Reto de 30 días para madres | Día 11

Día 11: Adivinación

"No los adorarás ni los servirás; porque yo, el Señor tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y muestro misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos"-Éxodo 20:5 -. 6. LBLA

Cuando miro la maternidad muy de cerca me parece más difícil. Cuando estoy muy envuelta en las tareas diarias, me siento fácilmente abrumada, frustrada y exhausta. Pero cuando miro el panorama de  la maternidad y me obligo a ver el cuadro completo, soy mucho más capaz de hacerle frente.

Dios nos da una imagen muy REAL de Su plan para bendecir a nuestras familias en Éxodo 20:5 - 6. Es una ecuación muy simple. Un padre que no ama  servir a Dios puede esperar que El transfiera el dolor de sus pecados a sus hijos, nietos y bisnietos. Esa es la mala noticia. La buena noticia es que Sus bendiciones son más grandes que Su castigo. Un padre que ama a Dios y se esfuerza por guardar Sus mandamientos puede esperar que ¡Dios bendiga a sus hijos, nietos, bisnietos hasta las mil generaciones!

No se necesita una bola de cristal para ver cómo Su fidelidad afectará a otros. Dios ha prometido que si tú lo amas con fidelidad (no perfectamente), y guardas sus mandamientos, Él va a bendecir a tus hijos, y sus hijos, y sus hijos, y sus hijos. . .  ¡Esa es la motivación para mantener el rumbo!

Volvamos a la analogía de ayer sobre la cría de ovejas. A continuación presentamos otras pequeñas trivialidades acerca de las ovejas.

"Las relaciones en el rebaño tienden a ser más cercanas entre las ovejas relacionadas: en rebaños mestizos se tienden a formar subgrupos de la mismas razas y una oveja y sus descendientes directos a  menudo se mueven como una unidad dentro de grandes rebaños."

Por supuesto, en algún momento  tus hijos tendrán que hacer una profesión de fe por sí mismos. Tu fe no se puede pasar a través del ADN, pero Dios está dispuesto y es capaz de construir un legado de fe a través de ti para las generaciones futuras. Tú y tus hijos y los hijos de tus hijos, pueden presentarse como una unidad de la fidelidad dentro de la "manada" más grande de tu comunidad.

Trata de no pensar en las pequeñas cosas que estrechan tu enfoque actual. En su lugar, trata de amar a Dios y guardar Sus mandamientos como madre. Él ha prometido que las devolverá en bendiciones para tu rebaño por mil generaciones.

Modo de Hacerlo: Camina por el carril de la memoria.

Saca el álbum de fotos familiares. Mira hacia atrás, a tus padres y tus abuelos. ¿Fueron fieles a Dios? ¿Has visto dividendos pagados en tu vida? ¿Eran infieles a Dios? ¿Cómo han sido impactados tú y tus hijos? 

Oración de una Madre: Te amo, Señor. Ayúdame a cumplir Tus mandamientos hoy. Gracias  por bendecirme a mí, a mis hijos y a  los hijos de mis hijos.

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3