Reto de 30 días para madres | Día 25

Día 25: La calidez aplicada a la maternidad

"Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí. Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová " 1 Samuel 27-28 RV

Vayamos una vez más a la historia de Ana.

Janet Parshall escribe, "la historia de Ana nos enseña lo que significa ser una verdadera mujer de Dios. Abandonó sus propios planes. Ella sabía que Dios estaba a cargo, no  ella. Ella creyó lo suficiente como para decir "sí", incluso cuando la desesperación la había hecho salir de su zona de comodidad y pedir lo impensable. "

"La maternidad nos trae la imagen de colchas, sonajeros y juguetes  alineados en  la cuna. Pero la maternidad es en realidad uno de los fuegos mediante el cual Dios nos refina. La realidad de la maternidad es que es un medio para aprender a rendirnos,  a dejar ir, confiar y creer que Dios es Dios”.

La maternidad fue la chispa que encendió el fuego purificador debajo de Ana. Su deseo de ser madre y luego su papel único como una madre que en última instancia se dejó conducir a una total dependencia del Señor.

Tengo una buena amiga que dice que cualquier cosa que nos haga depender de Dios es una bendición. Esta es otra razón por la que los niños son un regalo. Nos empujan hacia Dios en busca de gracia, paz, sabiduría y paciencia. Y trabajan como pequeños incendios, quemando las impurezas en nuestras propias vidas mientras buscamos criar hijos piadosos en tiempos sombríos. 

La maternidad no es para débiles. No es fácil vivir el plan de Dios para nuestras vidas y dejar de lado lo que queremos para nosotras mismas o nuestras familias. Es muy difícil poner a las personas y cosas que más amamos en el yunque de Dios para que Él nos moldee y nos dé forma. Pero como ilustra la historia de Ana, incluso cuando el sacrificio parece insoportable, podemos confiar en Dios para que arregle las cosas para nuestro bien y para Su gloria.

Modo de Hacerlo: Seamos como Ana. Permitamos que Dios use a  nuestros hijos como fuego purificador para que sean consumidas aquellas áreas que no lucen como Jesús.

Oración de una madre: Señor, usa a  mis hijos y mi papel como madre para hacerme más como Tu.

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

Únete a la discusión