Reto de 30 días para madres | Día 12

Día 12: Puntos de Contacto

"Padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor." Efesios 6:4. ESV

¿Cómo es exactamente el ministerio de la  maternidad? ¿Qué puede usar Dios de nuestro rol? Hay montones y montones de respuestas a esa pregunta, pero la más sencilla es que Dios nos usa para dirigir y formar a nuestros hijos para que   sean como El.

En "Más allá del tiempo del baño" Escribí al respecto de esta manera:

"Tus hijos son también un grupo de personas no alcanzadas. Ellos no vienen al mundo con el conocimiento y el corazón de Dios. Es tu trabajo enseñarles, y es un gran trabajo. Es importante en el sentido de que exige mucho de ti, pero también es algo grande en el sentido de que tiene una gran importancia. . .”

"Mantén tu lente enfocado y considera cuántas personas escucharan el mensaje de Cristo, si  enseñas a tus hijos a vivir la Gran Comisión. ¿Cuántas madres serían desafiadas a vivir centradas en Cristo si te vieran hacerlo bien y con alegría? ¿Cuántos maridos e hijos están conectados a esas madres?”

"Espero que entiendas que como madre enfocada en la misión, tu trabajo no es pequeño o insignificante. Como colaboradora en la trinchera de la maternidad, quiero empujarte a abrazar el concepto radical de que has sido llamada a algo gigantesco”. 

Pero la gigantesca tarea de discipular a tus hijos no va a ocurrir a pasos agigantados. No va a ser como una experiencia de campamento donde les son descargadas enormes dosis de verdad y celo. No, el discipulado materno requiere un enfoque lento y constante. He aquí un pequeño dato que te ayudará a tener una mejor  perspectiva.

Los padres tienen entre 3,000 - 4, 000 horas al año para discipular a sus hijos. Los miembros del personal de la iglesia tienen menos de 100 horas.

En término de puntos de contacto,  tienes una enorme ventaja sobre cualquier otra persona que vaya a influir en tu hijo. Eso significa que cada segundo que pasas enseñándoles acerca de Jesús, orando por ellos, y modelándoles los frutos del Espíritu se construye con el tiempo.

Modo de Hacerlo: Haz un Devocional Familiar.

Si no tienes la costumbre de hacerlo, inicia un devocional familiar. Esto puede ser tan elaborado como  elegir un plan o un libro devocional y usarlo todas las noches o tan simple como leer el mismo versículo en voz alta a tus hijos una vez al día y orar juntos en familia. Para lograr una mejor manera de incorporar la Biblia en tu vida familiar de forma que sea manejable y eficaz, te recomiendo "Juntos: Cultivando un apetito creciente por la Palabra de Dios" de mi amiga, Carrie Ward (Nota: No disponible en español). 

Oración de una Madre: Señor, gracias por darme la gran tarea de enseñar a mis hijos a que sean como Tú. Ayúdame a administrar sabiamente  los puntos de contacto que tengo con ellos cada día de manera que pueda utilizarlos para mostrarles más acerca de Ti.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Únete a la discusión