Un nuevo guardarropa para el nuevo año

¿Te ha pasado alguna vez, que parada frente a tu closet repleto con prendas de vestir te has atrevido a decir: ¡no tengo nada que ponerme!?

Si no te ha ocurrido, te felicito, pero si te pareces un poco a mí quizás repetiste un par de veces el año pasado.  Es sorprendente cómo teniendo suficiente de dónde elegir pareciera que no hay nada digno para escoger ese día.

Sin embargo, no ocurre igual cuando abrimos las puertas de nuestro guardarropa divino, donde tenemos muchas opciones, y definitivamente, estamos llamadas a usarlas todas, dice en Colosenses 3:12 "vestíos, pues, como escogidos de Dios..."

En ese pasaje nuestro Padre nos ha indicado cómo debemos vestir: ¡Como escogidas suyas!, ¡Qué atuendo tan glorioso! Somos Sus elegidas y debemos lucir como tales; pero eso no es todo, Él nos presenta los accesorios y complementos que harán posible tal vestimenta: santas, amadas, entrañable misericordia, benignidad, mansedumbre, paciencia. Aquí encontramos un ropero completo y adecuado para toda mujer cristiana.

Lo mejor es que además nos ofrece pautas para que el uso de estas "prendas" sea más eficiente: “soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros". Una vez nos hemos colocado nuestro vestuario estamos listas para usar la pieza que dará el toque final: "y sobre estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto".

¿Qué te parece? El efecto que producirá en nosotras este ajuar es “que la paz de Dios gobernará en nuestros corazones".

Espiritualmente hablando no hay excusas para decir que no tenemos nada que ponernos, el guardarropa divino te espera.

En este nuevo año, cada mañana elige vestirte como escogida de Dios y despliega Su gloria en todo lo que hagas.  Mírate en el espejo de la Palabra, escoge usar aquellas vestiduras que te harán ver como Su elegida.

¿Estas dispuesta? ¡Espero que sí! Oremos a Dios que nos capacite para hacerlo de manera deliberada.

“Padre, yo te ruego que en este nuevo año y siempre cada día que pase Tu nos des Tu gracia para acudir a Ti a primera hora a vestirnos con aquellas prendas que nos hacen lucir más preciosas a Tus ojos. Amen”.

  ----¡Déjanos tu comentario y únete a la conversación!----

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com 

El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.

Ayúdanos a llegar a otras

Como ministerio nos esforzamos por hacer publicaciones de calidad que te ayuden a caminar con Cristo. Si hoy la autora te ha ayudado o motivado, ¿considerarías hacer una donación para apoyar nuestro blog de Mujer Verdadera?

Donar $3

Sobre el autor

Rafaela Luciano de Viñas

Rafaela Luciano de Viñas

Está casada con Mario Viñas con quien tiene tres hijos: Mariela, Claudia y Mario Rafael. Es mercadóloga de profesión. Esposa y madre a tiempo completo, labores que entiende son un privilegio y hermoso regalo de Dios. Le encantan las artes manuales, pasión que comparte con sus pequeñas. Disfruta la lectura sobre temas de paternidad y familia cristiana, en su interés por servir mejor al Señor en el ministerio de su hogar.

Es miembro de la Iglesia Bíblica del Señor Jesucristo desde 1989, donde  junto a su esposo sirve en diferentes ministerios. Es su anhelo seguir creciendo en el conocimiento del Señor y   poder traspasar su fe a las siguientes generaciones.