¿Seguir tu corazón?

Seguir tu corazón. ¡Qué lindo! Suena tan bonito, tan romántico, como un relato con un final feliz. ¿Pero es eso lo que debemos hacer para lograr la felicidad? El mundo nos instruye que si seguimos nuestro corazón nos liberaremos de las restricciones impuestas por la cultura para impedir nuestro éxito, y que solo los valientes que ignoran tales restricciones viviendo de acuerdo a las demandas de su corazón, logran su felicidad. Es como si nuestro corazón conociera la verdad pero las cosas externas nos mantuvieran en esclavitud y solo conseguimos nuestra libertad caminando las sendas del corazón.

¿Es esto bíblico? Según Proverbios 27:19 “Como el agua refleja el rostro, así el corazón del hombre refleja al hombre.”  ¿Cómo nos refleja el corazón?  El Señor dijo que lo que entra por la boca no nos contamina sino lo que sale de ella (Mateo 15:11) porque “de la abundancia del corazón habla su boca” (Lucas 6:45). Entonces para que el corazón refleje algo bueno,  “con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida” (Proverbios 4:23).

Es increíble pensar que nuestro corazón es tan engañoso que nos hace creer la antítesis de la verdad (Jeremías 17:9). Es tan corrupto que en un momento de la historia, Dios destruyó  la tierra entera porque vio que “toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal” (Génesis 6:5). Y Mateo 15:19 nos señala de dónde viene esta maldad… “Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias.” ¿Crees que somos diferentes? En otras palabras, nuestro corazón es el corazón del problema y es por eso que ¡no podemos seguirlo sino transformarlo!

Tampoco nuestra esclavitud viene de la cultura sino del mismo corazón como nos enseña  Pablo “pero gracias a Dios, que aunque eráis esclavos del pecado, os hicisteis obedientes de corazón a aquella forma de enseñanza a la que fuisteis entregados” (Romanos 6:17). Nuestros corazones son corruptos, totalmente depravados, egocéntricos y auto-indulgentes debido a sus propios deseos pecaminosos.

Sin la morada del Espíritu somos incapaces de seguir a Dios y aun teniendo Su Espíritu, en Su sabiduría Dios ha diseñado que no debemos seguir tales deseos sino  “hacéis morir las obras de la carne” (Romanos 8:13)

Según estos versículos, nuestro corazón no es lo que nos trae la felicidad sino que por el contrario debemos ser liberadas ¡de sus propios deseos! Nuestro corazón no nos salva sino que nos destruye y en realidad ¡necesitamos ser salvadas de él!

Pero gracias a Dios hay esperanza… cuando viene a morar en nosotras, Él nos da un corazón nuevo (Salmos 51:10), a través de estudiar y aplicar Su Palabra (Salmos 119:11). Cuando nos separa de nuestros deseos pecaminosos, Él crea “un corazón nuevo y un espíritu nuevo” y también nos promete “quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.” (Ezequiel 36:26). Solo la Palabra tiene el poder de discernir y cambiar nuestros corazones (Hebreos 4:12). Es por esto que Dios nos evalúa no por nuestros obras sino por nuestro corazón (1 Samuel 16:7). Podemos hacer buenas cosas con malas intenciones y al mismo tiempo podemos hacer cosas malas sin intenciones malévolas. Dios es el único que puede juzgarnos en una forma justa porque El escudriña los corazones (1 Crónicas 28:9).

Entonces ¿qué debemos hacer? “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con toda tu fuerza” (Mateo 22:37). No podemos amar los deseos de nuestro corazón  y al mismo tiempo amar a Dios (Mateo 6:24). Gálatas nos muestra por qué “el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.”

Si queremos ser sabias necesitamos ir donde Dios porque Él es quien da sabiduría (1 Reyes 3:12) y en la búsqueda, Él es quien te encuentra (1 Crónicas 28:9).  Cuando Dios cambia nuestro corazón, comienza a cambiar nuestros deseos para que “sean gratas las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Señor, roca mía y redentor mío” (Salmos 19:14).

Él nos da los deseos de nuestro corazón cuando Él es nuestro deleite y nuestros deseos se alinean con Sus deseos (Salmos 37:4). No podemos esperar ser sabias o lograr lo que deseamos cuando mantenemos iniquidad en nuestro corazón, porque El no oirá nuestros oraciones (Salmos 66:18), pero cuando caminamos en Sus mandamientos, El ensanchará nuestro corazón (Salmos 119:32).

 

Al atesorarlo a Él, nuestro corazón se volverá a su dueño apropiado y nuestras vidas serán totalmente para El (Mateo 6:21). Así tendremos corazones puros, y Lo veremos a Él y en consecuencia viviremos para El,  como le agrada (Salmos 24:3-4). No tenemos que esperar a  llegar al cielo para verlo ya que podemos verlo en el aquí y ahora porque El ha prometido manifestarse cuando lo obedecemos (Juan 14:21).

¿Quieres experimentar una aventura con el Señor? Olvídate de obedecer lo que tu corazón reclama y escucha lo que susurra el Señor.  El final feliz que tu corazón desea solo se consigue andando por el camino del Señor y no por aquel que tu corazón se traza.

En Su presencia y solamente en Su presencia, hay plenitud de gozo (Salmos 16:11). Gózate en lo único que tiene verdadero valor y durará por la eternidad.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Catherine Scheraldi de Núñez

Catherine Scheraldi de Núñez

Cathy es la esposa del Pastor Miguel Núñez de la Iglesia Bautista Internacional (IBI), localizada en Santo Domingo, República Dominicana, cuyo ministerio de mujeres dirige. Es médico de profesión y actualmente se desempeña en su práctica privada. Funge como directora del departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad O & M donde elabora el currículo de endocrinología y reproducción y participa en la enseñanza de los estudiantes de medicina. Cathy nació en Nueva York, pero durante los últimos 15 años ha vivido junto a su esposo en la ciudad de Santo Domingo.