Las mentiras que creemos sobre la navidad

En cada país tenemos diferentes tradiciones para celebrar los días de fiesta que son culturales y debido a que crecimos con ellas no nos detenemos a pensar qué estamos haciendo. Sin embargo, como cristianas, estamos llamadas a escudriñar las Escrituras (Juan 5:39).

Nos resulta más fácil detectar que estamos actuando mal cuando se trata de hábitos como mentiras, chismes, robar u otros similares; pero muchas veces no nos detenemos a evaluar aquellas cosas que no necesariamente son malas; por eso es importante que hagamos un alto “para que Satanás no tome ventaja sobre nosotros, pues no ignoramos sus maquinaciones” 2 Corintios 2:11.

Poco a poco nos hemos ido desviando del verdadero propósito de la Navidad: un recordatorio de lo que Cristo hizo a nuestro favor.

Por eso es importante que reflexionemos ¿Cuáles son algunas de las mentiras que caracterizan nuestras navidades? ¿Cómo nos hemos desviado del plan original? 

1º. Es un tiempo para la familia. Aunque es un tiempo en que compartimos con nuestra familia, no se trata de ellos, sino de glorificar a Jesucristo. 

2º. Es un tiempo para beber y comer. ¿Y por qué beber y comer en exceso? Porque les falta el pan de vida, “Jesús les dijo: Yo soy el pan de la vida; el que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed” Juan 6:35.

 3º. Tenemos que buscar el regalo perfecto. Cada año las personas buscan el regalo perfecto para su ser querido. Lucas 11:11 “O suponed que a uno de vosotros que es padre, su hijo le pide pan; ¿acaso le dará una piedra?”

El vacío que queremos llenar con regalos perfectos es solamente llenado por Dios quien lo puso en nosotras para que nos demos cuenta que el regalo perfecto sí existe, pero solo Dios nos lo puede regalar. 

4º. Santa Claus nos trae los regalos. ¿En quién está el foco de la Navidad ahora en lugar de Cristo? Y de allí algunos de los retos más grandes de la sociedad moderna: el materialismo, la avaricia corporativa y la mentira. El único que puede saber todo de nosotros y darnos, no lo que merecemos, sino el regalo perfecto es nuestro Dios.

 5º. Obsesión con la belleza.  ¿Quién creó la belleza? Nuestro Dios! “Gloria y majestad están delante de Él; poder y hermosura en su santuario.” Salmos 96:6. 

Dios quiere que seamos bellas pero no necesariamente en el exterior, esto es demasiado superficial, sino en el interior: la santidad que solo se consigue caminando con Cristo. 

6º. Todo debe estar perfecto. La comida, el comportamiento de mis hijos, de mi esposo, de la familia… ¿Dónde se encuentra el único sitio perfecto? “El enjugará toda lágrima de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni habrá más duelo, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas han pasado” Apocalipsis 21:4 El cielo, donde el Perfecto morará con nosotros.

Y todas estas mentiras nos llevan a mucho ajetreo en lugar de recordar al Príncipe de….PAZ.

Necesitamos celebrar Su venida en una forma diferente a la del mundo porque “mis ovejas oyen mi voz” Juan 8:47. El corazón de la navidad es Emanuel Dios con nosotros. Cuando lo reflejamos aun en las cosas más simples estamos cumpliendo Su misión.

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Catherine Scheraldi de Núñez

Catherine Scheraldi de Núñez

Cathy es la esposa del Pastor Miguel Núñez de la Iglesia Bautista Internacional (IBI), localizada en Santo Domingo, República Dominicana, cuyo ministerio de mujeres dirige. Es médico de profesión y actualmente se desempeña en su práctica privada. Funge como directora del departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad O & M donde elabora el currículo de endocrinología y reproducción y participa en la enseñanza de los estudiantes de medicina. Cathy nació en Nueva York, pero durante los últimos 15 años ha vivido junto a su esposo en la ciudad de Santo Domingo. 

 

Únete a la conversación