Llenemos las relaciones entre suegras y nueras con gracias y amor

En una ocasión escuché que, de todas las relaciones humanas, la de una suegra y su nuera es de las más frágiles. Seas la una o la otra, ya conoces lo problemática que esta relación puede tornarse.

Las suegras con frecuencia cumplen con una función que es en parte mamá, en parte amiga, y en parte amenaza en la vida de las esposas de sus hijos. Las nueras no son exactamente iguales a las hijas biológicas, pero forman parte importante en la composición de la familia. El resultado puede parecerse mucho a andar sobre hielo delgado sobre el cual resulta difícil pisar.

En parte, esta relación suele ser tan complicada debido a que nos resulta difícil ver nuestras propias fallas. Las nueras pueden estar muy a la defensiva o frustrarse fácilmente por las tradiciones o formas de comunicación que parecen perfectamente normales para tu familia. Quizá no sepas cómo caminar sobre la cuerda floja de ser útil sin ser crítica, o de hacerte amiga de tu nuera sin tratar de tomar el lugar de su madre biológica.

Con todas estas capas, necesitamos estudiar seriamente lo que la Palabra de Dios nos dice sobre el tema. Pienso que te darás cuenta que la Biblia ofrece pautas sorprendentemente claras respecto a cómo tratarse mutuamente. Aun cuando tu relación sea grandiosa, todas podemos aprender sobre cómo amarnos mejor las unas a las otras.

Un ejemplo bíblico

El libro de Rut contiene muchos temas importantes, pero uno que con frecuencia pasamos por alto es que las relaciones con las suegras pueden ser amistosas y que el honrarse unas a otras puede ser una bendición. Rut y Noemí enfrentaron circunstancias difíciles;  y, sin embargo, se amaban una a la otra, se respetaban mutuamente, y fueron bendecidas porque decidieron que los estándares de Dios para las relaciones se aplicaban a la manera en que se trataban mutuamente.

Para las nueras, he aquí varios temas clave que vale la pena notar en el libro de Rut:

  • Después de la muerte de su esposo, Rut le rogó a su suegra que la dejara quedarse con ella en lugar de regresarla a su propia familia. Rut le abrió su corazón y se permitió establecer un lazo con la madre de su esposo fallecido. Como nueras, debemos decidir mantenernos abiertas respecto a dar y recibir amor de nuestra suegra (Rut 1:16).
  • Rut estaba dispuesta a servir a Noemí. Decidió recogerse las mangas y hacer el trabajo pesado de cosechar trigo para proveer para ella y para su suegra. ¿Últimamente has hecho algo sacrificial para proveer para las necesidades de tu suegra? (Rut 2:2)
  • Fue debido a la bondad y fidelidad de Rut para con Noemí que ella encontró favor delante de Booz (Rut 2:11). Aunque faltarle al respeto a tu suegra puede ser socialmente aceptable, eso no te ganará la admiración de nadie.
  • Rut obedeció el consejo de su suegra. Nueras, ¿podrías considerar que tu suegra no está tratando de sustituir a tu mamá? Quizá su consejo tiene algún mérito. No te rebeles cuando tu suegra te ofrezca un par de consejos o ideas de vez en cuando. Siempre que sea posible, considera su sabiduría (Rut 3:6).
  • Rut incluyó a Noemí en la celebración del nacimiento de su hijo. La relación con la familia política parece volverse aún más inestable cuando llega la próxima generación. Sugerencias respecto a cómo eructar o cambiar el pañal al bebé pueden convertirse en una lucha de palabras. Nueras, dense cuenta que su bebé trae recuerdos a su suegra, de sus propios hijos, y quiere desesperadamente ser parte de la celebración (Rut 4:17).

Haciendo tu parte

Claramente, Rut tenía una habilidad asombrosa para amar y respetar a Noemí en todas las circunstancias. Podemos buscar todo tipo de excusas para justificar que no podemos tratar a nuestras suegras de la misma manera, pero la Biblia no nos concede permiso para ello.

Efesios 4:29 dice «No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan».  Tu suegra podría no ser tan dulce como Noemí. Pero hablando sinceramente, hablar palabras malas acerca de ella ¿mejora la situación? ¿Cuándo fue la última vez que le hablaste palabras que la animaron y levantaron?

Romanos 12:18 dice, «Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres». No puedes controlar la conducta de otros, incluyendo tu suegra. Pero la Biblia nos urge a hacer nuestra parte para vivir en paz.

Pautas para las suegras

Les animo a ustedes, suegras, a tomar nota de las pautas específicas que Noemí siguió en su relación con Rut.

  • «Al ver Noemí que Rut estaba decidida a ir con ella, no le insistió más» (Rut 1:18). Nótese que Noemí no «sugirió» que Rut tomara una decisión diferente. Rut era una adulta capaz de decidir. Noemí honró eso.
  • Noemí consideró a Rut como su hija (Rut 2:2). Noemí trató a Rut como su hija en lugar de tratarla como una añadidura tardía a la familia.
  • Noemí le preguntaba cómo le había ido, pero también la elogiaba (Rut 2:19). Suegras, está bien tratar de ser parte de la vida diaria de tu nuera, pero sé lenta para criticar y pronta para elogiarla por criar a tus nietos y cuidar de tu hijo.
  • Noemí le dio a Rut instrucciones exactas para asegurarse un «pariente-redentor», y Rut siguió el consejo de su suegra (Rut 3:1-4). ¿Por qué? Yo supongo que Noemí se ahorró sus comentarios hasta que realmente era importante. Cuando estaba en juego algo mayor, Noemí habló, y Rut escuchó y respondió.
  • Noemí vio las bendiciones de Rut como un regalo, no una amenaza (Rut 4:14-17). Cuando Rut dio a luz al hijo de Booz, las amigas de Noemí celebraron con ella y Noemí recibió su nieto con gran gozo. Rut continuó avanzando. Ahora tenía un esposo, un hogar, y un hijo. Dudo que haya podido pasar tanto tiempo con su suegra como antes cuando solo estaban ellas dos; y, sin embargo, el corazón de Noemí no se consumió con celos, amargura ni resentimiento. Ella celebró lo que Dios estaba haciendo en la próxima generación.

Una historia importante

La historia de Rut y Noemí es importante. Fue del linaje de Rut y Booz que nació David, cuya tatarabuela fue Noemí. Aún más importante, Jesús vino del mismo linaje.

La historia de tu familia también es importante. Efesios 4:29 nos urge a hablar palabras de ánimo para edificar e impartir gracia «a los que escuchan». La gente está mirando cómo interactúas para ver qué revela acerca de tu fe. Los estándares de Dios respecto a cómo debemos tratarnos unos a otros aplican a esta relación, aunque se necesite esfuerzo extra.

¿Cómo se afectaría el legado de tu familia si fueras más allá de tus fuerzas para amar a tu suegra o a tu nuera en los términos de Dios y te comprometieras a hablar de ella solamente de manera edificante?

¿Qué puedes hacer hoy para amar a tu suegra o nuera con el amor radical de Cristo?

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

Únete a la discusión