacrificios, dedicación, esfuerzos y sobre todo ¡sin horario!, debemos evitar centrarnos en que se trata simplemente de tareas pues nos abrumaremos, impidiéndonos disfrutar la belleza de este hermoso paisaje, de paredes con manitos pintadas, caritas sucias, desorden en la casa. Llegará un día que todo estará en orden, impecablemente ordenado. Y extrañarás aquellas tardes de verano, con sus ruidos, paseos, amigos.

Necesitamos que el Señor nos ayude a disfrutar el “paisaje” de cada una de las etapas del crecimiento de nuestros hijos, porque cuando salgan del hogar podría ocurrirnos que al escuchar otras madres contar cómo vieron a Dios obrar en las diferentes edades de sus niños, sus anécdotas y experiencias, nos cuestionemos “¿y de eso se trataba? ¡Me perdí lo mejor del viaje! ¿Dónde estuve yo? ¡Sólo recuerdo las interminables tareas y mi cansancio!” Y entonces nos demos cuenta que no podemos volver atrás para recuperar lo perdido, pues esos tramos de la carretera se cerraron para siempre.

Efesios 5:15-17 “tened cuidado cómo andáis; no como insensatos, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Así pues, no seáis necios, sino entended cuál es la voluntad del Señor”.

Al dejar el hogar ¿llevarán en su mente las constantes quejas, pleitos o ausencia de su madre? O por el contrario, ¿Recordará que fue su madre quien por primera vez le presentó a Cristo?

Si ya tus hijos se fueron y hoy te das cuenta, que la velocidad con que viviste mató el paisaje de tu relación con tus hijos en sus diferentes edades; puedes venir en arrepentimiento delante del Señor así como pedirles perdón a ellos. Además, aprovecha tu experiencia para aconsejar a las madres jóvenes que podrían estar cometiendo el mismo error que tú.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Isabel Andrickson

Isabel Andrickson

Abogada de profesión y aprendiz de Su Palabra por pasión y convicción; es madre de un adulto joven a quien crio  como madre sola desde que tenía 3 años. Concluyó esa etapa, consciente tanto de las luchas y obstáculos que enfrentan las madres solas, como de los múltiples tropiezos producto de malas decisiones. Ahora anhela orientar a aquellas que recorren ese trayecto para que abracen las verdades de Tito 2, Proverbios 31 y otras enseñanzas de la Palabra sobre nuestro diseño, pues, no son exclusivas para mujeres casadas, sino para todas aquellas que, por Su Gracia, somos llamadas hijas del Padre Bueno.

Únete a la discusión