Mujeres en Su Palabra practicando la sana doctrina

“Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina”. Tito 2:1

Luego de que el Señor me señalara en Su Palabra la respuesta a mi  interrogante: Y si en mi iglesia no hay ancianas… ¿De quién aprendo? Y nuestro deseo como iglesia de contar con mujeres ancianas, hoy con alegría les cuento que mis ojos están viendo la formación de tan maravillosos regalos.

Luego de que junto a mis 5 hermanas en la fe comenzáramos a abrazar el diseño de Dios para nuestras vidas, gracias a la instrucción en sana doctrina impartida por nuestros dos pastores, nos sentimos retadas a trasmitir y enseñar a las mujeres jóvenes y adultas que iniciaban su vida de fe o que estaban confundidas debido a la doctrina no saludable a que habían sido expuestas.

El proceso de conocer la Palabra de Dios de una forma bíblica nos condujo a practicar con la ayuda del Espíritu Santo lo que aprendíamos, nuestros corazones fueron impactados y nuestro estilo de vida fue cambiando, nuestro amor y maravilla por la obra de Jesucristo en la cruz incrementaba cada día, y conocer atributos del Único Dios verdadero nos humillaba cada día más, reconociendo nuestra incapacidad de hacer las cosas en nuestras fuerzas y aprender a descansar en Sus brazos. Con aval de nuestros pastores iniciaron las reuniones mensuales de mujeres, abierto para las amigas y hermanas de la iglesia que desean conocer más al Señor y abrazar ser una mujer de acuerdo al corazón de Dios.

Con gozo en nuestros corazones, podemos ver testimonios como el de Nohora Dávila (madre de uno de los pastores), una de las ancianas que el Señor ha estado preparando para ser de bendición a las más jóvenes. En su caso al inicio de nuestro proceso, escucharnos decir “eres nuestra anciana” resultaba difícil de asimilar ya que nuestra sociedad nos ha vendido la idea que al pensar en ancianas se relacione con una apariencia física que no se ve “muy bien”, pero hoy con agradecimiento a Dios y para gloria de Su nombre puedo contarles que su entendimiento del término según las Escrituras ha sido renovado y ahora ella con gran alegría nos instruye concluyendo: ¡Yo soy su anciana!

Hace poco publiqué una foto en facebook (la cual les comparto) con dos de estas mujeres de mi iglesia, donde expresé que gracias al Señor y a la instrucción de la sana doctrina, contaba con dos valiosas ancianas en mi iglesia, lo curioso fue que no pasó mucho tiempo cuando mujeres cercanas que aman a Nohora, preguntaran algo confundidas ¿por qué la llamaba anciana si ella aún era muy joven? lo maravilloso de todo esto y por lo cual doy un GLORIA A DIOS es la respuesta que salió del corazón de Nohora:

“Ancianas en el amor de Dios no es una ofensa, es el privilegio de poder guiar a las más jóvenes por el camino del bien. Y que éstas en obediencia lo acepten y lo acaten”. ¡Esto conmovió mi corazón!

Ahora se encuentra escuchando la serie El hermoso diseño de Dios para la mujer - Viviendo Tito 2:1-5 y cada día mi pastor Andrés, su hijo puede apreciar y dar gloria a Dios por el cambio que Dios ha estado haciendo en la vida de su amada madre.

¿Qué o quién hizo la diferencia?

-Cristo quien derramó Su sangre en la Cruz por Su gran amor (Efesios 2:4-5).

-La Palabra de Dios. La instrucción de la sana doctrina (2 Timoteo 3:16, Tito 2:1).

-El poder del Espíritu Santo quién nos ha movido a obedecer y poner en práctica lo que hemos aprendido. (Juan 14:26).

¿Nos es digno orar al Señor para que se sigan formando tan valiosas mujeres en nuestra iglesia?  ¿Nos motiva a seguir orando para que las iglesias instruyan en sana doctrina?

Si la Palabra de Dios no se predica de forma expositiva resulta difícil tener ancianas en la iglesia, es decir, que se enseñe lo que dice la Biblia, no ideas personales acerca del papel de la mujer en la iglesia, como dice Nancy Leigh DeMoss en la serie que mencioné más arriba “La doctrina, es decir, lo que creemos determina cómo vivimos”. ¡La forma como vivimos revela lo que creemos! Entonces, ¿cómo podríamos practicar algo sino le conocemos?

Sigamos orando… para que Dios por gracia abra los ojos de quienes están enseñando doctrinas falsas y que continúe llenando de gracia y valentía a quienes se encuentran como dice Tito 1: 5 “corrigiendo lo deficiente” y que Dios para gloria de Su nombre siga obrando en el corazón de cada una de Sus hijas.

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso,
agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Yuliana Fragozo Bermúdez

Yuliana Fragozo Bermúdez

La gracia y la misericordia de Dios la alcanzó cuando se encontraba sedienta buscando agua en un pozo. Esa misma gracia inmerecida le permitió casarse con Andrés Aguilar, quien es uno de los pastores fundadores de la Iglesia Cristiana Vida en Su Palabra en Riohacha, La Guajira Colombia. Dios les ha encomendado guiar y enseñar diligentemente Su Palabra a sus dos pequeños, Samuel y Abbie.

Actualmente se dedica tiempo completo a servir a su esposo, hijos y hogar. Y le apasiona animar a otras mujeres a seguir a Cristo, obedecer Su Palabra y a leer libros.

Únete a la conversación