Las preguntas de Dios

Cuando piensas en un rayo, ¿que es lo primero que viene a tu mente? Para mí es la cicatriz de Harry Potter en su frente. Es una cicatriz icónica, que algunas se las hacen para lucir como él. ¿No sería genial si todos tratáramos las cicatrices de esa manera?

Las cicatrices externas parecen ser de las que más se jactan las personas, pero, ¿qué pasa con las cicatrices internas que nadie ve? Todos las tenemos, las que nos hemos hecho a nosotras mismas y las que otros nos han hecho.

  • Cicatrices de relaciones rotas
  • Cicatrices por abuso (físico y emocional)
  • Cicatrices por nuestro propio pecado.
  • Cicatrices del pecado ajeno.

Sin embargo, si no encontramos la redención a través de esas cicatrices, nunca dejaremos que el poder liberador del evangelio realmente reine en todas las áreas de nuestras vidas.

Encontré este poema de Amy Carmichael que expresa muy bien el sentido de lo que es una cicatriz y cómo nosotras como creyentes deberíamos ver las cicatrices en nuestra propia vida:

¿No tienes cicatrices?

¿Alguna marca oculta en el pie, en el costado, en la mano?

Te oigo cantar como poderoso en la tierra,

Les oigo clamar por tu estrella ascendente y brillante,

¿No tienes cicatrices?

¿No tienes cicatrices?

Yo fui herido por los arqueros, usado,

Clavado contra un árbol para morir; y desgarrado

Por bestias rapaces que me persiguen, desvanecí:

¿No tienes heridas?

¿Sin heridas? ¿Sin cicatrices?

Como el Maestro, así el servidor será,

Perforados han de estar los pies que me han de seguir;

Pero los tuyos están sin ningún daño:

¿Habrá llegado lejos quien no tiene ni heridas ni cicatrices?

Amy Carmichael

¿Entonces qué hacemos con nuestras cicatrices? Nosotras dialogamos con Dios.

La mujer en el pozo en Juan 4 había estado viviendo en sus cicatrices y les permitía que estas la moldearan. Como si ella arruinó todo con un marido y podría continuar.

«El hecho es que has tenido cinco maridos, y el hombre que tienes ahora no es tu marido». (v.18)

Una simple solicitud de Jesús: «Dame de beber» (Juan 4:7), llevó a un diálogo con Jesús donde ella fue la primera persona a la que Él reveló que era el Mesías y se liberó de la esclavitud de su pasado, porque se dio cuenta de que era conocida.

La mujer Le dijo: «Sé que el Mesías viene (el que es llamado Cristo); cuando Él venga nos declarará todo.»Jesús le dijo: «Yo soy, el que habla contigo.» (vv.25-26)

No le decimos a Dios qué hacer, le contamos nuestro dolor. Aunque Él sabe, nos da la oportunidad de descubrirnos a nosotras mismas. Mira cómo le hizo a muchas mujeres y hombres una pregunta simple en su dolor:

  • Eva, ¿dónde estás? (Gén. 3: 9)
  • Caín, ¿por qué estás enojado? (Gen. 4: 6)
  • Agar, ¿cuál es el problema? (Gen. 21:17)
  • María, ¿por qué lloras? (Juan 20:15)
  • Discípulos, ¿por qué tienes tanto miedo? (Mateo 8:26, Marcos 4:40)
  • Maestros, ¿por qué entretienen pensamientos malvados en su corazón? (Mateo 9: 4, Lucas 5:22)
  • Pedro, ¿por qué dudaste? (Mateo 14:31)
  • Hombre rico, ¿por qué me preguntas sobre lo que es bueno? (Mateo 19:17)
  • María y José, ¿por qué me buscabas? (Lucas 2:49)
  • Discípulos, ¿por qué te preocupas por el resto? (Lucas 12:26)
  • ¿Por qué buscas a los vivos entre los muertos? (Lucas 24: 5)
  • Discípulos, ¿por qué estás preocupado y por qué surgen dudas en tu mente? (Lucas 24:38)

He descubierto en mi propia vida y mientras lucho contra el dolor que ser capaz de responder la pregunta más básica me ha traído la sanidad más beneficiosa.

Las letras de unas canciones de mis canciones favoritas explican bien que cuando estamos con Él es más real. Es hermoso «sentir su amor cuando las cosas no salen bien» porque «estar con Él me llena más y más»

¿Alguna de las preguntas básicas arriba te ayuda a procesar y dialogar sobre tus cicatrices pasadas con Jesús? Te animo a que elijas unas dos o tres y los anotes en el diario como si estuvieras escribiendo tus respuestas al Señor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Nicole Forgette

Nicole Forgette

Nicole Forgette es de Minnesota, pero reside en el norte de Indiana. Actualmente es la Gerente de contenido digital en español y Coordinadora de eventos para Aviva Nuestros Corazones. También es miembro de Young Life, un programa de alcance para adolescentes y estudiantes universitarios, a través de campamentos, clubes y desarrollo de relaciones. Disfruta de las aventuras, el café, el estudio de las Escrituras y las conversaciones con otros. Pueden encontrar su blog acerca de un devocional sobre cada capítulo de las Escrituras en su blog

Únete a la discusión