Nadie me arrebatará de Su mano

¨Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. Detrás y delante me rodeaste, y sobre mí pusiste tu mano. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; alto es, no lo puedo comprender. ¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú; y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. Si tomare las alas del alba y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiará tu mano, y me asirá tu diestra. ¨ Salmos 139:1-11

Mi Dios, oro que me des un corazón entregado por completo a Ti, no según mis términos, sino según los Tuyos. Te alabo, porque a pesar de distraerme con este mundo, Tú constantemente me atraes a Ti. Me maravillo, porque no actúas sin despropósito y usas medios ordinarios para que el extraordinario poder Tuyo resplandezca en mi vida y en cada situación. Te exalto, porque Tú vives, reinas y me estás equipando como sierva tuya a estar más consciente de Tu presencia, a pelear en oración mis batallas y las de otros junto a tu palabra. Pon en mí la misma mente que tuvo CRISTO.

Así comenzó Dios a poner un peso más fuerte por estudiar Su Palabra, en especial los Evangelios. Me preguntaba siempre como Cristo hubiese reaccionado en mi lugar frente a una situación X sin embargo desestimaba que el corazón de Cristo y Su ejemplo lo podemos encontrar tan detalladamente en Su Palabra. Es por esto que me adentré junto a mi diario de devocional en el Libro de Juan. Quiero compartirte lo que esta oración que hice al principio, mi Biblia y mi diario de devocional han guiado mi corazón hacia el corazón de Cristo. Estas son algunas de las enseñanzas que extraje de una de mis porciones favoritas, Juan 10:

¨Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. ¨ Juan 1:14-18

~Cristo es nuestro pastor. Nosotros somos sus ovejas.

~Cristo nos llama por nuestro nombre. Al conocer nuestro nombre muestra Su soberanía, Su poder y Su omnipresencia. El que todo lo conoce, trata personalmente con cada una de nosotras, conoce nuestras necesidades, deseos, debilidades y fortalezas. Él todo lo conoce.

~Somos escogidas y apartadas para Su redil. Las tormentas pueden sacudirnos, los pensamientos de engaño pueden distraernos, pero nuestro buen pastor nos atrae a Él. Al ser apartadas por Cristo y escogidas por Él, estamos selladas por Su Espíritu que mora en nosotros.

¨…después de escuchar el mensaje de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído, fuisteis sellados en Él con el Espíritu Santo de la promesa, que nos es dado como garantía de nuestra herencia, con miras a la redención de la posesión adquirida de Dios, para alabanza de su gloria. ¨ Efesios 1:13-14

~Nadie ni nada nos puede alejar de Su providencia, de Su plan, ni de Su redil. Su amor es demostrado al poner Su vida por nosotros.

~Cristo es el que nos busca y nos atrae.

~Una muestra de Su misericordia es que Cristo constantemente busca a Sus escogidos.

He aquí, no se ha acortado la mano del SEÑOR para salvar; ni se ha endurecido su oído para oír. ¨ Isaías 59:1

Dios nos escoge para ser suyas. Nuestra identidad está en Él, somos Sus ovejas. Gracias a Él tenemos vida en abundancia. Él conoce nuestros temores, que necesitamos ser guiadas y por eso muestra Su amor sacrificial y constante, demostrándonos lo mucho que nuestro pastor nos ama y que nuestra plena seguridad se encuentra en Él.

Te imaginas empezando tu mañana con esta esperanza y estos pensamientos de ánimo. Ese es el corazón amoroso y compasivo de Cristo.

¨Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. ¨ Juan 10:27-29

----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Natalie Mariel Castillo Franco

Natalie Mariel Castillo Franco

Natalie esta casada con Jordano y juntos están comprometidos a vivir un matrimonio a la manera de Dios. Ella también ha decidido abrazar el diseño de Dios en su vida y le encanta compartir con otras mujeres sobre … leer más …

Únete a la conversación