¡Seamos agradecidas!

Si hay un día festivo que disfruto y espero con anticipación, sobre todo desde que vivo en los Estados Unidos, es el Día de Acción de Gracias. "Acción de Gracias" es un festejo anual celebrado el cuarto jueves del mes de noviembre en el que, como nación, tradicionalmente manifestamos nuestro agradecimiento a Dios. Esta iniciativa ha trascendido a otros países también, aunque originalmente la tradición surgió en los Estados Unidos en 1621, cuando un grupo de colonos de Plymouth (hoy Estado de Massachussets) compartió una comida con los indios para celebrar la cosecha del otoño y agradecer a Dios por Su provisión. Sin embargo, no fue hasta 1863, en medio de la Guerra Civil, cuando el presidente Abraham Lincoln proclamó Acción de Gracias como un día festivo a nivel nacional. 

Me encanta este día porque, independientemente de los diversos trasfondos religiosos, todos se unen a la festividad. Las familias y amistades se reúnen para dar gracias y celebrar las bendiciones recibidas. ¡Que maravillosa es la gratitud! De hecho, es una actitud que debemos cultivar todos los días, no solo un día al año. Estudios médicos han demostrado que la gratitud es importante para conservar la buena salud. Pero si bien es cierto que la gratitud es necesaria para todos, como hijas de Dios es una actitud fundamental, ya que a diferencia de los que no conocen a Dios, nosotras si conocemos de dónde proviene toda buena dádiva y todo don perfecto: viene de manos de nuestro Padre celestial (Stgo 1:17). A Él le debemos todo porque en Él vivimos nos movemos y existimos (Hec 17:28). ¡Nosotras si tenemos mucho que celebrar cada día de nuestra vida!

La palabra de Dios nos manda a ser agradecidas en todo tiempo; independientemente de las circunstancias (1 Ts 5:18). Tenemos dos razones fundamentales para cultivar corazones agradecidos:

  1. Gratitud por su Salvación. Dios ha derramado su gracia sobre nosotros, nos ha perdonado en Cristo y nos ha elegido para vivir eternamente a su lado.
  2. Gratitud por las bendiciones diarias. La fidelidad de Dios es evidente en nuestra vida y solo tenemos que abrir los ojos para verla. Como Padre bondadoso y lleno de amor, Él hace llover sobre nosotros misericordias nuevas cada mañana y suple todas nuestras necesidades. Él nos da más de lo que merecemos.

Este mes queremos que te unas a nosotras para un reto muy especial. Te queremos animar a escoger la gratitud y alabar a Dios junto a nosotras por sus obras maravillosas; por lo bueno y por lo no tan bueno, porque Él ha prometido que TODO obrará para nuestro bien y para Su gloria. Aprendamos juntas cultivar un corazón agradecido. ¡Abre tus ojos a sus bondades y únete al reto!

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Laura González de Chávez

Laura González de Chávez

Laura vive en Oklahoma City, Estados Unidos. Es esposa de Fausto. Su pasión es discipular a las mujeres de todas las edades con el fundamento sólido de la Palabra de Dios y ayudarlas a vivir de acuerdo a la fe que han abrazado. Laura es consejera bíblica en su iglesia y mentora de muchas mujeres jóvenes. Actualmente dirige el ministerio de Aviva Nuestros Corazones, una labor que le ha ayudado a alcanzar a las mujeres de su generación con el mensaje del Evangelio y de la feminidad bíblica. También produce, junto a su esposo, el programa radial semanal "Un Hogar Sobre la Roca", que busca contribuir a redimir el diseño de Dios para la familia. Laura tiene una hija, Sarah, casada con Jonathan, y cuatro hermosos nietos, Zoë, Noah, Joy y Levi. 

Artículos relacionados