Lo que tu hija necesita saber antes del 14 de febrero

La mayoría de nuestros países hispanos ha acogido la tradición del día del amor. Los establecimientos comerciales se visten de corazones rojos y por todos lados te encuentras con el angelito en pañales listo para disparar su flecha. Entre los jóvenes se desata un frenesí de consumo de flores, chocolates, peluches y tarjetas.

Y así como las flechas traspasan los corazones en las envolturas de regalos, así mismo los corazones de las adolescentes son flechados con mentiras acerca del amor y el romance. Aunque esta costumbre sirve para celebrar la amistad y el amor puro entre amigos, no debemos ignorar la ansiedad que genera en el corazón de las jovencitas por apresurarse a despertar el romance.

Así que, si eres una madre con hijas adolescentes o tienes a jovencitas a tu alrededor, quiero animarte a que te adelantes al flechazo masivo de ideas falsas acerca del romance. Ofréceles algo mucho mejor: espadas de verdad que las ayuden a permanecer firmes cuando la presión de grupo quiera dispararles de frente.  

Puedes copiar este texto a continuación y pegarlo en un chat para tu hija, imprimirlo en forma de carta, o quizás invitarla a sentarse contigo en un lugar especial y ahí leérselo amorosamente.

Tu verdadero amor

Ese deseo en tu corazón de importarle y gustarle a alguien es una evidencia de que fuiste creada para ser profundamente amada. No tienes que salir a buscar el amor que satisfará tu corazón, porque el Amor salió a buscarte a ti. Dios manifestó su amor al entregar a su Hijo para que tú pudieras estar a su lado. Tú no lo andabas buscando y aún así te amó. No necesitas un arreglo de flores para ser feliz, porque en la cruz recibiste el más costoso de los regalos. Cristo se entregó por completo por amor a ti. Si lo crees y depositas en Él toda tu confianza, tienes la garantía de ser amada, ¡más allá de lo que puedes imaginar!

Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Tu verdadera satisfacción

La satisfacción que tu corazón anhela no se encuentra en ninguna relación en este mundo. La plenitud proviene de tu unión con Cristo. El gozo que tanto deseas lo obtendrás en la medida en la que satisfagas tu corazón en Dios. Una relación romántica no podrá llenar el lugar que Dios reservó para Sí mismo en tu corazón.

Y que arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura, la longitud, la altura y la profundidad, y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios. Efesios 3:17b-19

Tu verdadero propósito

Fuiste creada para mucho más que las relaciones sentimentales. Despertar el romance a destiempo es peligroso, como un fuego que puede quemarte y producirte heridas. No creas las mentiras que el mundo te cuenta sobre las relaciones. Si quieres evitar su engaño, necesitas llenar tu mente con la verdad. ¡Fuiste creada para mucho más!

No desperdicies tu adolescencia persiguiendo sombras del amor que ya te ha sido entregado en la persona de Cristo.

No te amoldes a lo que es popular, más bien deja que la Palabra de Dios transforme tu mente y entrega tu vida y tus sentimientos como un sacrificio vivo, santo, puro y agradable a Dios.

Mi oración es que tu corazón sea consumido por un deseo santo de amar a los demás y que puedas expresarlo con actos de servicio a las personas que tienes a tu alrededor. Imita a tu Salvador, ama de manera sacrificial, sirve e inviértete en otros. Ya verás como tu corazón se llenará de un gozo que nadie podrá destruir y de una satisfacción que nadie podrá envolver en papel de regalo.

Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional. Y no os adaptéis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que verifiquéis cuál es la voluntad de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto. Romanos 12:1-2

Compartir el Amor

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

Únete a la discusión