¡Resuelve perdonar!

“perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo” Efesios 4:32

Tanto por mi propia experiencia como las de otras personas con quienes he compartido,  sé que existen situaciones en nuestras vidas que dejan grandes heridas; en tal grado que en ocasiones llegan a convertirse en huellas en el alma. Son como una piedra en el zapato,  que  no nos deja avanzar, porque duele y lastima cada vez que intentamos caminar. Algo parecido es lo que ocurre  cuando no sabemos o no podemos perdonar.

El perdón es la medicina esencial para sanar el dolor del alma. Es el sentimiento que devuelve la esperanza, el milagro que restaura. Es la gracia que nos permite recordar la ofensa sin sufrir y  olvidar aquello que tanto nos hizo llorar o nos robó la fe en el amor, en la amistad, en Dios, en uno mismo, o en los demás.

Hay momentos en que el  dolor es tan fuerte que tendemos a culpar a Dios de  nuestros males, que la mayoría de las veces no  son más que la consecuencia de nuestros propios errores.  Hacemos de nuestras oraciones un muro de lamentos,  quejándonos y alejándonos de Él,  porque no logramos entender o discernir Su voluntad.

Para renovar nuestro interior, es preciso reconocer que la culpa no es de Dios y así aprender a descubrir y experimentar Su inmenso amor; y además, pedir y aceptar Su perdón. De lo contrario, nos culparemos de muchas cosas que ocurren a nuestro alrededor – esa odiosa culpa -, y nos atormentamos por aquello que dejamos de hacer o hicimos mal. Nos estancamos en el pasado, negándonos la oportunidad de empezar de nuevo, de Su libertad, de Su restauración.

Cuando aceptamos Su perdón,  es como si indultáramos  nuestra propia humanidad, pasando  la hoja, y empezamos a escribir un nuevo capítulo de nuestra historia personal. Para encontrar la paz del alma es necesario perdonar.

Así liberamos sentimientos dañinos que nos encasillan en tormentas pasadas, en diluvios y terremotos y a veces hasta tsunamis, que aunque arrasaron con lo mejor de nosotros, por la Gracia de Dios, no se lo llevaron todo.

Pero hay algo que no podemos dejar de lado, y es que nuestra capacidad de perdonar nace de nuestra capacidad de amar Dios e imitarlo, Quien nos enseñó a perdonar saldando El mismo todas nuestras deudas; liberándonos de toda culpa, regalándonos una vida nueva en el amor que a diario nos manifiesta en esa cruz que, en lugar de  condenarnos, nos redime y nos libera.

En este nuevo año, ¿Estás lista para empezar de nuevo? ¿Para experimentar Su Restauración, Su renovación?  O por el contrario, ¿seguirás atada al pasado? ¡Resuelve perdonar!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Viola  Núñez

Viola Núñez

Viola nació en Santo Domingo donde reside. Está casada con Jorge López desde hace 55 años, con quien procreó cuatro hijos, de los cuales Dios le ha regalado una larga y hermosa descendencia de 14 nietos  y tres biznietos. Su mayor bendición ha sido ver a su familia rendida a los pies del Señor.

Su pasión y profesión es la educación, por lo que agradece al Señor haberla equipado en esa área, porque le ha permitido enseñar Su Palabra a través de charlas y estudios bíblicos dirigidos a mujeres de su congregación. Además es Consejera de la Iglesia Bautista Internacional y  mentora de mujeres a quienes Dios en Su misericordia, tiene en vías de restauración. Adicional a esto se desempeña como profesora de Biblia del Colegio Technités, alcanzando el corazón de los jóvenes para la Gloria de Dios.

Únete a la discusión