Susana: una seguidora y dadora

Hoy continuamos observando de cerca la vida de mujeres que siguieron a Jesús, hoy veremos a Susana. ¿Habías escuchado de ella? Te invitamos a leer la publicación.

Y poco después, El comenzó a recorrer las ciudades y aldeas, proclamando y anunciando las buenas nuevas del reino de Dios; con Él iban los doce, y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, y Juana, mujer de Chuza, mayordomo de Herodes, y Susana, y muchas otras que de sus bienes personales contribuían al sostenimiento de ellos. Lucas 8:1-3

Entre los seguidores de Jesús se nos relata en la Biblia que había un grupo de mujeres; de este precioso grupo de mujeres servidoras, se encuentra Susana. Su nombre se deriva del Hebreo y significa: lirio blanco. Los lirios simbolizan la pureza, sencillez, feminidad, amor. Con estas flores se le deseaba a la mujer una vida fructífera y llena de esperanza. Se usaban para enamorar y para las bodas, por su aspecto sereno y puro, también se usan en los funerales.

¿De qué fue salvada o sanada? A diferencia de María Magdalena, no se nos dice nada del testimonio de Susana. Pero sí sabemos que ella era una de las seguidoras de Jesús y que ese fue el resultado de la obra poderosa del evangelio en su vida. Si usara mi imaginación, la veo embelleciendo todo lo ordinario y cotidiano que hacía para su Salvador.

¿Qué podemos aprender de esta bella mujer? Sin lugar a dudas por su generosidad al dar y al servir, vemos que ella:

Fue agradecida

No fue como los leprosos de Lc.17:12, que de los diez solo uno se devolvió para dar gracias a Jesús. Ellas fueron objeto de sanación espiritual, física y emocional, por tanto, con todo lo que eran y con todo lo que tenían honraron a Aquel que tanto bien les hizo.

Dio alegremente

Dios ama al «dador alegre» 2 Cor. 9:7. Estas mujeres se dieron a sí mismas sin temor. No escatimaron esfuerzo o comodidad. Iban de aldea en aldea, con sol ardiente de día y frío por las noches. Dormían a la intemperie, pues era costumbre que donde les tomará la noche, allí dormían. Una y otra vez recogiendo todos los enseres para moverse a otro lugar.

Viendo su ejemplo: ¿cómo responderemos al llamado de Cristo en nuestras vidas?

Quizás no fuimos salvadas de espíritus malos, pero sí del dominio de Satanás y de los pecados en que él se complace… ¿Qué te perdonó Dios? ¿Una fornicación, un adulterio, una adicción, ira, mentira, hurtos o pornografía? Quizás tus pecados no fueron tan groseros ni visibles, pero, ¿envidiabas, codiciabas, tenías o tienes malos pensamientos y malos deseos? ¿Fuiste sanada de heridas profundas? ¿Con qué actitud de corazón adorarás al Señor que echó tus pecados al fondo del mar?

Meditemos profundamente en todo esto y vivamos a la luz de la gloriosa salvación que nos otorgó de pura gracia el Salvador a quién decimos tener por Rey y Señor!

Vuelve el viernes 22 para que estudiemos la historia de la mujer Samaritana y descubramos cómo su testimonio nos inspira a predicar a Cristo sin reservas.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Margarita de Michelén

Margarita de Michelén

Mejor conocida por Maggie, recibió por la gracia de Dios a Jesucristo como su Señor y Salvador en el año 1980. Está casada con Eric Michelén desde 1981. Ambos desde su juventud han servido en Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo. Eric fungió como Diácono por mas de 35 años. Fue maestro de Escuela Dominical y Líder de grupo de parejas. Desde el 2017 forma parte del Cuerpo de Pastores de la Iglesia.

Maggie sirve en cuidado de cuna, como maestra de escuela Dominical, en estudios para damas, y parte del Ministerio de Mujeres. Está apasionada por el estudio y la enseñanza de las Escrituras, y de literatura cristiana. Sirve como voluntaria en el Ministerio de Aviva Nuestros Corazones y está comprometida de todo corazón con proclamar la libertad, plenitud y abundancia en Cristo y la Feminidad Bíblica.

Ambos son padres de cuatro hijos: Patricia, Elisa, Eric Yamil y Yamil Elías. Tres de ellos les han coronado con 7 nietos: Gianmarco, Rodrigo, Gianluca, Kalil, Gianpiero, Andrés y Lucía Amalia.