Reto de 30 días para madres | Día 24

Día 24: Te presento estos pantalones apretados como sacrificio vivo

Y que vuestro adorno no sea externo: peinados ostentosos, joyas de oro o vestidos lujosos, sino que sea el yo interno, con el adorno incorruptible de un espíritu tierno y sereno, lo cual es precioso delante de Dios." 1 Pedro 3:3 -4 LBLA.

Este pasaje no está diciendo que no podamos trenzarnos el cabello o usar ropa linda (preferentemente comprada en rebaja). Y definitivamente no está diciendo que no podemos usar joyas vistosas. . . ¡“Aleluya Gloria a Dios"! Pero es un fuerte recordatorio de que nada de lo que usemos y nada de lo que podamos llevar es la fuente de la verdadera y duradera  belleza.

Este es un buen recordatorio para las madres porque ser mamá cambia nuestra belleza, a veces en formas que son difíciles de aceptar. Tengo un montón de estrías y cicatrices para demostrar que esos hermosos muchachos de ocho libras estuvieron una vez en mi estómago. Mi peso se ha elevado tanto, tanto, tanto, que el botón se convirtió en una rosa. Y me gusta describir mi estilo post-parto como "elegante dama globo". Por supuesto, mis hijos han dejado los pañales, pero yo todavía estoy tratando de encontrar un par de pantalones  ajustados  que tengan una cintura elástica.

Nuestra belleza y cuerpo post -parto pueden ser desalentadores, pero nuestros cuerpos son, en última instancia, las herramientas que serán usadas por Dios, no unos artefactos que se conservan en su forma original. Nuestro objetivo  nunca debería ser mantener el cuerpo de cuando teníamos 18  años, más bien tratemos de usar nuestro cuerpo para servir a Dios plenamente y para amar a nuestros hijos. No importa que tengamos algunas abolladuras y marcas en el camino.

Al igual que La productividad es un granero desordenado (día 13), la maternidad y el cuidado de los niños significan un cambio en nuestra belleza. Pero eso no implica que tengamos que tirar la belleza con el agua del baño. La Palabra de Dios promete un tipo de belleza que no se marchita, y que es de gran valor a los ojos de Dios, pero es del tipo que sólo puede irradiarse desde el interior. No puede permear  el corazón de afuera hacia adentro. 

Aunque tu etapa actual en la vida te impida cultivar la clase de belleza exterior que te gustaría tener, puede ser hermosa. Trabaja para tener un espíritu tranquilo y apacible, y pídele a Dios que continúe dándote un corazón hermoso.  No tienes que ignorar por completo tu belleza exterior, en lugar de eso trabaja por un cambio de pensamiento de manera que puedas entregar el deseo por ese tipo de belleza a Dios como parte de tu decisión de servir a otros a través de la maternidad.

Modo de Hacerlo: Escoge la Verdad.

Escriba Romanos 12:1 en el espejo del cuarto de baño esta semana:

"Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional.”  Romanos 12:1 LBLA

Oración de una madre: Padre, gracias por hacerme a Tu imagen. Gracias que tengo la esperanza de un tipo de belleza que no depende de cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que teñí mi pelo. Ayúdame a valorar la belleza interior sobre la exterior y permite que mi valor esté basado únicamente en la suficiencia de Tu Palabra.

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

Únete a la discusión