¿Por qué pedimos lo que pedimos?

¿Qué sientes al escuchar “Le engañó”, “Le fue infiel”, “Le dio la espalda”, “Le traicionó”, “Le dejó por otra persona”? Tenemos un rechazo natural hacia la infidelidad. Pero, ¿Qué tiene que ver con la forma en que oramos?

¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís. Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres.  ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El celosamente anhela el Espíritu que ha hecho morar en nosotros? Stg. 4:1-5.

Almas adúlteras... esas palabras suenan terriblemente fuerte. Resulta más escalofriante que es un adjetivo real a la condición del alma humana: el adulterio espiritual.

Estamos diseñadas para tener un Esposo, un solo amor de por vida: Cristo; sin embargo, nos hacemos amigas y amantes del mundo, al hacerlo le damos la espalda al Creador por ir tras nuestros absurdos deseos, buscando otro tipo de “gloria” que no es Su gloria, al hacerlo, al darle la espalda por otros “amantes, deleites y placeres” no sólo nos convertimos en adúlteras, traicionando y abandonando... sino que nos transformamos en enemigas de Dios; a Él tampoco le gusta la infidelidad, es celoso.

Al pensar en la palabra “mundo” generalmente viene a nuestra mente un mapa, un globo terráqueo. Pero eso no es de lo que el pasaje habla, no es sencillo a simple vista comprender cómo es que nos convertimos en “amantes del mundo”.  

Entendamos la palabra “mundo” como -el sistema de valores terrenal que antepone cualquier cosa en el corazón antes que a Dios-, no son precisamente cosas “malas”, sino cosas que deseamos, anhelamos y perseguimos mucho más que a Dios mismo.

¿Has orado como un alma adúltera? Con tristeza te confieso que yo sí. ¿Has escuchado tus oraciones?, ¿te das cuenta que reflejan lo que anhelamos? ¿Cuáles son nuestros motivos?... ¿Por qué pedimos lo que pedimos?

Seré más específica...

Cuando nos acerquemos a Dios en oración debemos hacerlo no sólo porque necesitamos algo, sino porque Le amamos, y queremos conocerle más, que Su reino avance y que todos Lo conozcan. Todas nuestras oraciones deben estar centradas en Él y no en nosotras; en Sus propósitos, no en los nuestros.

Si Cristo es nuestro Señor y nuestro amado, nuestro deleite debe estar en Su gloria y no en la propia.

¡¿Por qué Dios no me responde?! Pudiéramos preguntar cuando Él parece no contestar, y el versículo lo dice claramente: No recibimos porque pedimos mal. Pedimos para gastar en nuestros placeres y un alma adúltera siempre tiene sus “placeres” muy alejados del Eterno.

No usemos la oración tan solo para “obtener cosas”, para “satisfacer” deseos que no están centrados en Dios: ¡Oremos para pedir aquello que nos acercará más al Señor, que ayudará a que nuestra relación con Él crezca, que seamos transformadas a Su imagen, que Su reino avance en esta tierra y sea hecha su voluntad!

Todos los deseos que no estén centrados en Dios nos llevarán al adulterio espiritual.

Si Dios es nuestra satisfacción, no desearemos nada más que a Él.

¿Nos autoevaluamos? ¿Cuál es la motivación detrás de tus peticiones?

¿Por qué pides un novio? ¿Para qué quieres un esposo?, ¿Por qué pides hijos?, ¿Para qué oras para aprobar tus exámenes?, ¿Por qué pides salud?, ¿Para qué quieres un ministerio?, ¿Por qué deseas una carrera, para ti, tu esposo o hijos?, ¿para qué pides por un aumento de sueldo?, ¿por qué pides por cualquier posesión material?

Aunque cada una de estas peticiones pudieran tener su lugar, seamos honestas al evaluar si ocupan el lugar de Dios y Su gloria como mi deleite, mi meta a alcanzar y el objeto de mis afectos. Incluso las metas más nobles como el ministerio, el orden, la limpieza, la salud o la obra social pudieran estar reemplazando a Cristo como el centro de mis afectos, y si Él es nuestro Esposo, a esto se le llama adulterio.

¿Dónde están tus ojos, tus deseos, tu atención, tus anhelos?, ¿quieres lo que los demás quieren o tienen?, ¿tienes envidia? ¿En qué inviertes tu vida, tu tiempo?

¿Te gusta en demasía la comida? o... ¿el sexo?, ¿el deporte?, ¿la comodidad?, ¿la tecnología?, ¿el dinero?, ¿el conocimiento?, ¿el poder?, ¿el placer?, ¿el aplauso, los reflectores y la aceptación de los demás? ¿corres con fuerza tras eso que tú o los demás consideran “éxito”?

No es que todo deseo sea en sí malo, sino que debemos ser sabias y sinceras, reconociendo que el corazón es la fuente de todo y que colocamos en el trono de nuestra vida lo que más amamos.

¿Amas esas cosas por amor a Dios, para que sea exaltado, que otros Lo conozcan? o ¿Porque te amas tanto que no imaginas tu vida “sin eso”?

Todo lo que hagamos, pidamos y pensemos, ¡cualquier cosa! la haya mencionado anteriormente o no, debe ser siempre por y para la gloria de Dios (1 Co. 10:31), de lo contrario, se puede convertir en nuestro ídolo.

La Biblia dice claramente que no recibimos porque pedimos mal y nuestra alma se convierte en adúltera y enemiga al hacerlo. ¿Es el mundo tu amante? Somos hostiles a Cristo al amar a algo o alguien más que a Él, necesitamos arrepentirnos ¡ya!

El Señor tenga misericordia, nos cambie el corazón, nos ayude a enfocarnos en Él y podamos orar poniéndolo a Él en el centro de todos nuestros afectos.

Día 19. Haz el Viaje de los 30 días a través del Manifiesto de una Mujer Verdadera, ora que puedas anhelar a Dios más que nada en el mundo y que tu alma le pertenezca sólo a Él. Puedes descargar de manera gratuita este Diario de oración e incorporar esas peticiones en tu propia vida, así como prepararte para orar junto a mujeres de todo el mundo en Clama16, reúnanse en su iglesia organizando una transmisión simultánea o varias en alguna casa.

 

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Lucy Reyna Orozco Meraz

Lucy Reyna Orozco Meraz

 

Reyna es esposa de Raúl Orozco, radica en Chihuahua, Chih., México. Juntos pastorean y educan a
 
su hijo (JR) e hija (RG) en casa, siendo su deseo formarlos e instruirlos para la gloria de Dios.
 
Ambos son Ing. Industriales y de Sistemas pero El Señor los llamó radicalmente, cambiando sus
 
prioridades y deseos por completo para amarle y servirle a Él y a los demás, en toda manera
 
posible dentro de su iglesia y comunidad. Es su deseo permanecer satisfecha en Cristo, enfocarse
 
en lo eterno, deleitarse en Su palabra y animar a otras por cualquier medio posible a atesorarlo
 
sobre todas las cosas. Disfruta en gran manera leer y escribir, tiene un corazón para las mujeres y
 
la familia, desea envejecer como una mujer de Tito 2 ayudando a otras en su camino.
 
Regularmente comparte diversos recursos en su blog (LucyReyna.blogspot.com) y redes sociales.
 
@LucyReyna

Reyna es esposa de Raúl Orozco, radica en Chihuahua, Chih., México. Juntos pastorean y educan a su hijo (JR) e hija (RG) en casa, siendo su deseo formarlos e instruirlos para la gloria de Dios. 
Ambos son Ing. Industriales y de Sistemas pero El Señor los llamó radicalmente, cambiando sus prioridades y deseos por completo para amarle y servirle a Él y a los demás, en toda manera posible dentro de su iglesia y comunidad. Es su deseo permanecer satisfecha en Cristo, enfocarse en lo eterno, deleitarse en Su palabra y animar a otras por cualquier medio posible a atesorarlo sobre todas las cosas. Disfruta en gran manera leer y escribir, tiene un corazón para las mujeres y  la familia, desea envejecer como una mujer de Tito 2 ayudando a otras en su camino. 
Regularmente comparte diversos recursos en su blog (LucyReyna.blogspot.com) y redes sociales. @LucyReyna

 

Únete a la discusión