Relaciones 101: el viaje de una joven madre hacia el amor

Después de cuatro años de vida de casados, mi esposo y yo pasamos de la escena universitaria a un nuevo capítulo. Ron ahora estaba equipado para ingresar al mundo profesional. Nuestro primer hijo debía nacer en tres meses. ¡Justo a tiempo! Yo, por otro lado, me sentía mal equipada para mi nuevo rol. ¿Cómo aprendería los conceptos básicos del parto y el cuidado del bebé? Surgió un miedo más profundo. ¿Dónde encontraría el amor que necesitaba para nutrir a este nuevo pequeño ser humano?

¿Soy la única mamá que se siente así? Me preguntaba. ¿Sería útil unirse a un grupo de madres jóvenes? ¡Sí! La maestra del grupo no solo tenía cinco hijos sanos, ¡sino que su familia parecía amarse! Ella obviamente conocía el secreto sobre el amor maternal que yo necesitaba escuchar.

Un secreto aún mayor

Con el tiempo, mi amiga me enseñó un secreto aún mayor sobre el amor. Ella dijo que Dios me amaba. Ella me dijo que Él me creó para tener una relación con Él. La Biblia nos dice que nuestra relación con Dios está rota debido al pecado, que solo Dios puede reparar nuestro quebrantamiento. Nos amó tanto que envió a su único Hijo, Jesús, para pagar el castigo por nuestro pecado. Y eso no es todo: mi amiga me habló de la gran promesa de Dios, que cuando ponemos nuestra confianza en Jesús, Dios nos perdona nuestro pecado. A través de Jesús, Dios abre el camino para tener una relación con Él como nuestro Padre celestial para siempre.

Ese día hablé con Dios por primera vez. Le agradecí por Jesús y le pedí que me ayudara a conocerlo y amarlo más. Con nueva esperanza, pensé: «Dios me ayudará a amar a mi nuevo bebé».

Mi historia puede parecer una locura. ¿Quién no puede amar a un bebé? Sin embargo, a veces nos resulta difícil amar a alguien, incluso al más adorable. Podemos pensar que el mandamiento más grande de Dios, amarlo con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerzas, es también Su mandato más difícil. Pero, honestamente, el segundo gran mandamiento a menudo se siente aún más imposible. ¿Cómo podemos amar verdaderamente a los demás como nos amamos a nosotras mismas (Mat. 22:37–40)?

Cada relación una invitación

Todas tenemos muchas relaciones: familiares, amigos, compañeros de trabajo, familiares de la iglesia y vecinos. Algunos son desordenados, otros parecen perfectos, pero la mayoría no son lo que esperamos que sean. Independientemente de lo aleatorio que pueda parecer, ninguna relación es un accidente. Dios puso a propósito a todas las personas con las que te relacionas en tu vida. Cada relación es una invitación de Dios para mostrar el poder del evangelio a ti, a la otra persona y al mundo.

  1. Toda relación es una invitación de Dios para mostrarte a ti el poder del Evangelio.

1 Juan 4:7–8 dice: «Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios.El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor».

Todos nos amamos a nosotros mismos. Queremos lo mejor para nosotros: respeto por nuestro conocimiento, reconocimiento por nuestra experiencia y respeto por nuestros puntos de vista y opiniones. ¿Cómo puede el amor que sentimos por nuestro hermano, hermana o alguien de la familia de nuestra iglesia parecerse al amor que tenemos por nosotras mismas si tiene una perspectiva política diferente?

Dios no nos amó porque fuéramos fáciles de amar. Él tiene misericordia y nos ama incluso cuando no lo merecemos. Mientras éramos enemigas de Dios, Jesús dio su vida por nosotras (Rom. 5:10). El amor de Dios transforma a los enemigos en familia. Su amor por nosotras nos libera para amar a los demás. Ya que Dios nos amó tanto, también debemos amarnos los unos a los otros (1 Juan 4:11).

En lugar de querer siempre lo mejor para nosotras, el amor nos entusiasma para ayudar a otros a obtener lo mejor. ¿Realmente podemos amar a nuestra hermana en Cristo de esta manera? ¡Sí! El amor es como un fruto que crece en el corazón de los hijos de Dios (Gálatas 5:22-23). A través del amor y la obediencia a Dios, nuestro amor por Dios y por los demás se vuelve cada vez más dulce (1 Juan 4:19-21). El amor de Dios, vivido a través de nosotras, nos muestra el poder del evangelio.

  1. Toda relación es una invitación de Dios para mostrar a otros el poder del evangelio.

¿Alguien puede decir: «Todas mis relaciones son perfectas y amorosas»? En toda relación podemos esperar conflictos. Las guerras de mamás pueden dividir rápidamente a un grupo. Las comparaciones entre abuelas despiertan orgullo y envidia.

¿Cómo podemos amar a las personas como Dios nos ama a nosotras? ¡Podemos pedir su ayuda! Cuando confiamos en Jesucristo, Dios nos da su Espíritu Santo. El Espíritu Santo llama nuestra atención sobre los resentimientos, la amargura, los rencores y los prejuicios a los que nos aferramos. Nos ayuda a ver que nuestros comentarios sarcásticos y chismes son pecado. «Oh, así soy yo». «¡Es su culpa!». «Tuve un mal día». Con el Espíritu Santo, nuestras excusas ya no funcionarán.

Al confesar nuestra lucha por amar a la persona que es difícil de amar en nuestro hogar o iglesia, podemos confiar en que Dios hará en nosotras lo que no podemos hacer. Nos da valor para dejar de buscar tener la razón. Él nos permite dar un paso adelante en las conversaciones difíciles con familiares, amigos, hermanos y hermanas de la iglesia, compañeros de trabajo y vecinos, y pedir perdón. En lugar de discutir, preguntamos qué está mal y cómo podemos ayudar. En lugar de hablar siempre, escuchamos. Imagina las formas en las que el Espíritu Santo podría ayudarte si te arriesgas a amar a alguien que es difícil de amar.

¿De dónde viene el amor por los demás? Dios les da a Sus hijos nuevos corazones de amor (1 Pedro 1:22–23). El amor por los demás comienza con pedirle a Dios que te ayude a amar a los demás como Él te ama a ti (1 Juan 3:16–18). El amor de Dios, vivido a través de nosotras, muestra a otros el poder del evangelio.

  1. Toda relación es una invitación de Dios a mostrarle al mundo el poder del evangelio.

Cuando el mundo mira nuestras relaciones, ¿qué ve? ¿Ven los demás el poder del evangelio, ya que Jesús nos da amor los unos por los otros? Si no es así, ¿qué debe cambiar? Dios está comprometido a enseñarnos a amar como Él ama. Su amor, vivido a través de nosotras transforma el mundo que nos rodea. Inmediatamente después del mandato aparentemente imposible de Jesús de amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos, el evangelio nos anima:

«Amados, si nuestro corazón no nos condena, confianza tenemos delante de Dios. Y todo lo que pidamos lo recibimos de Él, porque guardamos Sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de Él. Y este es Su mandamiento: que creamos en el nombre de Su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros como Él nos ha mandado». -1 Juan 3:21-23

¿Qué pasa si una relación parece romperse más allá de toda esperanza? Oraste y te esforzaste por acercarte, pero tu amiga se alejó. O has sido calumniada por un miembro de la iglesia que traicionó tu confianza. Vivimos en un mundo destrozado por el pecado. Algunas cosas no se arreglarán en esta vida. Pero estas son las buenas noticias: la vida, muerte y resurrección de Jesús prueban que Dios usa incluso los lugares quebrantados para el bien de Sus hijos.

Dios nos llena con Su Espíritu Santo y nos ayuda a amarlo más a Él que a nuestro pecado. Y el amor de Dios, vivido a través de nosotras, transforma el mundo que nos rodea. A través de Su Espíritu, mostramos la misericordia de Dios a los perdidos, solitarios, heridos y necesitados. Cuando Dios vino a nosotras, acudimos a otros con las buenas nuevas del plan de Jesús para rescatar y restaurar a todos los que se arrepientan y se vuelvan a Él con fe.

¿A quién necesitas amar?

Puede que no creas que amar a un recién nacido es la tarea imposible que fue para mí. Pero, ¿qué pasa con esa persona que elige ser tu enemigo religioso o político? Podemos seguir afirmando que cada relación es una invitación de Dios a depender de Él. En lugar de evitar a las personas que nos llevan al límite, o tratar de ignorarlas, pídele ayuda a Dios. Depende de Él para que te dé la gracia para orar y amar a tu enemigo más feroz.

Cuando sientas la tentación de evitar conflictos, ¿le pedirás a Dios la gracia y el poder para reconciliarte? Cada herida, cada rechazo o cada tentación de enorgullecerte es también una oportunidad de Dios para amar como Él te ama. Cada relación es una invitación de Dios para mostrarnos a nosotras, a los demás y al mundo el poder del Evangelio.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Barbara Reoach

Barbara Reoach

Barbara es la Directora del Programa para niños de Bible Study Fellowship International (BSF) y la autora de ¿Por qué la Navidad? Y ¿Por qué la Pascua? Ella vive con su esposo, Ron, en San Antonio, Texas y ama escribir estudios bíblicos centrados en el Evangelio para sus nietos, su iglesia y para quienes disfruten discipular la próxima generación.

Únete a la conversación