¿Mamá Hulk?

Unos días atrás estaba con mis hijos en la juguetería en el pasillo de los personajes de Marvel, el más pequeño gritaba una y otra vez –yo soy Capitán América–, el más grande gritaba más alto –yo soy Spiderman– y luego me mira y me pregunta –¿y tú mami quién eres?– Me quedé suspendida por un momento mientras observaba a todos los personajes y en mi corazón solo pude responder “soy Hulk”.

En realidad no me pongo muscolosa ni verde cuando me enojo pero esa furia es la que mis hijos reciben de mí cuando me lleno de enojo. Mi ira no se manifiesta estrellando platos o agrediendo física o verbalmente a mis hijos, pero en mi corazón no responde ternura y paciencia. Hasta el más valiente se llena de miedo cuando viene caminando por el pasillo mamá Hulk.

¿Pero por qué me pasa?

Hay mucha similitud entre mi condición y la de Hulk, este personaje heredó los genes mutados de su padre que modificaron su ADN y luego de ser expuesto a los rayos gamma se convirtió en un súper monstruo que estalla en furia cuando experimenta estrés.

¡Uf! Cuanto se parece a mi historia, también heredé la condición caída de Adán y ahora tengo una naturaleza pecaminosa que me predispone a explotar con ira cuando las cosas no salen bien.

Mis detonantes son:

Cuando mi comunión con Dios está descuidada

Cuando no medito la Palabra de Dios.

Cuando los niños no me permiten hacer lo que tengo planificado

Cuando sobrecargo mi agenda de cosas que no son importantes

Cuando estoy cansada o tengo hambre

Cuando estoy centrada en mí misma

No quiero ser Hulk

Hulk siempre será Hulk, pero gracias a Dios que proveyó un solución para todo el que pone su mirada en Cristo. ¡El Evangelio es la cura!

Entender a plenitud el perdón, la misericordia y la gracia que he recibido en Cristo, debe llevarme a extender esos beneficios a mi esposo e hijos.

Estoy convencida de que cuando se me agota la paciencia es porque no estoy mirando correctamente a la cruz, cuando me centro en mí misma no estoy considerando a Aquel que vino a servir, en vez de exigir ser servido.

Meditar y creer lo que Cristo hizo es la fórmula perfecta para echar el Hulk que hay en ti y en mí, míralo en Efesios 4:32

Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.

Tu familia necesita de tu amabilidad y misericordia, pídele al Señor que abra tus ojos a Su perdón. Esta es la base para poder hacer lo que dicen los versículos anteriores, RECUERDA: sin entender la cruz no habrá fruto en tu carácter.

Airaos, pero no pequéis ; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis oportunidad al diablo… No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan … Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Efesios 4: 26-27, 29, 31

¿Quieres ver algunas aplicaciones prácticas de estos versículos?

Airaos pero no pequéis

Cuando te sientas tentada a manifestar tu ira, ¡Detente! Considera a Cristo. Escribe Efesios 4:23 (u otros versículos) en una ficha y ponla en tu bolsillo. Memorízala y medita en ella.

No des oportunidad al enemigo

Cultiva tu relación con el Señor, no descuides tu tiempo devocional. La espada con la que puedes vencer los dardos del enemigo es la Palabra de Dios, satura tu mente con Su verdad.

Descansa, ejercítate(en esta parte estoy frita) y aliméntate bien.

Cuida tus palabras

El texto dice “No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino solo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan”. ¡Detente y léelo de nuevo!

Nuestros hijos tienen mucha necesidad de gracia, que tus palabras los edifiquen en vez de derribarlos.

Ora como el salmista “Señor, pon guarda a mi boca; vigila la puerta de mis labios. Salmo 141:3

Desecha la malicia de tu corazón

Identifica cualquier raíz de amargura y arráncala perdonando o pidiendo perdón. Evita los gritos, hablarles alto a tus hijos sólo alejará sus corazones del tuyo.

Pide perdón

Te confieso que fue muy liberador cuando le pedí perdón a mis hijos por haberles hablado con enojo. Se convirtió en una nueva oportunidad de mostrarles que yo también estoy en necesidad de un Salvador.

¿Y tú, cuál personaje serías? ¿Tienes un poco de mamá Hulk como yo? ¿Qué otras cosas te han funcionado para no volverte un gran monstruo verde?

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso,
agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Betsy Gómez

Betsy Gómez

Hija y sierva de Dios por gracia, esposa de Moisés, madre de Josué y Samuel, portadora de un ferviente anhelo por llevar el evangelio a las siguientes generaciones. Forma parte del ministerio para mujeres Aviva Nuestros Corazones, administrando los blogs Mujer Verdadera y Joven Verdadera. Además supervisa el área de Media. Actualmente está cursando un M.A. en Ministerio a Mujeres en el Southeastern Baptist Theological Seminary. Escribe en Aviva Nuestros Corazones, en su blog personal y contribuye en Coalición por el Evangelio.

Únete a la discusión