Ser discípulas y el ministerio de mujeres en una iglesia local. Reportando desde Coalición por el Evangelio.

Esta semana se está celebrando un evento que reúne hombres y mujeres que tienen una misma fe en el Señor, unidos por las doctrinas básicas del Evangelio y reunidos para afirmar estas creencias. En la manera de hacer iglesia podremos tener diferentes preferencias, pero compartimos una misma fe y un mismo Señor. Coalición por el Evangelio es verdaderamente un gran encuentro donde podemos aprender de hombres y mujeres en quienes Dios ha derramado una gran sabiduría en Su Palabra, y a la vez un tiempo de koinonía al encontrar y conocer hermanos.

El martes tuve la oportunidad de participar en un taller dirigido a mujeres ministrando mujeres impartido por Kathleen Nielson, Gloria Furman, Nancy Guthrie y Mary Willson. Deseo compartirles lo aprendido allí.

¿Qué necesitamos para un ministerio de mujeres en la iglesia?

· Que esté centrado en Cristo y en el Evangelio. El ministerio de mujeres no es una reunión para ir a conversar, tomar café o compartir un libro solamente. Se trata de predicar el Evangelio, hacerlo real y práctico en nuestras vidas y hacer de cada mujer una discípula, como nos manda la Gran Comisión (Mt. 28:19).

· La Palabra de Dios es central. Y debe serlo para quien o quienes dirigen, pues ellas, las líderes, no sólo deben conocer las Escrituras sino que sus vidas deben reflejar una pasión por el Señor, que anhelen tenerla, aquellas a quienes discipulan.

· El ministerio puede variar en tamaño y forma, de acuerdo al grupo, iglesia y aún a la cultura, pero la centralidad de la Palabra debe permanecer siempre (Jn. 5:39).

· Podemos parecer inadecuadas para este llamado, pero siempre dependeremos de la gracia de Dios para poder llevarlo a cabo. Al igual que Pablo decía al ir a predicar a los Corintios, podemos decir que ministramos con debilidad, con temor y temblor (1ª Co. 2:4).

· Las mujeres estamos llamadas a vivir y a modelar el Evangelio para poder pasarlo a la siguiente generación. Y eso también debe hacer un ministerio de mujeres saludable. Tito 2:3 nos enseña que hay una belleza espiritual en enseñar las verdades del Evangelio y en hacerlo con tu vida.

· Las mujeres corremos el peligro de la independencia. Por eso necesitamos estar sometidas al liderazgo de nuestros pastores conforme el diseño divino. Sino corremos el riesgo de dejarnos llevar por nuestras emociones, por nuestros deseos de querer estudiar este o aquel libro o hacer sólo este tipo de reunión. Ellos están puestos por Dios para guiarnos y es nuestro deber en el ministerio de mujeres enseñar a las hermanas a orar por sus pastores, a dar gracias por ellos (Hebreos 13:17).

· Por último, Mary Willson nos recordó que la clave está en desear como Juan el Bautista, que yo merme y que Él crezca en cada área de mi vida (Juan 3:30).

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Elba Ordeix de Reyes

Elba Ordeix de Reyes

Esposa de Roby y madre de tres hijos adultos: Gabriel, Anna Gabriela y Andrés, dos de ellos ya casados.

Hija de Dios que anhela vivir Coram Deo, en su Presencia cada día. Tiene pasión porque las mujeres conozcan a Dios y vivan vidas centradas en el Evangelio y abrazando Su diseño.

Es consejera bíblica para Aviva Nuestros Corazones donde trabaja como Corresponsal Bíblica y también en su iglesia local.
Elba sirve también en el ministerio de Hospitalidad en su iglesia junto a su esposo Roby Reyes, quien labora para el ministerio Integridad y Sabiduría. Roby y Elba han estado casados por 30 años y juntos trabajan aconsejando parejas para el matrimonio. 

 

 

Artículos relacionados