Glorificando a Dios con la comida

Dios es SANTO y quiere que seamos íntegras en nuestros corazones aun en cosas tan básicas como la comida, así nos lo recuerda en 1ª Corintios 10:31 cuando dice “Ya sea que comamos o bebamos o hagamos cualquier otra cosa hagámoslo todo para la Gloria de Dios”.

Empecé a luchar con malos hábitos alimenticios a partir de haberme ido a vivir lejos de mi país cuando me casé ya que al pasar mucho tiempo a solas, la comida se convirtió en un refugio o una manera de auto-gratificarme para escapar de mi realidad, ocasionándome  un aumento de peso considerable.

Entre diferentes vaivenes con mi peso, nacieron mis dos hijos. Ahora  la excusa para comer era que dormía mal o que, a veces, estaba físicamente agotada y me decía: “Paso demasiado trabajo para ni siquiera  comer aquellas cosas que me gustan”. Veía en la comida una forma de suplir otras necesidades: una manera de encontrar la felicidad. La mayor parte del tiempo, mis pensamientos giraban alrededor de la comida. Esta empezó a ser una adicción.

Estoy agradecida de Dios por la gran bendición que han sido mis hijos pero junto con ellos llegaron grandes retos con sus momentos de cansancio extremo, de impotencia y de desesperación en los cuales sentía que la manera de aligerar mi carga era comiendo un chocolate, una galleta, o un rico postre más  y así me convertí en esclava de aquello que me había vencido.

Era una situación sutil y profunda a la vez hasta el punto que, en muchas ocasiones, la comida era mi motivación para asistir a reuniones familiares o cumpleaños en lugar de las  bendiciones y/o edificación que recibiría al compartir con hermanos…  una condición muy  triste.

Dios comenzó a hablarme de distintas formas y finalmente a través de la serie de Aviva Nuestros Corazones sobre las adicciones, El tocó profundamente mi corazón. Ahora quiero que se glorifique en cada bocado… quiero decirle: “Sí; Señor, hazme una mujer cuya boca tenga rienda… no quiero ser más una ciudad derribada y esclava de la comida…”

Él me ha ayudado a través de la oración constante a dar pasos firmes y a seguir luchando a pesar de mis caídas; confío que me seguirá dando la victoria para disfrutar la libertad de la obediencia y rendición a Él. Su Palabra nos manda a poner cuchillo a nuestra garganta.  

Mis hijos constituyen un gran peso para perseverar. Como madre quiero seguir viendo Su mano ayudándome a crecer en dominio propio pues, si no ¿cómo les enseño a controlarse cuando no he rendido esta área de mi vida al Señor?

Nuestra integridad empieza en la intención de nuestro corazón donde sólo el Señor nos ve. 

Recientemente leí en mis devocionales el versículo de Juan 15:5:  “Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer” el cual ha cobrado un nuevo sentido para mí: separada de Dios no podré tener victoria con el dominio propio, por eso debo mantenerme aferrada a Él, a Sus promesas y  llenar  mi mente de Su Palabra para que  Filipenses 4:13 sea una realidad en mi vida: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” y así poder decirle a la comida: Ni un bocado más…! Soy Libre! 

Quiera el Señor continuar Su Obra en nosotras, revelando nuestro pecado para que Su Gracia en nuestras vidas siga brillando cada día, con mayor esplendor. A Él y sólo a Él sea toda la Gloria.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® 
www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Elisa Michelen de Ramírez

Elisa Michelen de Ramírez

Elisa Michelen de Ramírez está casada con Alejandro Ramírez. Tiene dos preciosos varoncitos: Rodrigo de 4 años y Kalil de 1. Estudió Educación Inicial dedicándose al ejercicio de su carrera hasta su primer embarazo. Actualmente es esposa y madre a tiempo completo en su hogar, algo que estima como gran privilegio. Sirve en su iglesia local en el ministerio de cuna y próximamente en la Escuela Dominical junto a su esposo quien es profesor. Tiene deseos de crecer y seguir amando al Señor cada día más para ser conformada a Su imagen. Además, anhela compartir con las más jóvenes el gran valor de andar haciendo la voluntad de Dios desde temprano en sus vidas.

Únete a la discusión