Reto de 30 días para madres | Día 29

Día 29: Advertencia: Madres Tóxicas

 "Haced todo sin murmuraciones. . . . ... " Filipenses 2:14 a RV.

Ser madre cambia nuestras amistades. Tendemos a reunirnos con las mujeres que están en la misma etapa de la maternidad y cuyos hijos se llevan bien con los nuestros. Sin embargo, estos parámetros superficiales pueden llevarnos a pasar la mayor parte de nuestro tiempo con madres que son tóxicas. Ellas pueden saber cómo planificar una cita para jugar, pero si son chismosas, quejumbrosas, o madres que usan tácticas que no están alineadas con el Fruto del Espíritu, juntarte con ellas no te hace ningún bien.

Ves. . . Quejarse... es un problema grave. Tendemos a verlo como algo natural cuando se crían los hijos. Cuando las mujeres se reúnen, tienden a intercambiar historias sobre quién tiene la menor cantidad de sueño, lo que les causó estrés el día anterior, y lo que su hijo está haciendo que lo puede hacer enfermarse. Entiendo que sentimos la necesidad de desahogarnos, pero en última instancia no es saludable.

En 1 Corintios 10 nos encontramos a Pablo enumerando algunos pecados graves entre los israelitas cuando huyeron de Egipto. Primero ráfagas de idolatría. Eso era obvio. Luego les advierte contra la inmoralidad sexual. Comprobado. Lo tengo. Pero entonces, dice esto:…

"Ni provoquemos al Señor… Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y fueron destruidos por el destructor”. (1 Cor. 10:9-10 LBLA)

Sí. Has leído bien. Pablo incluye las quejas a la par con la idolatría y la inmoralidad sexual. ¿Qué tienen estos tres pecados en común? Todos ellos son divisivos. Ponen un obstáculo entre nosotros y los demás, y siempre entre nosotros y Dios.

Es por eso que simplemente no puedes permitirte el lujo de pasar tiempo con madres que se quejan. Dales un saludo en el preescolar. Envíales una tarjeta de Navidad, pero no gastes tu tiempo con ellas. Son tóxicas. Que sus costumbres de murmurar y quejarse de la maternidad se borren de ti. La maternidad es muy dura, y tus palabras son demasiado importantes como para correr el riesgo de contaminación.

Modo de Hacerlo: Acércate.

Acércate a una nueva amiga que hayas visto hablar con cariño de sus hijos. Invítala a ella y a sus hijos a tu casa a jugar y comer. Haz un hábito de forma proactiva de  pasar tiempo con las madres que no se quejan.

Oración de una madre: Señor, perdóname cuando me quejo. Enséñame a hablar de la maternidad de una manera que Te honre.

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!---- 

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Erin Davis

Erin Davis

Erin ama a las mujeres jóvenes. Fundó Ministerios Graffiti en respuesta a su exposición a las niñas adolescentes que luchan en las áreas de la identidad, la autoestima, y la verdadera belleza. Erin es la autora de varios libros que aplican la verdad de Dios a grandes temas como la belleza, la pureza y la maternidad. Erin y Jason son padres de dos niños adorables, Eli and Noble.

Únete a la discusión